Publicidad
23 Dec 2021 - 11:49 p. m.

Cali, campeón

Andrés Marocco

Andrés Marocco

Analista deportivo

Fue una bonita final. Si bien es cierto quedó debiendo un poco de fútbol, el equilibrio de fuerzas de los dos contrincantes fue evidente solo hasta el segundo tiempo del partido de vuelta.

Parecía que con el empate sacado el domingo de visita, y lo ocurrido en la primera parte del juego del miércoles, Tolima estaba acercándose a su cuarta estrella, pero ciertamente su capacidad física estaba al límite y no pudo mantener el ritmo e intensidad de siempre, hecho que aprovecharon los verdiblancos para golpearlos en dos ocasiones certeras y dar su décima vuelta olímpica.

Rafael Dudamel planteó una estrategia conservadora, dejando por fuera a Juan Camilo Angulo y a Andrés Colorado, y alineó a Juan Franco y Andrés Balanta en sus lugares, con menos salida y menos despliegue con pelota. Era la excusa perfecta al finalizar los 45 minutos iniciales que explicaba la pizarra. 1-0 lo ganaba el local sin buscar tanto el arco contrario, pero con eficacia y pocos contratiempos en propia puerta. Como se agazaparon atrás, no se veía cómo no iban a sufrir un gol. Pero el técnico venezolano parece que buscaba terminar de desgastar al vinotinto y oro, y lo logró después con el ingreso de los dos ausentes explotando las falencias que por la izquierda tenía el adversario. Era cuestión de equilibrar y seguir derecho, no obtuvieron mucha resistencia entonces. Las fuerzas de los dirigidos por Hernán Torres llegaban a su fin. El Murillo Toro vestía sus mejores galas, pero su inquilino no puede todavía celebrar allí un título.

No consiguieron gritar “bicampeones” a pesar del gran año que protagonizaron. Los azucareros recordaron la jerarquía de la época de Willington Ortiz, Ángel María Torres, Cococho Álvarez, Pedro Zape y el Tigre Benítez o del kínder del Pecoso Castro recientemente. A Dudamel le bastó con ordenar la casa que había preparado Alfredo Arias entregándole las riendas a Teo Gutiérrez, que llevó a sus compañeros al título. Cesó la espera para una hinchada supremamente angustiada y nerviosa que apoyó como nunca esta nueva gesta, pero que no quería concesiones. Ojalá esta alegría les regrese la calma que ya estaban perdiendo. El campeón esta vez refresca con su capacidad para atacar defensas bien puestas, con la mezcla de veteranos y jóvenes. Pueden ser vistosos y ordenados a la vez, rápidos y cerebrales también. Enhorabuena por ellos.

Andrés Marocco

Por Andrés Marocco

Periodista javeriano. Radioactiva, 88.9, 40 Principales, Caracol Radio. Dementes Deportivas, Telepolémica, Pelotas. Hoy en ESPN. Bumangués, del leopardo.
Síguenos en Google Noticias

Temas relacionados

CaliDeportivo CaliCampeón