22 Oct 2020 - 6:57 p. m.

Se acelera la reactivación económica: tres aspectos para su competitividad y seguridad

La ciberseguridad, el teletrabajo y el uso de tecnología son pilares para la reactivación económica del país de cara a un proceso eficiente y seguro.

Las regiones dan pasos para la normalización de la actividad económica del país tras las medidas que están tomando gobernaciones y alcaldías. El objetivo es acelerar la reactivación, eso sí, sin bajar la guardia y bajo estrictos protocolos de bioseguridad. Por ejemplo, en la capital del país, se eliminará el ‘pico y cédula’ y los restaurantes tampoco tendrán restricciones para abrir todos los días, siempre y cuando cumplan con las normas de seguridad.

Las autoridades de cada ciudad buscan el retorno seguro del tejido social, empresarial y económico, por eso hay que tener en cuenta aspectos para lograrlo de manera segura, evitando que el número de contagiados aumente, con el fin de controlar posibles rebrotes de COVID19, como sucede en países de Europa donde están teniendo que establecer nuevamente cuarentenas estrictas.

En ese orden de ideas, las organizaciones deben apuntar a asegurar la continuidad operativa del negocio, tomando en cuenta las medidas necesarias para proteger la salud de los ciudadanos, minimizando las posibilidades de contagio al delimitar accesos mediante reconocimiento facial sin contacto y otros protocolos.

Al respecto, Carlos Alirio García, consultor senior en Smart Business de SONDA Colombia, indicó: “Smart Detection, es una poderosa herramienta de tecnología, la cual permite conocer la trazabilidad de los recorridos de las personas al interior de la organización para, en caso de existir posibles contagios, detectar quienes estuvieron en la cadena de contacto y que de esa manera las autoridades tomen las acciones correspondientes. Vale la pena aclarar que, la plataforma es el complemento de otros protocolos como el uso de mascarillas, el lavado de manos frecuente y el distanciamiento”.

Así mismo, por medio del reconocimiento facial identifica a quienes transiten al interior de la organización, detecta y alarma el no uso de mascarillas y cruza información con las bases de datos disponibles por parte de la empresa. Un aspecto clave a destacar es el rastreo preventivo de una persona contagiada dentro de la compañía, permite detectar horarios y lugares en donde estuvo, facilitando la identificación de las personas con quienes tuvo contacto.

García explicó que uno de los grandes retos del Gobierno, alcaldías, gobernaciones, compañías y entidades -en general-, es no superar los porcentajes de capacidad de sus instalaciones y, de esa forma, evitar aglomeraciones que se conviertan en focos de contagio. La herramienta se activa y alerta el momento exacto en que se sobrepase el aforo permitido, usando, por ejemplo, el sistema de cámaras de conteo de personas dispuestas en entradas y salidas.

Blindaje contra ataques informáticos

En general, en todo el mundo los ciberataques contra personas y empresas han aumentado. Colombia aún tiene mucho por trabajar en ciberseguridad. Si bien es cierto que, por ejemplo, el sector financiero es uno de los más maduros debido a la regulación que exige la Superintendencia Financiera, aún se tiene mucho por hacer para llegar a niveles altos, si se comparan con otros países. Además, en el sector de las pymes aún hay bastante por desarrollar.

La experiencia desde el área de ciberseguridad de SONDA, ha explicado que uno de los tipos de ataque más usados en contra de las compañías es el denominado Business email compromise, con el cual los delincuentes logran acceder a correos electrónicos de los colaboradores y cometen robos financieros. Por ejemplo, ingresan al email del director, lo suplantan y solicitan envíos de viáticos al departamento encargado que, si no tiene un filtro elevado de comprobación, termina realizando el desembolso.

Aunque parezca sencillo de detectar, el estudio sobre reporte del crimen del FBI del año 2019, indica que en Estados Unidos fue el sexto delito más cometido con más de 23 mil casos.

En el imaginario colectivo; se cree que la ciberseguridad depende de una persona que administra algunos sistemas u aparatos, también se piensa que la responsabilidad recae únicamente en el administrador de tecnología y es totalmente erróneo. La ciberseguridad es estratégica y trasversal en todas la organizaciones, debe ser priorizada con características especiales. De esta forma se vuelve más atractiva en el mercado, genera confianza y por ende atrae más clientes. Cuando las empresas demuestran sus capacidades en ciberseguridad, las personas saben que sus datos empresariales estarán menos expuestos en el mercado y, en esa medida, la compañía que implementó los procesos es más competitiva

En ese enfoque se deben plantear indicadores, que estén basados en el estado real de riesgo de la organización. Así mismo, se complementa instaurando un modelo que tenga una orientación hacia la mezcla de tecnología, procesos y talento humano. Adoptar un marco de trabajo que sirva de metodología y ayude a establecer un programa de seguridad indicado (personalizado) para la empresa.

Teletrabajo, otro escudero

Un tercer aspecto que las compañías deben plantearse en esta aceleración económica es cómo evolucionar en el teletrabajo, ya que inició como una medida temporal e improvisada, pero se convirtió en una excelente alternativa para millones de colaboradores. Según Luis Fernando Torres, arquitecto de plataformas, el home office ha venido creciendo y evolucionando en nuestro país, pero no había sido prioridad en las organizaciones, debido a un factor determinante: la confianza. En este sentido, es necesario generar conocimiento y dar una consultoría adecuada para determinar la mejor manera de implementar el concepto de Smart Working"

Smart Working es la evolución del teletrabajo, llevando las prácticas de esta metodología a la confianza que los usuarios tienen hoy día en las aplicaciones móviles o los nuevos servicios de streaming, es decir generar seguridad tanto a los colaboradores como a las empresas de que sus resultados se mantendrán óptimos aun cuando no están en la oficina.

  • Confianza y cultura: se debe evaluar la certeza que tienen tanto el jefe como el colaborador en la realización de las tareas asignadas y la autonomía de los mismos. Esto va atado a la cultura de la organización en la que se prioriza el alcance de resultados y cumplimiento de indicadores.
  • Perfilamiento de los colaboradores: se deben evaluar varios factores como; roles y responsabilidades, espacios de trabajo y necesidades de comunicación.
  • Espacios y recursos: modernización los sitios y herramientas que van a usarse, flexibilizando el acceso a información en cualquier lugar.
  • Tecnologías de la información: instrumentos en los que se puedan apoyar cada una de las tareas que se requieran hacer para cumplir con los objetivos de la empresa y que permitan hacer seguimiento de la efectividad del teletrabajo, como los softwares de medición de resultados, perfilamiento de colaboradores y seguridad de la información.
  • Ciberseguridad: aseguramiento de información sensible y confidencial de las compañías en cualquiera de los dispositivos finales (celulares, tabletas, computadores) que puedan manejar los colaboradores.
  • Seguridad laboral y legalidad: contemplar los posibles escenarios de riesgo que tendrán los colaboradores reformando las medidas que actualmente están alineadas a los espacios de trabajo fijos.
Comparte:
X