24 Aug 2011 - 10:59 p. m.

Por qué todos buscan mandar en Puerto Gaitán

Los graves disturbios que protagonizaron, hace una semana, más de 1.000 trabajadores de las empresas petroleras en Puerto Gaitán pasaron de ser un tema policíaco a uno político.

Rosario Moreno

Tras el paso de la tormenta, el tema de disputa entre trabajadores y compañías fue asumido por algunas campañas políticas como un caballito de batalla para lograr réditos en las  elecciones  de octubre.

Y es que este municipio es atractivo desde todos los puntos de vista. De sus 30.000 habitantes, hay 14.000 inscritos para votar, el doble de lo que había hace cuatro años. Tal vez por eso se incrementó el número de candidatos y este año siete personas se disputan la llegada al Palacio Municipal.

Por las calles del pueblo se dice que las candidaturas de Édgar Silva, de la U; Luz Mary Torres, una periodista con el aval del Partido Liberal, y Natalia Leyva, de Cambio Radical, son las más fuertes.

El ganador tendrá que administrar las jugosas regalías que, pese a la reforma en la distribución de las mismas, seguirán llegando en los próximos años a las arcas de la administración. En este momento, Puerto Gaitán es el municipio que más recursos de este tipo recibe por producción petrolera en Colombia, pues sólo en lo que va de 2011 le han llegado $64.948 millones y al finalizar el año podrían ser unos $100 mil millones. El año pasado fueron $96.110 millones.

A pesar de que las petroleras dicen estar cumpliendo todas las condiciones laborales con sus trabajadores, los habitantes de Puerto Gaitán creen  otra cosa.

“Nos hemos visto perjudicado con los disturbios de  los dos últimos meses, pero especialmente el sector del comercio, pues nos ha tocado cerrar los negocios para evitar que los manifestantes nos los dañen. Esperamos que se llegue a un acuerdo lo antes posible entre ambas partes”, manifiesta Wilson Romero, comerciante del municipio.

“Vivimos más prevenidos que cuando este pueblo estaba sitiado por la guerrilla y los paras”, indicó Alexánder Fierro, otro lugareño.

Es un típico caso de desgracia en medio de la bonanza. Las riquezas que los hicieron famosos están atrayendo dinámicas de violencia y conflicto social que no estaban previstas. Ahora el reto es escoger buenos gobernantes.

Un municipio de enclave económico

Puerto Gaitán (Meta) pasó de ser un municipio pobre, que en el 2001 sólo tenía un presupuesto de $1.200 millones, a una población próspera con ingresos superiores a $100 mil millones, gracias a las regalías de Campo Rubiales, el mayor productor de petróleo en el país.

Sin embargo, esta riqueza se convirtió en un problema que cada día crece, pues muchos ven al pueblo como su tabla de salvación para superar la tragedia social que viven.

Es un enclave económico al que todos quieren ir, no sólo por el petróleo sino por el potencial agroindustrial que ya empezó a atraer grandes inversiones, como la de la compañía Fazenda, entre otras.

Un municipio de enclave económico

Puerto Gaitán (Meta) pasó de ser un municipio pobre, que en el 2001 sólo tenía un presupuesto de $1.200 millones, a una población próspera con ingresos superiores a $100 mil millones, gracias a las regalías de Campo Rubiales, el mayor productor de petróleo en el país.

Sin embargo, esta riqueza se convirtió en un problema que cada día crece, pues muchos ven al pueblo como su tabla de salvación para superar la tragedia social que viven.

Es un enclave económico al que todos quieren ir, no sólo por el petróleo sino por el potencial agroindustrial que ya empezó a atraer grandes inversiones, como la de la compañía Fazenda, entre otras.

Comparte: