Consecuencias de la obesidad en el embarazo

Noticias destacadas de Maternidad y Bienestar

Que estés embarazada no quiere decir que debas comer por ti y, de paso, por tu bebé, o que des rienda suelta y desaforada a tus antojos, pidiendo a toda hora chocolates, helados, galletas, dulces, quesos o fritos, entre otros alimentos repletos de calorías. Subir entre siete y doce kilos, aproximadamente, es lo normal en esta etapa.

Mucho más de ahí, ya puede considerarse como excesivo y podría provocarte dificultades físicas y enfermedades como diabetes gestacional, preeclampsia, hipertensión, tromboembolismo, várices, infecciones urinarias, parto prematuro, inflamaciones, cesárea, etc. Y es posible que tu bebé también sufra en el futuro de afecciones como diabetes tipo 2 o mellitus, obesidad, osteoporosis o complicaciones cardiovasculares y neurológicas, entre otras.

Y como si fuera poco, ahora se agregan dos nuevas probables enfermedades durante la infancia, pues un estudio realizado en China concluyó que un incremento exagerado de peso en el embarazo aumenta los riesgos de que los niños padezcan de asma y alergia infantil.

Te puede interesar leer: Medidas para evitar la gripe en el embarazo

En el estudio, realizado por la Universidad Jiao Tong de Shanghái y dado a conocer por la revista JAMA Network Open, publicada por la Asociación Médica Americana, colaboraron 15.145 parejas madre-hijo, a las que se les realizó un seguimiento durante ocho años con el fin de tener un registro exhaustivo relacionado con el peso de las mamás y la salud de sus niños en la infancia.

Una de las conclusiones resalta que los hijos de las gestantes que aumentaron su peso más de 15 kilos (entre 33 y 55 libras), tuvieron un 13 por ciento más de probabilidades de contraer enfermedades respiratorias, entre estas asma, rinitis alérgica y alergias a medicamentos y alimentos. El riesgo de tener eccemas, aunque no fue tan alto, se incrementó en un 9 por ciento.

Te puede interesar leer: 7 consejos para enseñarle buenos modales a tus hijos. ¡Sé constante!

Si subían más de 25 kilos, las posibilidades que tenían los bebés de sufrir dichas enfermedades también se aumentaban; por ejemplo, el asma se elevaba hasta un 22 por ciento, mientras que el eccema a un 15 por ciento y la rinitis al 14 por ciento. El peligro de tener alergias a medicamentos y alimentos también creció un 21 por ciento. En el estudio también se destaca que estos riesgos fueron mayores si antes del embarazo ya tenían algún nivel de sobrepeso.

Por el contrario, los hijos de las mujeres embarazadas que subieron entre 22 y 33 libras y presentaban un peso adecuado en esta fase de sus vidas, tuvieron mejores resultados y se determinó que estaban menos expuestos a que su organismo fuera receptor de alguna de estas enfermedades ya descritas.

Los investigadores indicaron que en la actualidad cerca de un 25 por ciento de la población sufre de inconvenientes asociados con alergias, motivo por el que se hace necesario indagar más sobre las causas o efectos de las mismas. Y si bien es cierto que existe predisposición genética de los niños, es prioritario hacer intervención prematura con el fin de disminuir la aparición de enfermedades asociadas con alergias y, por ende, tener la seguridad de que los niños disfruten de una mejor calidad de vida.

Ante tal panorama, te insistimos nuevamente, para que no solo durante el embarazo, sino siempre, te inclines por una nutrición sana y en sus justas proporciones para que puedas lograr y sostener tu peso ideal y, de esta manera, mantener una buena salud y, si estás embarazada, garantizar el bienestar de tu futuro hijo.

Comparte en redes: