Publicidad
Redacción Cromos / 15 Jul 2022 - 10:30 p. m.

Por esta razón no debes lavar el pollo antes de cocinarlo

Evita lavar el pollo antes de cocinar y de consumir, aquí te decimos por qué.
Dieta saludable: receta de pollo con verduras para controlar las calorías
Foto: Pexels

Muchos de nosotros cometemos un gran error al cocinar y es lavar el pollo antes de cocinarlo. Caemos en esto porque seguramente, como es normal asumir, creemos que así evitaremos riesgos de tener bacterias, o, incluso, lo hacemos quizás por haber visto que nuestras mamás o abuelas lo hacían.

Te puede interesar: ¿Para que sirve comer perejil en ayunas? Estos son algunos de sus beneficios

Pensábamos que dentro de los beneficios de lavar el pollo se eliminaían microbios o bacterias o restos de plástico o icopor con el que empacan usualmente en los supermercados. Entendemos claramente que puede existir el riesgo de que algún residuo nos haga daño. Sin embargo, esta práctica se ha reevaluado totalmente y vemos que no es necesario que todas las piezas se enjuaguen, principalmente cuando hablamos de las alas, piernas o pechuga, esto porque se ha detectado que lejos de “limpiar” podrías estar contaminando.

Muchos estudios demuestran que lavar el pollo puede ser dañino

Diversos estudios han demostrado que aunque hayamos creído lo contrario, lavar el pollo podría ser dañino, pues puede ayudar a propagar la bacteria campylobacter, que puede traer serias complicaciones para la salud.

Además, esta bacteria puede esparcirse a otras superficies, es decir, que cuando laves pollo llegues a salpicar los alrededores, y puedes propiciar que la bacteria caiga en otras superficies y alimentos.

Según la BBC: “Cuando se pone el pollo debajo del grifo es habitual que se acabe salpicando todo lo que está alrededor. De esta manera, la bacteria puede acabar pasando a nuestro organismo a través, por ejemplo, de un cuchillo que teníamos cerca del fregadero.”

Es importante destacar que la bacteria campylobacter puede llegar a producir varias enfermedades, entre ellas la gastroenteritis. Es decir, puedes intoxicarte, y puede convertirse en algo grave de no tratarse a tiempo. Según el portal Salud Más, esta bacteria suele transmitirse a través de alimentos contaminados, lo que puede causar que si no limpias bien tus superficies, otros alimentos que consumas puedan también producirte síntomas de diarrea, fiebre, dolor de estómago, náuseas y vómito. De ahí también la parte de evitar lavar tu pollo.

¿Cómo evitar el riesgo de bacterias en el pollo?

“El pollo naturalmente tiene una cierta cantidad de bacterias y la mejor manera de eliminarlas es a través del proceso de cocción”, explicó el profesor de Microbiología Uelinton Pinto, del Centro de Investigación en Alimentos de la Universidad de São Paulo (FoRC-USP), en una entrevista con BBC Brasil.

Lo más importante es cocinar bien la carne del pollo y los huevos. Según los expertos, lo importante es que el centro del alimento alcance una temperatura de al menos 70 °C. Esto asegura que la mayoría de los microorganismos se eliminen, lo verás porque puedes notar que la carne está totalmente cocida, y te puedes asegurar de esto con un termómetro para cocinar. Asegúrate también de que este proceso de manipulación del alimento sea en solo un lugar, sin salpicar o soltar agua de la carne en lugares que no puedas limpiar fácilmente, y siempre con las manos limpias, para evitar transmitir enfermedades.

Te puede interesar: “No pospongas el despertador”: ¿Por qué es el mejor consejo que te pueden dar?

Síguenos en Google Noticias