Publicidad
Redacción Cromos / 25 Oct 2022 - 10:37 p. m.

Halloween: Consejos para tener un 31 de octubre sin problemas con el azúcar

Comer mucho azúcar puede ser perjudicial para la salud, por eso te damos consejos para que no sufras por ello en Halloween.
Comer mucho azúcar puede ser perjudicial para la salud, por eso te damos consejos para que no sufras por ello en Halloween.
Foto: Pexels

La comida genera una recompensa al cuerpo, cuando comemos sentimos gusto y satisfacción por los sabores y también, sin embargo ¿Cuándo el dulce puede volverse una adicción?

Puedes leer: Primeros auxilios: ¿Cómo actuar y qué debería hacer en casos de emergencia?

Te invitamos a leer más contenidos como este aquí

Si hablamos de suplir antojos, hay pequeños caprichos a los que nos cuesta resistirnos, los ganadores suelen ser los dulces, sin embargo, es importante saber cómo cuidarse.

Azúcar: cuidados que hay que tener

Existen diversas fechas que se celebran, festejan y conmemoran a lo largo del año y octubre no es la excepción. Generalmente, Halloween es el protagonista de este mes y siempre está cargado de muchos sabores dulces y de golosinas.

Si bien puede ser placentero disfrutar de caramelos, gomitas, chocolates y chupetas, se debe cuidar su consumo para contrarrestar los excesos que se puedan presentar.

De acuerdo con Clara Valderrama, integrante del Consejo Consultor de Dietistas de Herbalife Nutrition, altas cantidades de dulce y azúcar pueden afectar el correcto funcionamiento del organismo.

Halloween: ¿cuál es el límite de dulces que puede comer un niño?
Halloween: ¿cuál es el límite de dulces que puede comer un niño?
Foto: Pexels

“El exceso de calorías que pueden provenir de un consumo excesivo de azúcar puede llevar al sobrepeso y/u obesidad, además, también se puede alterar el metabolismo del azúcar llevando a trastornos tales como híperglicemia, así como también caries dentales, alteraciones hepáticas, diabetes, hiperlipidemia, enfermedades cardiovasculares, hígado graso y hasta algunos tipos de cáncer”, explica la nutricionista.

Además, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) aconsejan un consumo de azúcares adicionados no mayor al 10 % del valor calórico total, e idealmente no más del 5 %.

Esto no significa que durante la festividad del Halloween no se pueda disfrutar del mundo dulce. Por ejemplo, Valderrama aconseja revisar los valores nutricionales y los componentes de los productos, cuidar las cantidades por porción diarias que se consumirán y mantener la actividad física.

Estos 4 consejos podrían ayudarte a pasar un 31 de octubre sin remordimientos:

  • Balancear las golosinas con alimentos que aporten nutrientes como proteínas y fibra.
  • Controlar las porciones de dulces para no excederse.
  • Preparar recetas bajas en calorías, tales como pinchos de frutas con chocolate semiamargo y postres preparados con edulcorantes naturales.
  • Buscar opciones en el mercado que sean bajos en azúcares y en calorías.

¿De dónde viene la necesidad de azúcar?

Claudia Guerrico, nutricionista de la unidad de Psicología y Medicina de la Salud, PsicoActúa, del Hospital Vithas Medimar Internacional (Alicante), le dijo a CuídatePlus “probablemente periodos de ayunos prolongados hacen que el nivel de azúcar en la sangre baje demasiado, también un nivel alto de estrés en el cual el cerebro gasta más glucosa, dietas restrictivas o la unión de estos tres factores” esto hace que el cuerpo sienta necesidad de azúcar.

“Me pongo a dieta severa (a base de proteínas y verduras), no como durante 8 horas porque entro a las 8 y salgo a las 15 del trabajo y encima tengo un nivel de estrés importante. En la primera oportunidad que tengas, surge la necesidad fisiológica y emocional de consumir azúcar inmediato, de rápida utilización”, explicó.

Teniendo en cuenta que la glucosa es el alimento del cerebro y aporta energía, el azúcar terminan siendo son calorías vacías, lo cual no aporta ningún nutriente al cuerpo.

“Esto sucede porque cuando nos acostumbramos a obtener energía de forma fácil y rápida, el organismo se desacostumbra a trabajar para ello. Así cada vez queremos más. Lo correcto es empezar a practicar la vía más lenta de obtenerla, a través del consumo de hidratos de carbono más complejos, en los cuales la glucosa se va liberando de forma lenta”, especifica Guerrico.

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.