Consejos para tener un entorno saludable de trabajo

Noticias destacadas de Estilo de vida

La gestión de los empleados con problemas de salud mental es uno de los mayores desafíos que enfrentan los empleadores en especial durante este tiempo de pandemia. Una especialista en el tema considera que hacer ejercicios de Mindfulness a través de sesiones de meditación puede llegar a mejorar la productividad en el teletrabajo.

Sonia Leal, psicóloga, terapeuta y especialista en resolución de conflictos comenta que con el COVID-19 presentamos nuevos desafíos al estar todo el día en la casa, por lo cual, se han elevado los casos de salud mental en el lugar de trabajo. Leal considera que los programas de entrenamiento basados en Mindfulness permiten desarrollar habilidades cognitivas que disminuyen el pensamiento reactivo, fortaleciendo el enfoque en lo importante para lograr los objetivos desde casa.

Para Sonia, Mindfulness es una poderosa herramienta para reducir el estrés. Su significado quiere expresar que la mente tiene que estar llena, pero no de ideas, deseos o miedos, sino de la experiencia del momento.

El Mindfulness significa atención plena, conciencia plena y es una técnica que nace pensada en la reducción del estrés y el dolor crónico a nivel físico, desarrollada por el doctor Jon Kabat – Zinn. La evidencia científica de experiencias realizadas en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) muestran la efectividad de esta práctica.

Lea también: Clases virtuales en vivo ¿la solución ante el estrés?

Este tipo de práctica nos ayuda a conectar con el momento presente y mantener la atención plena, está recomendada para el manejo efectivo del estrés y la ansiedad. A través de estos ejercicios basados en la respiración consciente, sesiones de meditación para conectar con las emociones y lograr así una mejor gestión de estas.

Según Leal, debemos realizar visualizaciones corporales y aplicar en nuestra vida los principios como la aceptación, la confianza y el no juzgar, son algunas de las técnicas que ayudan a mitigar los riesgos del estrés laboral; además, está comprobado que aumentan la capacidad de atender, los niveles de concentración y estimulan la creatividad e innovación.

“El estrés tiende a centrarse obsesivamente en las amenazas o preocupaciones y fomenta la utilización del piloto automático. Así, la primera herramienta para reducir el estrés es evitar que se dispare ese piloto automático y aprender a hacer una pausa, para dejar de pensar en el problema, trayendo la mente al momento presente”, comenta la especialista.

Algunas situaciones que pueden activar el piloto automático son cuando perdemos la conexión con la realidad y mantenemos el sistema nervioso siempre en pleno rendimiento, es decir que nunca se relaja y eso supone un desgaste en la salud física y mental.

En ese sentido, la atención es una habilidad que tenemos que entrenar. Algunas recomendaciones que podemos poner en practica es:

-Vive el presente. Cuando empieces a pensar en otra cosa la vida se escapa hacía el pasado o la incertidumbre del futuro.

-No juzgues. Trata de realizar la práctica de la ‘atención plena’ donde vivirás sin juzgar la experiencia.

-La atención tiene que orientarse hacia lo que está pasando en este momento. No solo poner atención a lo que pasa alrededor sino también a las sensaciones corporales como los sonidos, olores, sentimientos, es decir a todo lo que experimenta el cuerpo y la mente.

Puedes leer: ¿Se puede dejar de fumar durante la pandemia?

Por otro lado, la neurociencia ha demostrado que hay estructuras muy antiguas que hemos heredado a través de la evolución, como el llamado cerebro reptil, que es el responsable de la gran mayoría de conductas y comportamientos que manejamos en el día a día. Cabe resaltar, según la psicóloga, que esta no es la única estructura ya que somos muy complejos en todos los sentidos.

“Hemos aprendido durante los primeros años de vida la gran mayoría de conductas que hoy expresamos y no somos conscientes de ello, ya que las hemos guardado (sin darnos cuenta) en un lugar silencioso llamado mente subconsciente, que es el mismo cerebro reptil, el cual acumula, aprende y repite comportamientos que salen como si fueran un reflejo”.

Para Sonia así funciona este cerebro y así de peligroso resulta ser al no darnos cuenta de lo que hay allí guardado, ya que, de la calidad de las experiencias pasadas (sobre todo de la de nuestros primeros años), depende del éxito o el fracaso de cada cosa que emprendemos.

Finalmente, para evitar los trastornos mentales, Sonia recomienda aprender a vivir en un mayor estado de conciencia y aceptación, lo cual es una excelente práctica que se puede desarrollar a través de ejercicios de respiración, conexión con el cuerpo e identificación consciente de pensamientos y emociones.

Comparte en redes: