Si cree que no vale la pena cotizar a pensión, debe leer esto

La pensión es un ahorro que se hace para asegurar un ingreso mensual para cuando se llega a la vejez. Sin embargo, para muchos jóvenes que apenas se inician en la vida laboral este puede parecer un escenario muy lejano. Aquí le contamos por qué es importante vincularse a un empleo formal que le permita empezar a sumar para su futuro.

La pensión pretende proteger al trabajador (o a su familia) frente a un eventual accidente o caso de muerte. Además, este será su ingreso durante su vejez. /Shutterstock

Cuando se es joven no se piensa en el tiempo de jubilación ni tampoco en si recibirá una pensión. Este es un tema que se ve lejano e inaccesible, y sobre el cual aún los jóvenes tienen muchas preguntas por resolver. “En los jóvenes cotizar para la pensión no es una preocupación; incluso muy pocos se informan al respecto. Hay muchos mitos y prevenciones, pero el tiempo va pasando y el futuro puede ser incierto para quienes no han planeado el momento de su retiro”, explica Andrea Galvis, Gerente de Recursos Humanos de Arcos Dorados.

Lea también: Si no tiene experiencia laboral, ¿qué puede escribir en su hoja de vida?

¿Para qué sirve cotizar a pensión?

Antes de cotizar a un régimen de pensiones, usted debe tener claro qué es una pensión. Según Galvis, de Arcos Dorados, “las pensiones son un ahorro que hacemos durante nuestros años productivos para asegurar un ingreso mensual cuando llegamos a la edad de retiro”, y agrega: “en Colombia, la edad de pensión para mujeres es a partir de los 57 años y 62 años en el caso de los hombres. La expectativa de vida es de 74 años según el DANE 2010-2015; es decir, que podríamos estar hablando de garantizar un ingreso durante los últimos 12 a 17 años de vida en los que usualmente disminuye la generación de ingresos”.

Ahora, si usted se pregunta cuáles son los beneficios de estos aportes, lo que debe saber es que este dinero pretende proteger al trabajador (o a su familia) frente a un eventual accidente o caso de muerte. Lo segundo, es que este será su ingreso durante su vejez.

“Hay un momento en la vida en la que uno físicamente ya no puede trabajar y ahí es cuando necesita recurrir a la pensión. De manera práctica, hoy 3 de cada 4 personas no tienen pensión y dejan su futuro a la deriva, así que no hay que repetir esa situación. A los jóvenes hay que decirles de forma clara que en ellos está la decisión de pensionarse bien o sufrir los últimos años trabajando más y pensando de qué vivirán. Por eso desde ahora es necesario que tomen decisiones enfocadas en su futuro”, dice Santiago Rodríguez, profesor de Administración en la Universidad de los Andes.

Lea también: 10 consejos para presentar una entrevista de trabajo 

Los regímenes de pensión en Colombia

Lo primero que usted debe conocer son los tipos de regímenes que existen y saber cuál es el más adecuado para su nivel de ingresos, capacidad de ahorro y edad. Así, cuando ingrese al primer empleo formal y le pregunten a qué fondo desea afiliarse, pueda elegir uno con tranquilidad.

En Colombia existen dos sistemas de pensiones: el primero es de prima media, en el que los trabajadores aportan a un fondo común que es administrado por el Estado y a medida que hay nuevos afiliados se financia la pensión de las personas que ya han cumplido con los requisitos para recibir su pensión.

El segundo, es el régimen de ahorro individual, manejado por los fondos de pensiones privados. En este caso, cada persona tiene su propia cuenta donde deposita sus ahorros para luego obtener una pensión. Según Asofondos, “estos recursos en los fondos privados ganan importantes rendimientos a lo largo del tiempo y, si el trabajador no llega a pensionarse, recibirá hasta tres veces más de lo que recibiría en Colpensiones, dado que ahí solo le devolverían aportes ajustados por inflación, sin los rendimientos”.

Pensando en el futuro, la edad y el número de semanas que se deben cotizar, lo recomendable es que los jóvenes comiencen a hacer sus aportes desde que inician su etapa laboral formal: “es muy importante que los jóvenes hagan su ahorro pensional desde que inician su etapa laboral, es decir, a través de un trabajo formal donde les reconozcan las prestaciones de ley; esto permite que el ahorro durante todos sus años productivos les asegure una buena pensión” agregó Galvis.

Sin embargo, la posibilidad de los jóvenes para ahorrar para su pensión no sólo se afecta por el desempleo juvenil, sino también por las altas tasas de empleo informal en América Latina. Según la OIT “además de un desempleo que triplica al de los adultos, los jóvenes deben enfrentar una tasa de informalidad más alta, estimada en 56 por ciento en promedio para la región”

¿Cuántos años debe cotizar para acceder a una pensión?

