¿Se extraña el fútbol colombiano?

Noticias destacadas de

Me preocupa el futuro de nuestro fútbol. La pandemia nos tiene a todos aburridos. Queremos salir, visitar familia, ir a cine... Y sin duda extraño la ida al estadio, mas no al torneo doméstico. En estos días tan únicos nos hemos enfocado en la Liga italiana. Así como en los noventa todos fuimos seguidores del Parma de Asprilla, en estos días seguimos entusiasmados al Atalanta de Duván y Muriel. La Liga española careció de emoción, y la inglesa ya era territorio red antes de la suspensión. Sin poder ir al estadio, ¿extrañamos realmente seguir por televisión el fútbol colombiano?

Mientras tanto, en Colombia los dirigentes del balompié no logran coordinar. El fútbol colombiano tiene 36 equipos profesionales, la mayoría de los cuales representan un interés nulo para el aficionado promedio en el país. Escribía la última vez que la dirigencia colombiana tiene como objetivo principal hacer dinero con el fútbol. Decía también que eso no es un pecado y es compatible con el deporte moderno. Pero los incentivos que existen actualmente para hacer dinero sin buscar el éxito deportivo nos han llevado a la crisis actual.

El fútbol colombiano, esperemos que más temprano que tarde, va a abrir sin público. Entonces el aficionado podrá escoger entre seguir el rentado nacional o disfrutar de las mejores competiciones del mundo. En un escenario normal, antes de la pandemia, el hincha fiel al estadio estaba por definición enganchado al fútbol nacional. Incluso podemos hablar del hincha casual.

Ahora la situación difiere. El fútbol se ha convertido en un bien completamente global, en el que el usuario elige el producto al pulso de un botón. Simplemente no hay más opción. En Colombia habrá que pagar extra por ver fútbol nacional, mientras que el fútbol extranjero viene de serie en el paquete satelital o de cable que tenga el consumidor en casa.

Como hincha, sin duda preferiría ver a mi equipo colombiano favorito. Pero tengo poco, por no decir nulo interés en ver gratis, menos en pagar por ver partidos de equipos sin tradición, sin afición y sin interés en progresar deportivamente. Somos hinchas de nuestro equipo, no del torneo. No creo ser el único.

De ahí que sea imprescindible un cambio de visión del fútbol colombiano. La Dimayor está buscando con insistencia a un presidente que sea cercano al Gobierno Nacional. Preocupa el corto plazo, en el que es importante recibir el aval para arrancar la Liga. Pero lo determinante es el mediano y el largo plazo: impulsar estructuralmente el balompié nacional y salir de un círculo vicioso de desinterés, que puede hundir financieramente el torneo local.

Comparte en redes: