"Es difícil salir de un país de escaladores": Fernando Gaviria

El nuevo líder del Giro de Italia, reconoció que ahora los colombianos también se emocionan viendo las etapas planas. "Poco a poco vamos demostrando otras cualidades”, afirmó el pedalista de 22 años.

AFP

Fernando Gaviria no olvidara nunca más el día que se quedó por primera vez con una etapa del Giro de Italia. Y si a eso se suma que en esa misma ocasión se visitó con la emblemática camiseta rosada que lo identifica como el mejor de la clasificación general, la alegría y la emoción es mucho mayor.  (Vea aquí el especial del Giro de Italia 2017 de El Espectador)

El ciclista de 22 años a penas lo podía creer. No ocultaba sus lágrimas de felicidad y las ganas de estar abrazando a su familia, aquella que viajo cientos de kilómetros para acompañarlo porque estaban seguros que la victoria iba a estar en alguna de estas etapas diseñadas para velocistas como Gaviria. (La historia de Fernando Gaviria)

La suerte, pero sobre todo las piernas no acompañaron en las dos primeras etapas. “Ayer (sábado) estaba muy aburrido porque me faltaron piernas. No quería hablar con nadie. Únicamente pensaba por qué mi organismo no me respondía. Afortunadamente eso ya quedó en el pasado”, señaló el “Misil” de La Ceja, Antioquia.

Pero para conseguir esta victoria, el equipo Quick-Step, la escuadra del colombiano, fue fundamental para que no solo Gaviria se quedará con la tercera etapa del Giro, sino que también para que sea el líder de la general. A 10 kilómetros de la meta atacaron y poniendo el ritmo de la carrera le sacaron la ventaja necesaria al pelotón.

"Todos los equipos sabían que podría haber peligro por el viento. Nos pusimos al frente, ya que las piernas de mis compañeros de equipo estaban muy fuertes. Fueron mejores que los demás y así pudimos lograr una hermosa victoria", afirmó un emocionado Gaviria.

El antioqueño se convirtió en el cuarto colombiano que se viste de rosa. “Estuvo Rigoberto Urán, Nairo Quintana, Esteban Chaves y hoy nos hacemos ver como corredores fuertes. Un Colombia fuerte que puede mostrarse de todas las formas. Nairo hace que la gente vibre, pero ahora se emocionan también viendo las etapas planas”, reconociendo además lo difícil que es descatarse como un velocista en un territorio en donde los escaladores son los protagonistas.  (La historia de Colombia en el Giro de Italia)

“Salir de Colombia, un país de escaladores, es muy complicado, pero poco a poco vamos demostrando otras cualidades”, sentenció Gaviria que se irá a dormir este domingo con la ratificación de ser uno de los mejores velocistas del mundo.