Publicidad
Redacción Cromos / 9 Jun 2022 - 2:00 p. m.

10 cosas que nunca debes hacer con tu bebé

Cuando eres papá por primera vez llegan muchos consejos para empezar a convivir con el bebé (en ocasiones contradictorios). Aquí te contamos 10 cosas que nunca debes hacer.
Cuando eres papá por primera vez llegan muchos consejos (en ocasiones contradictorios). Aquí te contamos 10 cosas que nunca debes hacer.
Foto: Pexels
No te dejes agobiar con consejos de todas partes. Estos son algunos aspectos que deberías evitar
No te dejes agobiar con consejos de todas partes. Estos son algunos aspectos que deberías evitar
Foto: Pexels

Al convertirte en papá llegan muchos consejos por parte de familiares, amigos e incluso desconocidos, que llegan a confundirnos haciéndonos dudar sobre lo que es bueno y lo que no en la crianza, ya que algunos son contradictorios.

Lo más importante, y que nunca debes quitar de tu mente, es que tu bebé depende completamente de ti, tanto en los cuidados físicos como a nivel emocional, por lo que, teniendo esto claro, por el camino irás viendo lo que está bien y las cosas que no debes hacer como padre, madre o cuidador.

Te invitamos a leer más contenidos como este aquí.

Lee también: Los 7 errores más comunes de los papás primerizos y cómo evitarlos

Aquí te contamos 10 cosas que nunca debes hacer con tu bebé.

1. Zarandearlo fuertemente o lanzarlo al aire

Pase lo que pase, jamás debes zarandear a un bebé. El síndrome del bebé sacudido o niño zarandeado hace referencia a ciertas lesiones cerebrales que se producen cuando sacudes fuertemente a un bebé.

Tu bebé, al estar aun desarrollándose, es mucho más frágil y cuando lo zarandeas su cerebro se mueve hacia adelante y hacia atrás, chocando dentro de las paredes del cráneo.

En muchas ocasiones recurren a sacuden a los bebés al perder los nervios por la imposibilidad de calmar el llanto (lo que algunos llaman ‘privarse’) o ante el temor de que un bebé se ahogue por atorarse, pero esta acción puede provocar graves consecuencias como daño cerebral, sordera o incluso la muerte.

Recomendado: Zarandear a un niño es un delito, ¿Cómo tener una crianza responsable?

2. Dejarlo llorar, hasta que se le pase

Existe una creencia popular, que aun muchas personas sostienen, de que lo mejor es dejar llorar al bebé hasta que se calme o se duerma por cansancio, para enseñarle a dormir por su cuenta. Sin embargo, con esto solo le estás provocando un estrés innecesario, que podría tener consecuencias negativas a corto y largo plazo.

Los seres humanos cuando somos bebés solo tenemos el llanto comunicarnos y decir lo que necesitamos. Dejar a un bebé llorar, ignorándolo, es no acudir a su llamado de ayuda.

Cuando alguien nos está hablando no lo ignoramos, por lo mismo no debemos ignorar el llanto de un bebé que no puede valerse por sí mismo

3. No tenerlo en brazos cuando te lo pida

Similar al punto anterior, existen personas que aconsejan evitar cargar a los bebés porque “se malacostumbran”. Así como comer o dormir, los brazos son una necesidad básica del bebé, por ser la manera en que se sienten seguros.

Te puede interesar leer: ¿Cómo cambiar el pañal a tu bebé? Guía para papás primerizos

Los bebés dependen de nosotros en todo y el exceso de cariño nunca va a hacerles daño. Cuando el bebé nos pide que los carguemos suele ser por sentir la necesidad de contacto físico, ya que requiere de nuestro calor y nuestra protección.

4. No darle pecho o tetero cuando te lo pida

Durante sus primeros meses de vida, el bebé no puede tener horarios limitados para alimentarse, la lactancia materna debe darse a demanda. El pecho no debe tener horas específicas porque es tu bebé quien te irá indicando su hambre y su saciedad.

Además, debes saber que para tu bebé el pecho no solo es alimento y no solo te lo pedirá porque tenga hambre; en muchas ocasiones necesita es succionar el pecho para sentir consuelo, para relajarse o dormirse.

5. Dejarlo dormir boca abajo

La forma más segura para que tu bebé duerma es boca arriba, ya que esto disminuye el riesgo de Síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) en más del 50% en los menores de 6 meses.

Al pasar de los 5-6 meses, por más que coloques a tu bebé boca arriba, se hará de lado o boca abajo mientras duerme. Si todavía no puede darse la vuelta solo, cámbialo de posición si lo encuentras durmiendo boca abajo.

Además, en su cuna no debería haber nada más, aparte del bebé, por el riesgo de asfixia. No le pongas peluches, almohadas, edredones o sábanas sueltas, ni posicionadores antivuelco, ya que son peligrosos.

6. Desaparecer sin despedirte

Un error común en muchos padres es intentar evitar los berrinches saliendo de casa sin despedirse y desaparecer de su vista como por arte de magia, con la idea de que así le evitarás el sufrir la angustia por la separación.

Te invitamos a leer: Ser madre no es el paraíso ¿Quién dijo que es lo más hermoso?

Nuestra recomendación es que nunca “desaparezcas”, aunque por el momento no pueda entenderte, despídete con un beso y un abrazo, diciéndole que pronto volverás. Si no lo haces, cuando note que has desaparecido lo harás pasar por desconcierto y angustia, sin entender cuándo o por qué te has ido, cuándo regresarás o si volverás siquiera.

7. Dejarlo solo tomando de su tetero

Por más que solo sea líquido, nunca dejes a tu bebé tomando solo su tetero. Es muy peligroso porque existe riesgo de atragantamiento, por más que sea solo líquido.

Por más que tu bebé ya sea un poco más grande y quiera sostener su biberón por su cuenta, siempre debes estar ahí para vigilar que todo va bien mientras toma la leche y poder reaccionar rápidamente en caso de que se atore o le dé tos.

8. Dejar a su alcance objetos pequeños

Especialmente cuando tu bebé empiece a gatear o dar sus primeros pasos, debes ser muy cuidadosos con la seguridad en tu casa. Debes prestar atención a riesgos potenciales como las escaleras, enchufes, horno, ventanas, productos de limpieza y demás.

Tampoco deberías ponerle collares o pulseras, dejar a su alcance objetos pequeños que puedan tragar (piezas plásticas, pilas de botón, imanes, etc) o darle juguetes no acordes a su edad, ya que está en momento de descubrir el mundo y pasará todo por sus sentidos, empezando por el gusto.

Recomendado: Papás primerizos: las 10 preguntas más frecuentes y sus respuestas

9. Abrigarlo mucho

Ya que nuestro bebé no puede decirnos si tiene frío o calor, podemos caer en la mala costumbre de abrigar a los niños como si estuvieran a punto de congelarse cuando no es necesario.

Abrigar de más a los bebés, especialmente a la hora de dormir, aumenta el riesgo de muerte súbita. Para los recién nacidos, la recomendación es que lleven solo una capa de ropa más que los adultos. Si tienen más de año, es suficiente con que lleven el mismo abrigo que nosotros.

10. Gritarle y pegarle

Los gritos son una forma de violencia, que ya se ha demostrado, que no sirven para educar a los niños. Tu bebé solo verá que su figura de apego (sea su madre o su padre) está teniendo una actitud violenta hacia él. Por más que no entienda lo que estás diciendo, se sentirá desprotegido y atemorizado.

Si te sientes superado y al borde de estallar, no te dejes llevar por la ira. Para, respira, reflexiona y recuerda que solo es un bebé indefenso que depende completamente de ti. Y por supuesto, jamás debes pegarle.

Síguenos en Google Noticias