Ocho errores que puedes estar cometiendo al usar tampones

Noticias destacadas de Estilo de vida

Caer en los mismos errores mes tras mes puede traer serios problemas para tu salud.

Aunque los tampones llegaron para sacarnos de apuros durante esos días, debemos ser muy cuidadosas a la hora de usarlos. Evita estos errores y no pongas en riesgo tu salud vaginal.

 

1. No te lavas las manos al usarlo. ¡Debes hacerlo antes y después! Solo así evitarás contaminar tu vagina con las bacterias que se alojan en tus manos. 

 

2. No lo desplazas lo suficiente. Cuando un tampón está bien puesto no se debe sentir. Dejarlo a medias solo causará una gran incomodidad y posibles accidentes.

 

3. No lo cambias regularmente. Se recomienda hacerlo cada cuatro horas. Cuando lo dejas más de la cuenta te arriesgas a que se convierta en el hogar perfecto para todo tipo de bacterias.

 

4. ¿Usas el tampón para absorber las secreciones vaginales? ¡Error! Esto alterará el pH natural de tu vagina dejándote expuesta a infecciones. Reservalo exclusivamente para los días de tu periodo.

 

5. No lo cambias luego de ir al baño. Cuando haces esto el hilo para remover el tampón queda expuesto a bacterias que pueden infectar fácilmente la uretra.

 

6. Tampoco lo cambias después de nadar. Esto no es recomendable ya que el tampón puede absorber el cloro o la sal, llegando a irritar tu piel y tu zona íntima.

 

7. Utilizas un tampón cuyo envoltorio está roto. El envoltorio es el encargado de proteger el tampón de cualquier tipo de suciedad. Recuerda que todo lo que se adhiera al tampón puede terminar en tu vagina.

 

8. Reciclas el aplicador. Nunca. Estos no son reciclables ya que una vez utilizados, quedan contaminados con la sangre y otros fluidos corporales. ¡Tíralos a la basura!

 

Foto: iStock.

 

Comparte en redes: