28 May 2014 - 2:59 a. m.

Sepelio colectivo en Fundación

Tres cadáveres serán trasladados a otras ciudades. Padres de las víctimas hacen un llamado para que colombianos los acompañen con banderas blancas.

Gloria Castrillón

Hoy se realiza en Fundación, Magdalena, el sepelio colectivo de 29 de los 33 niños que fallecieron en este municipio el pasado 18 de mayo, al incendiarse el bus que los transportaba desde una iglesia cristiana a sus casas, ubicadas en sectores deprimidos de la ciudad.

Luego de cumplirse el proceso de identificación a través de un cotejo de muestras de ADN en el Instituto de Medicina Legal en Bogotá, una comisión integrada por ocho padres de familia recibirá los cuerpos en Barranquilla para luego trasladarlos en una caravana por carretera hasta Fundación, ciudad que se hizo famosa por su mención en los vallenatos de Rafael Escalona.

Carlos Ovalle, vocero de los padres de las víctimas, aseguró que las familias quieren que sus hijos permanezcan unidos y que por eso aceptaron la propuesta de la Alcaldía de Fundación de inhumar los cuerpos en un panteón ubicado en un cementerio nuevo que, aunque no se ha inaugurado, será puesto al servicio justamente con el sepelio de los niños.

“Queremos que nuestros hijos sean símbolos de paz y que al cementerio nuevo le den el nombre de Ángeles de luz en homenaje a ellos”, dijo el señor Ovalle al hacer un llamado a los colombianos para que los acompañen hoy con banderas blancas.

Está previsto que una vez lleguen los 29 féretros al municipio, se realice una ceremonia católica en el Instituto Fundación, en la que estudiaban la mayoría de las 33 víctimas. La misa estará presidida por el Obispo de Santa Marta, Hugo Fuccini Vásquez. Un líder de la Iglesia Pentecostal, de donde salieron niños antes del siniestro, hará una oración y un representante de los padres ofrecerá unas palabras. Se hizo una invitación para que todos los asistentes vistieran de blanco.

Tres cadáveres no harán el recorrido fúnebre en carros de la policía entre Barranquilla y Fundación, porque serán trasladados a otras ciudades. Un cuerpo será trasladado a Venezuela, otro a Ciénaga y uno más a Aguachica. Por eso el sepelio, que se tiene previsto para las tres de la tarde, se hará con 29 cuerpos. El cadáver del niño que falleció el pasado viernes ya fue sepultado en el cementerio San Rafael de Fundación.

Manuel Salvador Ibarra, el líder de la iglesia Pentecostal que recogió a las víctimas para vincularlas a actividades lúdicas y espirituales, y que está preso en la cárcel Modelo de Barranquilla, vive su propia tragedia. Ni él ni su esposa podrán enterrar el cadáver de su única hija, quien también murió en el incendio del bus.

Su esposa viajaba con él en el bus y resultó gravemente herida en el incendio. Permanece internada en el Hospital Fernando Troconis. Ibarra solicitó formalmente al Inpec que le autoricen su traslado a Fundación para acompañar a “la luz de sus ojos” a su última morada, pero aun no le han respondido porque, al parecer, no existen condiciones de seguridad para garantizarle la vida y la integridad.

Ibarra, junto a Jaime Gutiérrez, conductor del bus, permanece recluido en el patio de la tercera edad de la cárcel Modelo de Barranquilla, a donde fueron trasladados desde la cárcel de Santa Marta, ante la denuncia de su defensa de que podrían ser atacados por familiares de las víctimas que estaban presos en ese centro penitenciario.

Los dos hombres fueron acusados por la Fiscalía por homicidio con dolo eventual y pidió una pena de 60 años de cárcel. La defensa está pidiendo entre 15 y 20 años de cárcel y se está tramitando, desde ya, la posibilidad de que ellos puedan hacer un acto público de reparación a las víctimas.

 

Temas relacionados

tragedia en Fundación
Comparte: