contenido-exclusivo

Astros vs. Yanquis ¡la final esperada!

Los Mellizos de Minnesota y los Rayas de Tampa se quedaron en el camino, en busca de la corona de la Liga Americana. Los Yanquis ‘’barrieron’’ a los Mellizos y los Astros lucharon juego juego frente a los Rayas.

El colombiano Urshela, de los Yanquis de Nueva York.AFP

Hemos llegado a la final de la Liga Americana. Y de acuerdo con los pronósticos que se hicieron desde el comienzo de la temporada, se va a dar la final que todos estaban esperando: Astros de Houston contra Yanquis de Nueva York. (Estos cuatro equipos pelearán por el título en las Grandes Ligas)

Las dos novenas desde ‘’el vámonos’’ fueron consideradas, conjuntamente con los Medias Rojas de Boston, y al lado de los Atléticos de Oakland, los Indios de Cleveland, los Mellizos de Minnesota y los Rayas de Tampa, las que mejor papel podían desempeñar en la ya casi agónica temporada del béisbol de las Grandes Ligas.

El sólo observar la nómina de cada una de esas divisas, daba seguridad de que tendrían para ser las mejores exponentes del juego, y con la excepción de los Medias Rojas, el club que hace un año arrasó con todos los honores y que inexplicablemente se vino al suelo, las demás cumplieron con los vaticinios de los expertos, pese a todas las contingencias de salud que afrontaron los Yanquis a través del trayecto de la campaña.

Los Mellizos cambiaron su papel de estar esperando opciones para ganarse la división Central de la liga, desplazando a los favoritos Indios; los Rayas se adueñaron de la plaza del Comodín del circuito, venciendo a los Atléticos, en el juego extra por esa invitación, que fueron relegados a una posición secundaria a mucha distancia de los Astros, que cabalgaron en la zona Oeste; y los Yanquis se desprendieron de todos sus demás rivales para llevarse el título del Este de su liga, con suficiente anticipación.

En la temporada

Desde cuando concluyó el Juego de las Estrellas, a mediados de julio pasado, los Astros y los Yanquis se perfilaron para ser los grandes rivales de la corona de la liga, hecho que no ha sorprendido a nadie, cuando ya estamos en la final por el título. 

Le puede interesar: Giovanny Urshela, el beisbolista colombiano que quería ser como Iker Casillas

No cabe duda alguna que los Mellizos desempeñaron un gran papel en la justa, pero en la Serie Divisional ante los Yanquis, sus opciones se vieron diezmadas por la contundencia de los contrincantes de jerarquía que tuvieron, que no los dejaron ‘’ni respirar’’ en los tres compromisos de la serie.

Los ‘’Bombarderos’’ vapulearon a los ‘’Gemelos’’ en los tres juegos, 10 carreras por 4; 8 carreras por 2; y 5 carreras por 1.

Los Yanquis batearon para 293 en esa ronda de apenas 3 partidos de los 5 que estaban previstos, para ganarse el derecho de disputar el título de la liga, despachando 8 dobletes y 5 cuadrangulares, para producir las 21 carreras que necesitaron para llegar a la final. Los Mellizos se quedaron con una ofensiva de 218, con 6 dobles conectados y 4 jonrones alcanzados, pero apenas produjeron 7 carreras en sus tres presentaciones.

Dicen muchas veces que los numeritos en el béisbol, tan fríos como son, no reflejan la verdad de lo que acontece sobre los diamantes, pero en esta ocasión, las estadísticas son fehacientes: los lanzadores de los Yanquis dominaron a su antojo a sus contrincantes, trabajando para 2.33 carreras limpias por juego, mientras que los brazos de los Mellizos compilaron un guarismo muy alto, para esperar mejores cosas: 7.56 carreras por juego.

En cambio, los Astros lucharon a brazo partido para derrotar en la Serie Divisional, a los Rayas, que nunca dieron su brazo a torcer, tal como se anticipaba para la ronda de los 4 grandes la Liga Americana.

En el ‘’Minute Maid Park’’ de Houston, los Astros hicieron respetar su casa, ganando en sus tres presentaciones, para poder conquistar el pasaporte a la gran final. En los dos primeros choques, ganaron en su patio 6 carreras por 2; y 3 carreras por 1; mientras que los Rayas en el cubierto ‘’Tropicana Field’’ de Tampa, se impusieron por tableros de 10 carreras por 3; y 4 carreras por 1. En el quinto y decisivo juego para pasar a la final, efectuado en Houston, fue ganado por los Astros 6-1.

No ocurrió en esta Serie Divisional en materia de estadísticas lo que se muestra en la de Yanquis-Mellizos: los Rayas sobre el papel dejaron una estadísticas dignas de elogio, pero no les alcanzó para superar a sus adversarios de turno.

Lea también: El bateo no lo es todo en el béisbol

Los Astros despacharon 40 imparables en 165 turnos, para ofensiva de 242, contra 38 indiscutibles en 161 turnos de los Rayas, que marcaron un bateo de 236; Tampa conectó 7 cuadrangulares contra 6 de Houston, sumando además 6 dobles contra 9 de sus opositores.

Los Rayas exhibieron jerarquía con su cuerpo de lanzadores, al marcar una efectividad de 3.43 en los cinco desafíos, mientras que los Astros quedaron por debajo, al señalar 3.56 carreras limpias por juego.

Todos esos numeritos denotan sin duda alguna, que los Rayas no estuvieron tan lejos de las posibilidades de llegar a la ronda por el título, mientras que los Astros demostraron una vez más, que están esperando el turno para grandes cosas, quizás para repetir una nueva corona del Clásico de Otoño.

Frente a frente

Dos novenas con más de 100 victorias en la temporada regular, son las que van a disputar la corona de la Liga Americana, y vamos a estar frente a frente, viendo jugar a las dos divisas que han dado mucho de qué hablar en este 2019.

La dupla de los lanzadores derechos Justin Verlander - Gerrit Cole, sumándose a mitad de campaña el brazo de Zach Greinke, le dieron aire de suficiencia a los Astros en la campaña, hasta el punto de conquistar 107 victorias; mientras que los Yanquis, luchando contra ‘’el hospital’’ deportivo que tuvo durante toda la temporada, se las arregló para llegar a los 103 triunfos, con una nómina titular maltrecha en todo momento, por la cantidad de lesiones de muchos de sus peloteros, cuyas ausencias fueron realmente notorias.

Cuántas distintas alineaciones de juego tuvo que escribir Aaron Boone, el estratega de los Yanquis, para cumplir con los 162 compromisos de la campaña regular, mientras veía cómo día a día se ausentaban muchos de sus jugadores de primera línea. Y todavía, esa situación persiste con muchas de sus figuras.

(¡A 'cero' el error humano!)

Pero a partir de este sábado 12 de octubre, es borrón y cuenta nueva, tanto para los Yanquis como para los Astros, pues la Serie por el Campeonato, pautada a 7 desafíos para declarar campeón de la Liga Americana al ganador de 4 compromisos, es ganar juego a juego, porque de lo contrario, habrá que esperar otro año.

Todos los partidos de aquí en adelante, son de ‘’vida o muerte’’, y por lo tanto, los laureles de 100 o más victorias, el haber ganado sus respectivas series divisionales, en nada inciden en esta ronda del todo por el todo, si es que quieren llegar a la Serie Mundial.

Eran los Dodgers de Los Ángeles los inmensos favoritos para llegar a la Cita de Otoño por la Liga Nacional este año, y se quedaron en el camino; mientras que los Cardenales de San Luis y los Nacionales de Washington, buscan esa corona con la Serie de Campeonato del Viejo Circuito.

En la Liga Americana, tanto los Astros como los Yanquis, desde comienzos de la campaña, acapararon la atención de los expertos, de los aficionados y de los técnicos en los análisis de lo que podía ser la lucha por el banderín del circuito. Y cuando ya estamos en las finales, las dos novenas llegan a la cúspide con los mejores ánimos para adueñarse de la corona. Pero antes, tienen que ganar 4 juegos. Nada mas y nada menos: 4 victorias se necesitan para llegar al Clásico de Otoño.

En Houston

La Serie por el Campeonato de la Liga Americana, empieza este sábado 12 de octubre, a las 7 de la noche, hora del Este de los Estados Unidos, en el estadio de Houston, y el domingo, a la misma hora y en el mismo escenario, se hará el segundo juego.

(Las rectas de Julio Teherán)

Los encuentros tres y cuatro, y si es necesario el quinto desafío, se efectuarán en Nueva York, después de un día de descanso el lunes venidero; y si son indispensables los partidos seis y siete, volverán las dos novenas a Houston, después del descanso del jueves venidero, para decidir el título del circuito.

A.J. Hinch, el estratega de los Astros, por obvias razones, tendrá que analizar muy bien cómo va a confeccionar su rotación para enfrentar a los Yanquis, abriendo sus dos primeros juegos en casa. Pero la primera opción para abrir frente a los Yanquis, es el derecho Zach Greinke, pese a que su anterior presentación no fue la mejor, pues Justin Verlander y Gerrit Cole, por la carga de trabajo que tuvieron frente a los Rayas, seguramente no van a estar disponibles para los dos primeros desafíos.

¿O será que Hinch nos va a dar una sorpresa con su lanzador abridor para el primer juego frente a los Yanquis?

En cambio, los Yanquis con casi una semana de descanso, Aaron Boone tiene para escoger sin prisa a sus abridores para la contienda. Se nos ocurre pensar que puede estar entre el brazo zurdo James Paxton o el derecho dominicano Luis Severino, pese a las dificultades de salud que tuvo este año, para abrir la serie en Houston. A menos que, como dicen los que saben, esté pensando en el japonés derecho, Masahiro Tanaka, sea el hombre indicado para mostrar a fondo que su novena está para esperar mejores cosas en los días venideros.

Sobre la marcha hay que decir que en el papel, los Yanquis han exhibido poder al bate, una excelente defensiva y un cuerpo de lanzadores dispuesto para hacer todo lo que esté a su alcance, en pos de llegar a la Serie Mundial.

Mientras que los Astros, sin duda alguna, tienen un espíritu batallador, que sus piezas fundamentales están respondiendo en los momentos oportunos, su cuerpo de lanzadores puede ser el fiel de la balanza frente a los duros rivales de turno, bien para ganar, bien para perder.

Los Astros y los Yanquis, como se esperaba, son los grandes finalistas por la corona de la Liga Americana. ¿Quién ganará?

Digamos por el momento, que será una serie mano a mano, y que el séptimo partido entre las dos novenas, no será nada excepcional, sí llegare a presentarse esa instancia.

885615

2019-10-11T16:07:16-05:00

article

2019-10-11T16:07:16-05:00

sarenas_262225

none

Antonio Andraus Burgos - Especial para El Espectador

Béisbol

Astros vs. Yanquis ¡la final esperada!

39

11469

11508

1