Publicidad
23 Apr 2022 - 10:32 p. m.

Agridulce celebración del PSG, nuevo campeón de la liga francesa

De la mano de Mbappe, Neymar y Lio Messi, logró el décimo título de su historia e igualó al Saint-Etienne, pero no colmó las expectativas de su exigente afición.
Kylian Mbappe  y Neymar, dos de las figuras del poderoso París Saint Germain, campeón de a liga francesa. /EFE
Kylian Mbappe y Neymar, dos de las figuras del poderoso París Saint Germain, campeón de a liga francesa. /EFE
Foto: YOAN VALAT

En medio de una temporada decepcionante, dadas las grandes expectativas que había generado, el París Saint-Germain alivió sus penas y se proclamó este sábado campeón de Liga después de empatar 1-1 y convirtió, junto al Saint-Etienne, en el club más laureado de Francia con diez títulos.

Entérese de toda la actualidad deportiva en El Espectador

El equipo que dirige Mauricio Pochettino cerró la temporada con un trofeo que no maquilla unos tropiezos que probablemente provocarán muchos cambios el próximo año. La misma presencia del técnico argentino en el club parisino es una incógnita; igual que la de su figura, Kylian Mbappe, con su posible marcha al Real Madrid; o la de Leonardo, director deportivo desde 2019 y muy cuestionado.

Tocará rehacer los cimientos y decidir el futuro de otros jugadores no tan importantes como Mbappé, pero sí bastante llamativos y en la cuerda floja porque finalizan contrato en junio. Es el caso de Ángel Di María, Nuno Mendes, Xavi Simons. Otro, como Mauro Icardi, también tiene un futuro incierto. Pero, mientras en los despachos comiencen a tomar decisiones, el París Saint-Germain vivió un día de alivio para celebrar un título.

Video: Los goles de Zapata y Muriel en Italia

El Lens, aún con opciones europeas, no pudo evitar la arremetida de los hombres de Pochettino, que simplemente necesitaban puntuar para proclamarse campeones de manera oficial. Lo consiguieron sin alardes pero con efectividad y tras derribar a un equipo que sólo cedió a falta de media hora, a partir de la expulsión por doble amarilla de Kevin Danso.

Hasta ese instante, el Lens planteó un partido atrevido de ida y vuelta a un equipo con puñales como Mbappé o Neymar. Ambos salieron de inicio, como Lionel Messi, que reapareció tras su ausencia ante el Angers, y Sergio Ramos, que disputó su décimo partido en el París Saint-Germain, el quinto como titular.

Además, Pochettino recuperó a Marco Verratti y a Presnel Kimpembe, ambos baja la pasada jornada por molestias físicas. Y, con toda esa nómina de estrellas, el París Saint-Germain no fue capaz de marcar en la primera parte. Tuvo ocasiones, pero no comenzaron a lucir casi hasta la media hora.

Una tras otra, se fueron al limbo: la primera, de Neymar, se marchó cerca del poste izquierdo de la portería del Lens; la segunda, de Achraf Hakimi, un mano a mano ante Jean-Luis Leca, acabó con la pelota contra el cuerpo del portero; la tercera fue para Messi, que también salvó Leca; y, la cuarta, la protagonizó Mbappé, que no estuvo fino ante el meta del Lens.

Video: Así ganó Martha Bayona en el Copa de las Naciones de ciclismo de pista

Ese argumento no gustó al público del Parque de los Príncipes, que despidió con silbidos a sus jugadores mientras caminaban hacia los vestuarios. Tal vez fue una protesta generalizada a la temporada. Eliminados en octavos de la Liga de Campeones y en octavos de la Copa de Francia y derrotados en la final de la Supercopa, descargaron su descontento con un equipo que tampoco jugó mal.

El inicio del segundo tiempo fue un calco de la primera media hora del choque. El París Saint-Germain volvió a las andadas y se atascó en su propósito de dar la puntilla a la Liga. Sin embargo, la expulsión de Kevin Danso en el minuto 57, allanó un sendero por el que caminó Messi para dejar de especular con un trofeo necesario.

Y lo hizo a lo grande, con un golazo marca de la casa, como en sus mejores tiempos. El astro argentino se sacó un latigazo impresionante desde 30 metros que reventó la escuadra derecha de la portería del Lens. Sin duda, de lo mejor que ha hecho en el que seguramente ha sido el peor curso de su carrera.

El Bayern Múnich ganó su décima Bundesliga consecutiva

Ese tanto endulzó el título del París Saint-Germain. Pero fue tarde. El mejor Messi apareció cuando todo estaba hecho y cuando sólo había que sellar el título. Entre lesiones, bajos estados de forma y un falta de adaptación evidente, ha tenido una temporada que, por lo menos, ha decorado con un título que para cualquiera tiene gran valor pero insuficiente para el PSG. El tanto postrero de Corentin Jean no valió nada. Simplemente, fue un lunar más en la gris temporada del cuadro parisino.

🚴🏻⚽🏀 ¿Lo último en deportes?: Todo lo que debe saber del deporte mundial está en El Espectador

Síguenos en Google Noticias