El régimen público, operado por Colpensiones, exige 1.300 semanas de cotización, que son 26 años de trabajo. “Una mujer podría empezar a hacer aportes desde los 31 y un hombre desde los 36. Sin embargo, la mayoría de los jóvenes inicia su vida laboral mucho más temprano; en el caso de McDonald’s, más del 80% de nuestros empleados tiene menos de 24 años y para ellos es importante empezar a cotizar en el sistema de pensiones porque eso les asegura un mejor futuro”, agrega Andrea Galvis.

Tenga en cuenta que, desde los 18 años, usted puede empezar a hacer aportes; al final, la clave es: entre más pronto mejor. “Hay variables como el tiempo que definen el ingreso final de la pensión. Por ejemplo, en el régimen público entre más semanas ha cotizado, mejor, pues estas se promedian con el salario de sus últimos 10 años laborados”, explica Santiago Rodríguez.

Al final, si está en un fondo privado tendrá dos vías para lograr su pensión: la primera es lograr un capital de acuerdo a los aportes que hace sobre su salario, más los rendimientos que le genera la administradora de pensiones. Cuando su empleo es formal el empleador paga el 12% y usted el 4%. Ese esfuerzo le dará acceso a una pensión, sin requisito de edad. El segundo es lograr 1.150 semanas, 3 años menos que en Colpensiones, previo cumplimiento de las edades de ley.

Lea también: ¿Cómo conseguir tu primer empleo?

¿Qué diferencia hay entre el régimen de pensión privado y el público?

El régimen privado es en el que usted hace un ahorro individual y cuenta con cuatro opciones para administrar el dinero. Los multifondos, como se les conoce, son un esquema que le permite seleccionar el Fondo que mejor responde a sus intereses y tiene en cuenta su perfil de riesgo y edad.

En otras palabras, los fondos le ofrecen hacer parte del fondo de mayor riesgo, el fondo moderado, el fondo conservador y el fondo de régimen de transición. Lo recomendable es que los jóvenes estén en el fondo de mayor riesgo, donde, si se pierde el capital, tienen tiempo suficiente para recuperarlo y ganar más. Tenga en cuenta que una vez cotizadas 700 semanas, lo mejor es que el trabajador pase al fondo de pensión moderado porque en esta época ya tiene más edad, gana más y no puede arriesgarse tanto.

Mientras que en el régimen público todos los aportes van a un mismo fondo común y el cálculo de la pensión es el promedio de los ingresos del trabajador en los últimos 10 años.

También puede leer: Conozca algunas opciones para pagar su carrera universitaria 

¿Cuántas veces puede cambiar de un régimen a otro?

Si quiere cambiarse de un fondo privado al régimen de prima media de Colpensiones, o viceversa, busque siempre asesoría. En cada entidad le deben explicar los requisitos para obtener una pensión y las proyecciones sobre la edad a la que se pensionaría, monto de mesada y semanas cotizadas al cumplir la edad reglamentaria.

Una vez tenga clara su decisión, solicite un formato de traslado ante la entidad respectiva y radíquelo; si se arrepiente, tendrá 5 días para retractarse o desistir de su traslado. Una vez el cambio sea realizado, deberá esperar cinco años si quiere volver a cambiar de régimen pensional. Por ley un afiliado a cualquiera de los dos regímenes no podrá trasladarse cuando le falten 10 años o menos para cumplir con la edad de jubilación.

¿Cuánto se debe ahorrar mensualmente para pensión?

El aporte total mensual de pensión obligatoria es de 16 % sobre el salario del empleado. Si es asalariado formal, el empleador aporta el 12 % de la cotización y usted el 4 % restante. Mientras que, si usted trabaja como independiente, debe asumir el aporte total del 16 % sobre sus ingresos mensuales. 

Es decir, que, si usted se gana un salario mínimo, la empresa debe pagar en promedio 93.749 pesos, que equivale al 12%, y usted 31.250, que es el 4% del salario mínimo. Para así completar 125.000 pesos.

“En materia de futuro pensional, bien aplica el dicho de que lo que hagas hoy, será tu tranquilidad para el mañana, o, dicho de otra manera, la clave para una vejez digna está en el ahorro que debe construir cada trabajador desde el inicio de su vida laboral, que suele ser de al menos 26 años. Quien cotice de forma continua, a lo largo de los años, sin duda tendrá un ingreso digno para su vejez. Mientras más cotice y a mayor tiempo, mejor será su ingreso en la etapa de vejez”, finaliza Asofondos.

Lea también: Así influye la formación laboral al futuro de tu carrera profesional