Mark David Chapman, el asesino de John Lennon, seguirá en prisión

Noticias destacadas de Cromos

El 8 de diciembre de 1980 disparó cuatro veces al músico inglés. A pesar del paso del tiempo, el sonido de las balas todavía retumba en el corazón de los amantes de Los Beatles.

La violencia no le dio tiempo de despedirse del mundo que supo musicalizar con su guitarra y sus versos. Aquel 8 de diciembre de 1980, su apellido se mencionó tantas veces como el de su tirador.

El desconocido Mark David Chapman se convirtió en un enigma indescifrable. Su vida, su rostro, el libro que cargaba en el bolsillo (El guardián en el centeno, de J.D Salinger) y sus motivaciones se inmortalizaron como si se tratara de un personaje de un clásico del cine. A un precio muy doloroso, el joven regordete de mirada distraída alcanzó una fama horrenda que lo condenó a la infamia y a vivir en cárcel.

Le puede interesar: ‘Sol de medianoche’, el nuevo libro de Stephenie Meyer

A dos meses de que se cumplan 40 años de la desaparición de John Lennon, Chapman vuelve a ser noticia. La justicia estadounidense le negó la libertad condicional por considerarlo un peligro para la sociedad, especialmente para los familiares del cantautor de Imagine.

En la comparecencia en la que examinaron su petición, Chapman reiteró que está arrepentido del crimen que cometió. “No tengo excusa. Esto fue por gloria personal. Creo que es el peor crimen que puede haber en contra de alguien que es inocente”, manifestó. “Lennon era extremadamente famoso. No lo maté por su personalidad o la clase de hombre que era. Era un hombre de familia. Era un ícono. Era alguien que hablaba de cosas de las que ahora podemos hablar y eso es excelente”.

Lea también: Fabrican en Holanda un féretro a base de hongos para preservar la naturaleza

Joko Ono, la viuda y heredera de Lennon, viene impugnando desde 2015 sus solicitudes de libertad. La artista japonesa sostuvo en una entrevista que “una cosa que creo es que lo hizo una vez y podría hacerlo de nuevo a otra persona. Podría ser yo, podría ser Sean (su hijo), podría ser cualquiera, así que existe esa preocupación”.

Su estadía en una prisión de Nueva York y un nuevo “no” a su solicitud es un hecho que se repetirá en 2021. Mientras Chapman siga vivo, continuará pidiendo que le abran la puerta principal de la cárcel.

Comparte en redes: