Redacción Cromos / 8 Oct 2021 - 2:58 p. m.

ETS-ITS ¿Cómo saber si sufres de una infección o enfermedad de transmisión sexual?

Un experto nos explica cómo identificar una infección de este tipo, los síntomas más comunes y el tratamiento que se debe recibir.
Conoce más sobre las infecciones de transmisión sexual que te pueden afectar.
Foto: Getty Image
Conoce más sobre las infecciones de transmisión sexual que te pueden afectar.
Conoce más sobre las infecciones de transmisión sexual que te pueden afectar.
Foto: Getty Image

En entrevista con la Revista Cromos, el médico y sexólogo Pablo Andrés Rodríguez, nos explica por qué sigue siendo relevante hablar de las infecciones sexuales, cuáles son las más comunes, qué tratamiento se debe seguir y mucho más.

Te puede interesar: Maracuyá: descubre cuáles son los beneficios de consumir esta fruta

Te invitamos a leer más contenidos como este aquí

¿Por qué hoy en día ya no se habla de enfermedades de transmisión sexual sino de infecciones de transmisión sexual?

Pablo Andrés Rodríguez (PAR): “Abordar la temática relacionada con las Infecciones de Trasmisión Sexual (ITS) resulta aún relevante pues sin lugar a dudas a pesar de los múltiples avances en salud y bienestar que ha experimentado la sociedad en general durante los últimos 20 años, estas infecciones se siguen presentado en un gran número de personas alrededor de todo el mundo. Por supuesto, en un país como Colombia afecta a personas de todas las edades y condiciones educativas o socioeconómicas durante los diferentes momentos del curso de la vida, sin importar su orientación sexual y generando consecuencias negativas para la salud sexual e inclusive la salud reproductiva de quien las padece.

Al Iniciar esta revisión es pertinente explicar porque ya no es usual hablar de enfermedades de trasmisión sexual y la razón principal es que este término hace referencia a un claro problema médico que se manifiesta con signos y síntomas reconocibles. Sin embargo, la mayoría de estas infecciones no producen sintomatología en las personas que las tienen o los signos y síntomas son vagos y se pueden pasar por alto fácilmente. Es decir, una persona con estas afecciones se puede ver y sentir bien, a pesar estar contagiada con una infección de trasmisión sexual”.

¿Qué son las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS)?

PAR:Son un grupo de afecciones que se trasmiten de una persona a otra a través del contacto sexual al tener relaciones sexuales vaginales, anales u orales con alguien que tenga la infección. Por lo cual, cualquier personal sexualmente activa puede contraer este tipo de infecciones, inclusive algunas de ellas no requieren una relación sexual penetrativa pues se trasmiten por al contacto de piel a piel.

Asimismo, algunas de estas infecciones pueden ser transmitidas de madre a hijo durante el embarazo y el parto. Adicionalmente, las cifras muestran que más de la mitad de las personas en el mundo que se contagian con una ITS son personas jóvenes entre 15 y 24 años afectando su calidad de vida y bienestar”.

¿Cuáles son las ITS más comunes?

PAR: “Aunque existe un gran número de microorganismos que se pueden trasmitir por contacto sexual, se han identificado como las ITS más comunes la sífilis, la gonorrea, la clamidia y la tricomoniasis; asimismo, la infección por virus de inmunodeficiencia humana (VIH), el virus del papiloma humano (VPH), el virus de la hepatitis B (VHB) y el virus del herpes simple (VHS).

Estas infecciones se presentan por múltiples factores que tiene que ver con el acceso a educación integral de la sexualidad, acceso a servicios e insumos en salud sexual y reproductiva, conductas y prácticas de las personas, factores socioeconómicos y culturales que afectan mayoritariamente a algunos grupos de la población entre otras causas”.

Lee también: Acné: qué lo causa, cómo diferenciarlo de los barritos y cuál es el tratamiento

¿Cómo se puede prevenir el contagio por ITS?

PAR: “Las personas sexualmente activas pueden prevenir estas afecciones de múltiples formas, una de ellas es mediante el uso correcto en todas las relaciones sexuales del condón externo o interno en combinación con lubricantes adecuados, también mediante el uso de barreras para el sexo oral.

En cuanto a los juguetes sexuales, idealmente estos no deben ser compartidos, pero si se decide hacerlo, se debe usar condón en aquellos que se usan para prácticas penetrativas y someterlos a una higiene adecuada con cada uso. Por otra parte, mediante una comunicación abierta y asertiva, aquellas parejas que tengan certeza de no tener una ITS mediante un examen pueden decidir tener exclusividad en los encuentros sexuales y de esta forma prevenir el contagio.

Existen además tratamientos como la PrEP (profilaxis preexposición) que son medicamentos que se usan para prevenir específicamente el contagio por el virus del VIH. Es importante profundizar sobre estos aspectos con los profesionales de la salud y recordar que el preservativo externo (condón masculino) está incluido en el plan de beneficios en salud al que tenemos accesos la mayoría de los colombianos y es entregado por las instituciones prestadoras de servicios de salud”.

¿Cómo puedo recibir tratamiento para las ITS?

PAR: “Como se había mencionado, la mayoría de ITS no producen síntomas. Sin embargo, cuando lo hacen, estos pueden ser: flujo vaginal, secreción por la uretra, rasquiña, picor, aparición de lesiones en la piel de los genitales externos o en las mucosas.

Cualquier profesional de la medicina debidamente formado y entrenado en estos temas está en capacidad de brindar el tratamiento adecuado para las mayoría de estas patologías siguiendo las guías de práctica clínica disponibles en el país. El plan de beneficios en salud cubre todas las intervenciones necesarias para el diagnóstico y tratamiento de las mismas. Por lo tanto, ante la sospecha de que se ha estado expuesto a alguna de estas infecciones ya sea porque se tuvo una conducta sexual de riesgo o porque hay sintomatología sugestiva de una ITS, el paso a seguir es consultar al servicio de salud para recibir una atención integral.

Realizarse pruebas diagnósticas con regularidad para descartar la presencia de ITS es una medida de autocuidado y cuidado de las otras personas que puede contribuir a disminuir el riesgo de trasmisión y contagio.

Una vida sexual sana, plena y satisfactoria depende, entre otras, de contar con información que permita tomar decisiones libres en cuanto a la sexualidad y la reproducción. La comunicación en pareja, abierta y franca, así como la capacidad de reconocer que la seguridad que brinda el estar protegido contra las ITS aumenta el placer en la vivencia y ejercicio de la sexualidad con sus múltiples posibilidades, contribuye este propósito. Un enfoque respetuoso y positivo de la sexualidad en donde todas las personas puedan ejercer sus derechos sexuales y reproductivos es el camino para alcanzar bienestar, plenitud y salud sexual”.

Síguenos en Google Noticias