“Más cocaína pasó por las narices de quienes me acusan”: Jesús Santrich 

Tras recobrar su libertad, el exjefe guerrillero gritó arengas a favor de Iván Márquez, dijo que nunca ha negociado narcóticos y que enfrentará su juicio en la Corte Suprema de Justicia. 

Después de recobrar su libertad, Santrich habló desde la sede del partido político FARC / Gustavo Torrijos - El Espectador.

Cuatro horas después de que la Fiscalía General de la Nación dejara en libertad al exjefe guerrillero Jesús Santrich, tras la decisión de la Corte Suprema de Justicia, desde la sede del partido de la Farc en Bogotá dijo que insistirá en que se cumpla con el acuerdo de paz de La Habana y que no huirá de la justicia como lo han sugerido sus contradictores políticos. 

Lea: "Jesús Santrich" recuperó su libertad nuevamente

“No me preocupa nada diferente a que la paz se concrete con justicia social. No estoy desaparecido ni desapareceré. ¡Qué viva Iván Márquez y la Farc”, gritó tras ponerse de pie ante la pregunta de un periodista de si abandonaría Bogotá como lo hicieron a mediados de 2018 el exjefe negociador de las Farc, Iván Márquez, e Iván Darío Velasquez, conocido como El Paisa. 

Frente a las dudas de que Márquez y El Paisa no vayan a regresar al proceso de paz señaló: “Ellos han asumido una posición autocrítica, pero han reiterado su compromiso de buscar la paz. Vamos a insistir para que ellos puedan actuar en favor de la paz. Le mando un abrazo y mensaje de solidaridad a Iván Márquez”, insistió. 

Posteriormente, cuando le preguntaron por qué se reunió con Marlon Marín (sobrino de Márquez) como se ve en el video que aparece como la nueva prueba de la Fiscalía para acusarlo de conspirar para enviar cocaína a Estados Unidos, dijo que ese video está adulterado y que irá hasta las últimas consecuencias para que se demuestre lo que calificó como “un vil montaje”

Al final de la rueda de prensa, que no duró más de quince minutos, ratificó que es inocente por el delito que lo acusan: “Lo dije en algún momento y lo ratifico ahora: más cocaína ha pasado por las narices de quienes me acusan que por mis manos”.