24 Jan 2010 - 8:36 p. m.

Proponen empadronar Comuna Uno de Medellín

El alcalde de Medellín, Alonso Salazar, dice que la situación de violencia que se vive allí es una guerra de francotiradores.

Maryluz Avendaño

Durante una semana el Alcalde de la capital antioqueña trasladó su despacho para la Comuna Uno, al nororiente de la ciudad, para conocer de cerca la difícil situación de orden público que se vive en la zona, debido a la disputa territorial que libran bandas al servicio de la Oficina de Envigado por el control del microtráfico de drogas y la economía ilegal que de allí se desprende. La violencia no para a pesar de la presencia permanente de la Policía y el Ejército, lo cual ha permitido la captura de 150 personas en el último mes por diferentes delitos.

El alcalde recorrió durante horas las empinadas y estrechas calles de este populoso sector. Calles que había caminado antes para escribir sus libros acerca de la violencia mafiosa que envolvía a los jóvenes a finales de los 80.

Habló con los habitantes, discutió con muchos de ellos y reclamó del Gobierno Nacional más apoyo para la ciudad. Su reclamo obtuvo como respuesta el envío de 170 policías judiciales para agilizar las investigaciones, recopilar las pruebas y proferir las órdenes de captura contra los delincuentes que están plenamente identificados. El Espectador dialogó con él, para conocer el balance que hizo de la situación y las posibles soluciones a implementar en el sector más conflictivo de Medellín.

Alcalde, ¿qué pudo constatar en su visita a la Comuna Uno?

He aprendido mucho. Aprendí que es un capítulo que no conocía en esta violencia urbana. Es una guerra de francotiradores. Es una guerra muy inducida. No es de violencia juvenil o expresión de pobreza. Son personas que han traído de otras partes y obedece a la disputa territorial de la ciudad y los alimentan con recursos y armas. Esas bandas son muy sofisticadas, fueron milicianos, paracos y ahora no sé qué son con ese híbrido que tienen. Son personas que han pasado por tres o cuatro guerras más.

¿Es difícil la situación allí, por eso la presencia de la Policía y el Ejército?

Definitivamente quienes hablan de Operación Orión, como ocurrió en la Comuna 13, están muy despistados, porque allí en la Comuna Uno la Fuerza Pública entra y sale. Pero es muy difícil controlar porque se mueven muy fácil los delincuentes. Es un territorio muy poroso, es franqueable por esos grupos. Esa presencia territorial de la Fuerza Pública tiene un límite porque es muy complejo. Pusimos cinco estaciones nuevas de Policía para sortear el tema de las barreras geográficas, que son muy fuertes. Por eso insistimos en que teniendo identificadas a esas personas que están involucradas en el conflicto podemos capturarlas y atacar el problema.

¿Qué hace falta?

No quiero pelear con la directora Seccional de Fiscalías, con quien hemos trabajado mucho. La cosa es a la Fiscalía, al CTI y a la Policía Judicial, sobre nuestra capacidad para judicializar. Podemos seguir subiendo y bajando, podemos llevar el doble de Fuerza Pública, pero si no hay orden de captura es muy difícil

¿Por qué no hay esas órdenes? ¿No hay denuncias?

 El problema es judicial porque están identificados. Hemos movilizado 30 personas a denunciar homicidios y desplazamiento. Ya tenemos un buen número de denuncias y necesitamos que la Fiscalía las tramite. La respuesta de la Fiscalía ha sido buena, pero no es suficiente para nuestras urgencias y el volumen de cosas de la ciudad.

¿Falta más apoyo?

Le pongo un ejemplo: compramos un equipo de interceptación para 600 líneas telefónicas y sólo tenemos 160 y no nos han autorizado las demás. La respuesta del Estado no es suficiente para la situación que tenemos.

¿Recibió denuncias de supuestos nexos de agentes de Policía con esas bandas?

Yo les he ofrecido que vayan a la Procuraduría para hacer las denuncias, han bajado dos personas. En general la tendencia es que en todos los sectores nos dicen que la Fuerza Pública es condescendiente con el otro sector. Pero les he dicho que si es así lo denuncien y les he ofrecido hasta el transporte para llevarlos.

¿Fue positiva su presencia en la Comuna Uno?

Creo que eso ayuda y estimula positivamente a la comunidad. El Alcalde no es redentor.

Proponen empadronamiento para detectar delincuentes

Ahora, los delincuentes toman en arriendo apartamentos en sectores exclusivos de la ciudad y desde allí realizan sus actividades ilegales y se esconden de las autoridades. En varios inmuebles la Policía halló munición, armas de largo alcance y considerables cantidades de droga. En tres operativos adelantados en inmuebles de El Poblado, la Policía capturó a ‘El Cebollero’ y a ‘Douglas’, cabecillas de la ‘Oficina de Envigado’.

El comandante de la Policía Metropolitana, coronel Luis Eduardo Martínez, propondrá que la Fiscalía aplique a los inmuebles la extinción de dominio y le pedirá al alcalde implementar un empadronamiento similar al que se aplica en algunos países de Europa, como España. “La idea es que la persona se acerque, puede ser a las estaciones de Policía, y diga dónde vivirá, con quién y a qué se dedicará”, dijo Martínez.

Comparte: