Vuelve el FPC

Noticias destacadas de Deportes

Desde 1955, cuando se dejó de jugar por espacio de seis meses y cuatro días, el fútbol profesional colombiano no se demoraba tanto en regresar. Si todo sigue su curso el martes 8 de los corrientes con el partido de ida de la Superliga entre Júnior y América, en el Romelio Martínez de Barranquilla, se darán por iniciadas las actividades, completando cinco meses y 25 días de pausa obligada por la pandemia mundial. Se estima que máximo la acción volvería antes del 19 de septiembre. Aún hay dudas con el sistema, si se mantiene el pactado con dos cuadrangulares o con uno jugando play-offs en ambos casos, pero en menos de una semana ya debe haber certezas por razones obvias.

La liga colombiana será una de las últimas de la zona en reanudarse, complicando a nuestros representantes en la Copa Libertadores y la Sudamericana, tal vez el mayor bemol por la demora, pues ya la mayoría de sus rivales están en competencia. Pero, por otro lado, debido a las circunstancias extremas de prevención y cumplimiento de los pasos de los protocolos estipulados por el Ministerio de Salud, me parece que la espera vale la pena. Mejor prevenir que curar. Los veinte equipos en su totalidad habrán cumplido con las etapas correspondientes y podrán afrontar la competencia local sin grandes inconvenientes y con el conocimiento necesario para combatir posibles cuadros de contagio. Se ha sentido un rechazo, potenciado desde las redes sociales y algunos gremios, al reinicio del fútbol basados en la creencia, que no comparto, de que no es tan necesario como otras economías que también tuvieron que parar.

Cientos de familias dependen del balón rodando, y no estoy hablando solo de las de los jugadores. La industria de este deporte alimenta muchas bocas que han tenido que rebuscarse cómo subsistir en este semestre de cuarentena. El regreso a los estadios, así estén vacíos al principio, va a ayudar significativamente, aunque varios no lo consideren, a llevar alegría y entretenimiento a los hogares. Este es un país futbolero que, a pesar de que no valore tanto el campeonato doméstico por su naturaleza esnob, necesita saber cómo le fue al equipo de sus simpatías en cada fecha.

Cabe advertir que será un torneo raro, como el año en curso, con muchas bajas en los planteles que tuvieron que salir de varios de sus jugadores y tendrá un inicio lento seguramente lleno de lesiones e imperfecciones. Continuará con los favoritos de siempre, pero con altas probabilidades, desde mi percepción, de que haya sorpresas. Lo va a ganar el que mejor esté mental y físicamente. Se dice que el jugador talentoso debería sufrir menos el regreso a la cancha, pero esa es una teoría muy debatible. La técnica se mantiene, pero la cabeza siempre va a mandar. Recibamos nuestro FPC con los brazos abiertos y la mejor actitud, para que no se estanque y logre salir de este mal momento que lo golpeó fuertemente y lo tiene tambaleando, pero con ganas de seguir peleando.

Comparte en redes: