Están en el pabellón seis

Excombatientes de las Farc llegan a Agroexpo

Maletas, queso, carne de búfalo, café y aceite de sacha inchi son algunos de los productos que promociona Ecomún, organización que reúne a 135 cooperativas de exguerrilleros de las Farc, apoyada por el Fondo Europeo para la Paz.

Uno de los proyectos es de producción del café orgánico, de origen germinado y cosechado en las montañas de Ituango, Antioquia. / Cristian Garavito

“Venga y prueba el café de la paz”. “No se vaya sin conocer el aceite de sacha inchi, buenísimo para el omega 3, 6 y 9”. “Pruebe el queso y la salchicha de búfalo”. “Mire la maleta y las botas que le durarán años para sus excursiones”. Pasar por el pabellón seis de Agroexpo es darse cuenta de que hay centenares de excombatientes de las Farc que hoy le siguen apostando a la paz. Por primera vez Economías Sociales del Común (Ecomún), la organización nacional que reúne a 135 cooperativas de exguerrilleros, está en la feria más importante del sector agropecuario del país exponiendo sus proyectos productivos.

En esta edición de Agroexpo solo hay ocho cooperativas de Ecomún; sin embargo, los excombatientes mencionan otras iniciativas de sus compañeros que están en las regiones trabajando la tierra. Y no solo la tierra. En los Espacio Territoriales de Capacitación y Reincorporación (ETCR), donde residen al menos 7.000 excombatientes, también se aprovechan los talentos. Hoy muchos están inmersos en los sectores cafetero, textil, ganadero, acuícola y artesano.

Le puede interesar: Cultivando sacha inchi, los excombatientes de las Farc se quedan en Arauca

“Nosotros antes de guerrilleros fuimos campesinos. La mayoría creció cultivando la tierra. Lo que hicimos fue volver a nuestro origen”, dice John Eduardo Duque, hoy productor de sacha inchi o “maní de los incas”, como él prefiere llamarlo para que los visitantes le entiendan. Está contento en su primer día como expositor de Agroexpo. Se arregla el peinado, se mete la camisa y se dirige a los visitantes que miran de reojo su stand.

“Este es un producto innovador. Nosotros somos excombatientes de las Farc y después del proceso de paz investigamos qué productos podrían gustarle a la gente. Nos dimos cuenta de que sacha inchi era buena. Sirve para la salud y la belleza. Es mejor que el aceite de oliva. Desde ese momento, estamos dos cooperativas trabajando juntas en esto: Filimarpaz S.A.S., de Arauca, y Sacha Paz, de Meta. Somos 101 personas que todos los días cultivamos y producimos”, les cuenta Duque.

 
La producción de cárnicos y lácteos de búfalos es un proyecto que durante años ha adelantado la Asociación Campesina del Valle del Río Cimitarra (ACVC). Ahora la comparte con los excombatientes.
Cristian Garavito

El éxito de ofrecer un producto está en que el vendedor esté seguro y convencido de sus cualidades. Eso lo saben bien los exguerrilleros y por eso su experiencia en la guerra les ha servido para certificar lo que hacen. Alexánder Flórez, quien está representando a confecciones La Montaña, de Antioquia, explica que su iniciativa surgió de la experiencia de hacer los camuflados, botas y mochilas resistentes a las condiciones adversas de la selva.

“A nosotros nos tocaba confeccionar nuestra ropa con dos máquinas Singer. Buscábamos telas resistentes para esas jornadas de caminatas y de combates. Ahora usamos la misma tela para que la gente disfrute de sus excursiones. Nosotros damos fe de que eso no se daña. Si la tela y los zapatos aguantaron una guerra, aguantan lo que sea. Nosotros certificamos que los productos funcionan”. Ahora, según Flórez, cuentan con un taller de diez máquinas con las que diseñan, a partir de su creatividad y gusto, más de mil productos al mes, entre ellos, maletas, zapatos, canguros y sudaderas.

Hasta los que están en los sitios más alejados alcanzaron a llegar a Agroexpo. Tomás Erira, de la Cooperativa Confosur, ubicada en Nariño, vino a Bogotá a contar que son una pequeña organización sumergida entre enormes montañas que a la semana puede producir hasta treinta toneladas de lulo. La mayoría de sus productos los vende a Ecuador, porque hasta ahora no hay una carretera que conecte la Nueva Área de Reincorporación de Cumbal con el resto del país.

Sin maquinaria y solo con la renta básica que le asignó la Agencia de Reincorporación y Normalización (ARN), ha podido cultivar tres hectáreas, armar un lago con peces, construir su marranera y bajar hasta el país vecino a ofrecer sus productos. “Ojalá nos ayudaran con materiales para hacer la carretera y tengamos más maquinarias para transformar la fruta y la verdura. De todas formas, nosotros seguimos. Le estamos demostrando al país que se puede, que vamos a cumplir”, afirma Erira.

A su lado está Dayanna Barbosa, vocera de la Cooperativa Multiactiva de la Amazonia colombiana, quien asiente con la cabeza: “Si la gente tiene fe, cree en nosotros, sabe que no vamos a volver a las armas”. Cuando le mencionan la situación de exjefes guerrilleros como Jesús Santrich o Iván Márquez, ella pide que se vea en sus justas proporciones y que los colombianos no olviden que hay miles de exguerrilleros (10.500 según el Gobierno) trabajando, sin cansancio, para que sus proyectos productivos no solo sean sostenibles, sino que también mejoren los entornos donde se desarrollan.

 
Otro de los productos de los exguerrilleros es el aceite de sacha inchi, rico en omega 3, 6 y 9.
Cristian Garavito

Barbosa lidera El Sabor de lo Auténtico, un emprendimiento productivo de cultivo de pimentón en invernadero y su transformación en salsa artesanal. “Si yo pudiera, todo Agroexpo estaría comiendo mi salsa”, dice. Y seguro lo lograría. Su espontaneidad y temple cautivan. No le importa que en esta ocasión no haya podido exponer su producto en Guaviare, porque aún no tiene el permiso del Invima, que cuesta $5 millones que aún no reúne. Ella saca pecho por los trabajos que adelantan en su “pueblito”, el ETCR de Colinas.

Lea también: Menos del 10% de excombatientes de las Farc han accedido a proyectos productivos

Estos son algunos de los proyectos que están en el stand, donde se pueden probar los productos, pero también se pueden oír historias de quienes siempre fueron tildados de enemigos y ahora están trabajando por la paz. Antonio Huertas, uno de los visitantes, califica “100 sobre 100” estas iniciativas y el espacio que les ofrecen al lado de los mejores ganaderos y agricultores del país.

Huertas cuenta que hace veinte años se fue de Colombia, pero con estos avances desea volver pronto: “Las cosas han mejorado. Aunque muchos de ellos cometieron errores, tienen la intención de hacer otras cosas. Hay que aplaudir cuando alguien crea, produce. Y hay que aplaudir más si ese alguien, además, tuvo que pasar por un conflicto”.

Los excombatientes reconocen que este trabajo no lo han construido solos. El Gobierno ha cumplido con algunos puntos, como entregarles el espacio donde actualmente viven y la renta básica, y los organismos y las alianzas internacionales no los han desamparado con la asesoría productiva y comercial.

Carlos Barandiaran y Alberto Merino, de la cooperativa vasca Mondragón, son evidencia de ello. Desde hace más de un año, gracias a una alianza con el Fondo Europeo para la Paz, viajan a los ETCR para ayudarles a los excombatientes a mejorar sus cadenas de valor. El objetivo de su asesoría es que una vez estos proyectos se consoliden y arranquen, se pueda garantizar su sostenibilidad, “lo que se traduce en una reincorporación exitosa”, señala Barandiaran.

 
Confecciones La Montaña resalta la resistencia de sus productos: maletas, botas y sudaderas.
Cristian Garavito

Los asesores españoles destacan la capacidad de emprendimiento y creatividad de los exguerrilleros. Merino asegura que sus visitas comienzan a las 5:00 a.m. con más de cien asistentes: “No se cansan de trabajar y son muy receptivos con los consejos que les traemos. Mondragón es una organización exitosa, pero para llegar a eso tuvimos muchos fracasos que hoy compartimos para que no les suceda lo mismo”, agrega Merino.

Le podría interesar: “‘Santrich’ es un pésimo ejemplo que nadie está siguendo”: Emilio Archila

A las ganas, creen, le hace falta inversión y acceso a la tierra. Si bien elogian los proyectos productivos y consideran que tienen un futuro promisorio, no pueden dejar de lado que para industrializar los procesos y acceder al mercado se necesita más apoyo gubernamental. Ese es quizás el clamor que une a todas las cooperativas de Ecomún. Quieren seguir trabajando, pero necesitan más máquinas y permisos que les permitan aumentar su productividad, porque la mano de obra, a veces lo más caro, y las ganas de trabajar en las regiones están intactas.

Estas son las cooperativas: 

Cooperativa Multiactiva de la Amazonía Colombiana (Cooamacol) : está ubicada en el ETCR Colinas Guaviare. Tiene 77 asociados (41% son mujeres). Actualmente, está implementando un emprendimiento productivo de salsa artesanal de pimentón, además de un proyecto turísitico agroecológico y vivencial que recrea la vida de campamento de las Farc.

Contacto: 319-4013599

Comunarte: es una cooperativa de gestión cultural con 72 asociados, muchos de ellos en condición de discapacidad. Tiene como objetivo la trasformación social y el fortalecimiento de una cultura de paz a través de expresiones artísticas. Productos como artesanías y pinturas es otra actividad de esta cooperativa y que podrán encontrar durante Agroexpo 2019.

Contacto: 314-3871361 

Cooperativa Multiactiva Marquetalia por un Futuro Mejor (Coomumarfu): está ubicada en el ETCR El Oso, en Planadas (Tolima). Ahora sus 181 asociados está dedicando sus esfuerzos a la producción del café orgánico Marquetalia, que junto con las asociaciones cafeteras de la región han logrado incursionar en el mercado nacional e internacional. También hace parte de esta cooperativa un emprendimiento de ebanistería que trae a Agroexpo 2019 una variedad de artesanías producidas por exguerrilleros. El turismo vivencial, las confecciones y la piscicultura son otras de las actividades que adelanta esta cooperativa.

Contacto: 313-6145048

Agropaz: en el Etcr de Filipinas, Arauca, 64 personas le apuestan a la producción y trasformación de sacha inchi. Tres son los productos insignia que forman parte de su oferta principal: aceite extravirgen de sacha inchi rico en omegas, nueces grageadas de sacha inchi recubiertas de cacao al 70% y nueces neutras de sancha inchi. 

Contacto: 313-8418168

Ecobúfalo – Coomuldemm: Los integrantes de la Nueva Área de Reincorporación San Francisco, en Antioquia, aunaron esfuerzos con la Asociación Campesina del Valle del Río Cimitarra (ACVC) la producción de cárnicos y lácteos a base de carne y leche de búfalos. Chorizos, hamburguesas, salchichón y queso costeño son algunos de los productos que podrás encontrar en Agroexpo 2019.

Contacto: 310-2898693

Cooperativa Sacha Paz: en el ETCR de Vista Hermosa (Meta), sus 39 asociados tiene 24 hectáreas de cultivo, donde el Sacha Inchi es el producto estrella. Se están aprovechando las bondades de la planta para la elaboración de productos cosméticos, como jabones y cremas corporales.

Contacto: 310-314-6229733

 
Los artesanos también hicieron parte de Agroexpo. Este es el stand de Comunarte.
Cristian Garavito

Cooperativa Multiactiva Frontera Sur (COMFROSURT): esta asociación se dedica a la cría de cerdos, tilapia y pan coger con carácter de autoabastecimiento. Además se tiene a producción de caña panelera, mora y lulo con capacidad de venta. Está ubicada en la Nueva Área de Reincorporación de Tallambí, en Cumbal, Nariño.

Contacto: 317-3461164

Cooperativa Multiactia de Emprendedores del Campo Colombiano (COOP EMPRENDER): los excombatientes del ETCR de Santalucía, en Ituango, Antioquia, le apostaron al Café Paramillo, una iniciativa de construcción de paz y reconciliación a partir del emprendimiento productivo, así como también es un proyecto de alternativa de obtención de ingresos para familias campesinas y personas en proceso de reincorporación que se han visto marginados de los circuitos económicos poniendo en riesgo los mínimos de la vida digna.

Cooperativa Multiactiva para el Desarrollo Económico y Social del Norte de Antioquia (COOMULDESNA): los 125 asociados están trabajando en el ETCR La Plancha, en Anorí, Antioquia, en la confección de productos textiles como morrales, riñoneras, gorras, pantalones, sudaderas. 

Contacto: 305-3545402

870628

2019-07-13T08:00:00-05:00

article

2019-07-13T08:00:01-05:00

[email protected]

colombia2020

Laura Dulce Romero @Dulcederomerooo

País

Excombatientes de las Farc llegan a Agroexpo

44

15519

15563