Tres accidentes que acabaron las ilusiones de triunfo colombiano en el ciclismo mundial en 2016

En 2016, Fernando Gaviria y Sergio Luis Henao sufrieron contratiempos que les quitó cualquier oportunidad de luchar por una victoria.

Sergio Luis Henao ciclista colombiano que sufrió una caída en los Juegos Olímpicos de Río. Foto: AFP

Para ganar competencias de un día en la élite del ciclismo se requiere de tres cosas: tener buena ubicación, buena velocidad final y de una pizca de suerte. Esta última no lo es todo, pero sin ella es muy complicado alzar los brazos en la línea final. Colombia lo vivió con sus pedalistas a lo largo de este año en tres ocasiones. Fueron tres golpes duros en su momento. Tres sin sabores que dejaron a los colombianos especulando con la infinidad de posibilidades – que ya no pasaron – que habrían podido ocurrir si los accidentes no ocurren. “Pensando en lo que pudo ser y no fue”, lo explicó Sergio Luis Henao.

Caída de Fernando Gaviria en la Milano Sanremo

Los 291 kilómetros de la Milano Sanremo estaban por finalizar. El pelotón de punta, que se encontraba agrupado, estaba entrando en la última curva. Solo faltaban 500 metros para ver el sprint final. Fernando Gaviria estaba bien ubicado y muchos velocistas estaban pendiente de su rueda. Faltaba un giro a la izquierda para que se prendieran los fuegos artificiales, pero en el momento de llegar a la curva, el antioqueño se fue al suelo.

Despiste de Gaviria y caída. Un momento difícil de asimilar. El colombiano era uno de los favoritos para esta clásica que terminó ganando el francés Arnaud Démare. La confianza del pedalista nacional en ese momento era inmensa. La ilusión mucho más grande. Tras la desazón y las lágrimas por lo ocurrido Fernando escribió en su cuenta de twitter: “la caída solo fue culpa mía. Gran experiencia. Aunque no puedo negar que tengo el corazón pensando en esos 500 metros”.

Caída de Sergio Luis Henao en los Juegos Olímpicos

La más dura de las tres fue la que sufrió Sergio Luis Henao en el descenso de Vista Chinesa en los Juegos Olímpicos. Dura para el corredor, quien sufrió una fractura en la cresta ilíaca y dura para los colombianos, quienes veían como una caída dejaba al país sin medalla en la prueba de ruta de las justas que se llevaron a cabo en Río de Janeiro. Todo iba bien cuando coronaron el puerto de primera categoría. Todo era ilusión para Colombia. Sergio Luis iba con Vicenzo Nibali y Rafal Majka. Parecía que todo estaba dado para que el país lograra su primera medalla en los juegos, pero la caída dejó un sabor amargo.

Henao y Nibali se fueron al piso y perdieron cualquier oportunidad. Muestras de dolor se veían en la cara de Sergio Luis, quien había realizado una carrera notable pero que veía como sus posibilidades se escapaban como agua entre los dedos. “No solo es el dolor físico, hay veces que es el alma la que más se resiente porque uno piensa en lo que pudo ser y no fue”, dijo días después el corredor colombiano.

Choque de Fernando Gaviria en el Mundial de Ruta

Fernando Gaviria llegó al Mundial de Ruta con la confianza por todo lo alto. Ocho días antes había ganado la París Tours. Y para este evento que se llevó a cabo en Doha era uno de los candidatos para salir victorioso debido a la calidad que ha demostrado en el embalaje final a lo largo de su primer año en el Pro Tour. Era uno de los llamados a dar espectáculo. Pero lamentablemente el antioqueño sufrió un choque el australiano Luke Durbridge, que lo sacó de carrera.

Inicialmente se pensó que el velocista antioqueño había sufrido una fractura en la clavícula, pero después de someterse a rayos x se confirmó que solo se dislocó el hombro. Así se terminaron las esperanzas para Colombia. Ese choque de Gaviria se unió a la no partida de Rigoberto Urán, quien en la noche anterior a la competencia sufrió mucha fiebre y los doctores Olaf Schumacher y Juan Manuel Alonso, al verlo, le recomendaron que no tomara la partida debido a que era un gran riesgo, teniendo en cuenta el calor con el que se competía.