16 Feb 2018 - 8:28 p. m.

Vivir junto a los ríos, ¿cómo prevenir una tragedia?

A raíz de la avalancha en Nariño, Antioquia, que no dejó víctimas mortales. René Bolívar, coordinador de la Unidad de Emergencias y Atención de Desastres del Dapard, explica qué hacer en caso de emergencia.

* Redacción Nacional

Imagen de la avalancha del 15 de febrero en Nariño / Cortesía
Imagen de la avalancha del 15 de febrero en Nariño / Cortesía

No existe un censo nacional que indique cuántas personas viven en la ribera de los ríos o en los retiros que - por norma - se deberían dejar entre el cauce y el casco urbano, pero la realidad evidencia que muchos viven cerca de los cauces de estos afluentes, que se convierten en zonas de alto riesgo ante posibles avenidas torrenciales como la de Mocoa - donde la avalancha de los ríos Mocoa, Mulato y Sangoyaco ocasionaron la muerte de 300 personas, en abril de 2017 - o Salgar, Antioquia, donde en mayo de 2015 el desbordamiento de la quebrada La Liboriana dejó cerca de 90 víctimas fatales.

La avalancha más reciente se presentó este jueves en el municipio de Nariño, Antioquia, y gracias a la evacuación oportuna de la población no ha dejado hasta ahora víctimas fatales, solo daños materiales. Además, en Yotoco, Valle, el desbordamiento de una quebrada dejó más de cien damnificados.

Lea también: Evacuación evita tragedia en Nariño, Antioquia

Prestar atención al nivel del río y el color del agua son las claves que, de acuerdo con René Bolívar, coordinador de la Unidad de Emergencias y Atención de Desastres del Dapard, deben tener presentes las comunidades que viven cerca de los afluentes de agua en las zonas rurales del país.

Por ejemplo, cuando se presenta una disminución en el caudal es señal de que hay un comportamiento anormal en la parte alta del cauce, es decir, un posible represamiento que pueda convertirse en una avenida torrencial. Si está lloviendo, hay que revisar cómo está bajando el agua y, si aumenta el caudal, hay que retirarse de la zona y dirigirse a partes más altas. Respecto al color del agua, cuando está más café de lo normal o tiene lodo y sedimentación es porque se ha presentado un deslizamiento o movimiento en masa en la parte alta que también puede ocasionar un desbordamiento.

Lea también: Desbordamiento de quebrada en Yotoco, Valle, deja más de 100 damnificados

Cuando la comunidad identifique un comportamiento anormal en los ríos y quebradas debe comunicarse con la Defensa Civil, la Cruz Roja o los bomberos de la localidad para solicitar a las autoridades acudir al sitio con el fin de descartar posibles emergencias y retirarse de forma inmediata. Las Secretarías de Planeación, de Obras Públicas o de Gobierno de los municipios deben tener también control de las fluctuaciones en los cauces mediante los reportes de las comunidades ribereñas. 

Síguenos en Google Noticias