Publicidad
9 Mar 2022 - 12:52 a. m.

El adiós de Sergio Luis Henao, el león del Sky

Luego de una década en Europa, el ciclista antioqueño anunció su retiro. Lo que fue, lo que no y su legado. Entrevista.
Thomas Blanco

Thomas Blanco

Periodista Deportes
Sergio Luis Henao ganó la París Niza en 2017.
Sergio Luis Henao ganó la París Niza en 2017.

Fue uno de los mejores gregarios que tuvo Chris Froome y el revolucionario Team Sky en los años en los que tocaron las nubes más altas del ciclismo. En días del sueño amarillo de Nairo Quintana, Sergio Luis Henao, junto a Richie Porte, en la nueva era del ciclismo control, fueron las dagas y aspiradoras del cuatro veces ganador del Tour de Francia.

“Es un honor haber estado dentro y vivido eso que muchos copiaron después. El Sky cambió el ciclismo y me enseñó mucho. Trabajé con transparencia y honestidad, entregándome como si yo fuera el líder, sabiendo que había otro por encima por el que iba a darlo todo”, le apuntó Sergio Luis a El Espectador en su primer día del resto de su vida, tras confirmar, a sus 34 años, su retiro del ciclismo profesional.

Lea: Lina Marcela Hernández: en sus dos cimas

Una madrugada distinta: se levantó, tomó un café y prendió el televisor para ver una carrera que le tocó el alma: la París Niza. “Verla desde el sofá, con otra perspectiva, es raro”, reconoce Sergio Luis. Pero no se arrepiente de nada... “Me voy con la cabeza en alto, misión cumplida”.

De nada, ni siquiera de ese recuerdo que tanto y a todos nos duele. De esa caída que lo privó a diez kilómetros de la meta de ganar una medalla olímpica en Río 2016, tras ir detrás del ciclista que mejor desciende en el mundo, del que nunca se cae, Vincenzo Nibali, pero que ese día falló y se fue al pavimento con el colombiano. “Fue algo que pudo ser y no fue, ese es el ciclismo. Cuando hay Olímpicos o aparece gente que me recuerda esa caída, me devuelvo al pasado, a lo que pasó... el ciclismo es cruel, puedes estar fuerte, pero si la suerte no está a tu favor te puede quitar una medalla olímpica. Igual tuve otras grandes victorias”.

La más recordada: la París Niza 2017, que le ganó a Alberto Contador por tan solo dos segundos. “Uff, ¡esos fueron los dos segundos más largos de mi vida! Sentía que en los últimos kilómetros se me escapaba la carrera, mucha incertidumbre, pero llego a meta y nadie sabía quién había ganado. Un triunfo muy sufrido ante un rival como Alberto, a quien admiré desde pequeño. Y hoy puedo decir que le gané por dos segundos, eso es algo que me queda, se sufrió, pero por eso sabe mejor”. Y el mensaje público de Froome: “Muy feliz de ver ganar a Sergio Luis Henao, un ciclista que usualmente sacrifica sus opciones de triunfo por las del equipo”.

Se refiere a los dos Tour de Francia (2016 y 2017) que le ayudó a ganar con un trabajo imperial. “Me quedo con la fuerza mental de Froome: muy calmado, sereno e inteligente para planificar y leer las tácticas de carrera. Los vientos cruzados no eran su fortaleza, pero él aprovechaba al equipo. Y me acuerdo de una etapa del Tour de 2016 que atacó con Sagan y Thomas a diez kilómetros de la meta y sacaron una renta importante, a pesar de los vientos. No fue algo planificado en el bus, nunca se habló de ese ataque, nos sorprendió a todos, pero le salió y ganó el Tour”.

Lea: Ser velocista en Colombia: ¿una mala idea?

Sergio Luis Henao, una de las portadas de la era dorada del ciclismo colombiano, siempre aspiró a una partitura diferente a la repetida de las grandes vueltas: un campeonato mundial y una Lieja-Bastoña-Lieja. “Creo que por fin estamos cambiando el chip y entendiendo que hay ciclismo más allá, seguro vamos a tener una Lieja y otros monumentos más pronto de lo que creemos. Así como llegaron hombres como Egan, Higuita y Martínez, que siguieron ese legado que Rigoberto, Chaves, Nairo y yo seguimos de Botero, Ardila y Laverde en Europa, aparecerán nuevos talentos”.

Eso sí, sabe que se despide de un ciclismo distinto al que llegó hace una década. “Antes la experiencia te ponía un escalón arriba de los demás, ahora pasa lo contrario. Los jóvenes vienen con mucha fuerza y números impresionantes. Llegan listos y programados fisiológica y técnicamente. Sentí mucho ese cambio y lo comparé a como me sentí cuando llegué al Sky y lo que se vive ahora con Pogacar, Bernal, los vatios, la velocidad en que se anda... todo ha cambiado y va a seguir así”.

Síguenos en Google Noticias