16 Aug 2020 - 4:48 p. m.

El poder de las flores para tener una buena salud

Diferentes investigaciones demuestran que las flores pueden hacer felices a las personas, fortalecer los sentimientos de compasión, fomentar la creatividad e incluso proporcionar un impulso de energía.

Por estos días cuando la incertidumbre y los altos niveles de estrés se toman la vida de las personas a causa de la pandemia ocasionada por el coronavirus y las diferentes situaciones de la cotidianidad es importante identificar qué acciones, detalles o actividades funcionan para regresar a la calma y poder ver la vida desde otra perspectiva o simplemente hacerla más amable frente a la realidad.

Los pequeños detalles pueden hacer la diferencia y el confinamiento nos ha enseñado a detenernos a valorar todo lo que nos rodea por eso, “para pasar esta situación es importante buscar sentido a la vida y esas cosas que nos animan, como un café, conversaciones con amigos, lecturas o simplemente contemplar la naturaleza son importantes en tiempos de crisis”, dice la sicóloga clínica Carmen Elvira Navia.

Detalles que por estos días se pueden disfrutar con las flores las cuales tienen la capacidad, según investigadores de la universidad de Harvard, Rutgers y Texas A&M de hacer felices a las personas, fortalecer los sentimientos de compasión, fomentar la creatividad e incluso proporcionar un impulso de energía.

Además, en las investigaciones han comprobado que los espacios interiores que cuentan con el diseño ambiental de las flores impactan positivamente en la salud por eso, son una buena elección en este tiempo y más en Colombia que tiene el privilegio de contar con 60 especies de flores y 1.400 variedades las cuales se exportan a 100 países en diferentes partes del mundo. Exportaciones que este año han disminuido por las consecuencias del confinamiento mundial y la disminución en los vuelos de las aerolíneas a nivel internacional.

En palabras de Augusto Solano Mejía, presidente de Asocolflores “ha sido un tiempo difícil para que nuestras flores lleguen a otros países. Perdimos esa primera fecha como la celebración del Día de la Madre, y si a eso le sumamos el importante descenso de los pedidos, suponemos una reducción significativa en las exportaciones para esta temporada, que normalmente representa un poco más del 14% de las exportaciones anuales”.

El sector floricultor en Colombia cuenta con 140.000 empleos formales, los cuales siguen sus labores en los cultivos pero que van en una reactivación lenta. Por eso, comprar flores contribuye al bienestar de la salud, le alegra la vida a un familiar o amigo y es un apoyo para quienes viven del sector. Rosas, claveles, crisantemos, hortensias y astromelias son algunas de las variedades que se pueden adquirir y darle un toque natural a cada hogar.

El estudio Home Ecology of Flowers de Harvard destacó tres hallazgos principales:

Las flores alimentan la compasión

Los participantes del estudio que vivieron con flores frescas cortadas durante menos de una semana sintieron un aumento en los sentimientos de compasión y amabilidad por los demás.

Las flores ahuyentan las ansiedades, las preocupaciones y la tristeza en el hogar

En general, las personas en el estudio simplemente se sintieron menos negativas después de estar cerca de las flores en el hogar durante solo unos días. Los participantes colocaron las flores con mayor frecuencia en sus cocinas, comedores y salas de estar, donde pasan mucho tiempo en casa. Informaron que querían ver las flores a primera hora de la mañana.

Vivir con flores puede proporcionar un impulso de energía

Tener flores en casa también puede tener un impacto positivo en nuestro estado de ánimo en el trabajo, que hoy muchos realizan de forma remota. El estudio descubrió que las personas tenían más probabilidades de sentirse más felices y tener más entusiasmo y energía para hacer su trabajo cuando las flores estaban en los ambientes de sus hogares. “Como psicóloga, estoy particularmente intrigada al descubrir que las personas que viven con flores informan menos episodios de ansiedad y sentimientos deprimidos”, dice Nancy Etcoff, miembro de la facultad de la Facultad de Medicina de Harvard quien lideró la investigación.

Comparte:
X