Publicidad
24 Jun 2021 - 10:57 p. m.

“El fútbol está mutando a un deporte que desconocemos”

Christian Solano y Óscar Donato son los autores del libro “El Negocio del fútbol: del juego artesanal al espectáculo industrial”, investigación en la que tratan de explicar las nuevas dinámicas del deporte más popular del mundo con la incursión de la tecnología, el mercadeo y los videojuegos. Entrevista.
El fifagate estalló en 2015. Esta es una de las imágenes más recordadas del escándalo. El comediante Simon Brodkin lanzó billetes al entonces presidente de la FIFA, Joseph S. Blatter, durante una rueda de prensa.
El fifagate estalló en 2015. Esta es una de las imágenes más recordadas del escándalo. El comediante Simon Brodkin lanzó billetes al entonces presidente de la FIFA, Joseph S. Blatter, durante una rueda de prensa.
Foto: Getty Images

1. ¿Cómo nació la idea de explorar el funcionamiento del fútbol como negocio?

CS: Todo se concibió gracias a la palabra “Posfútbol”, usada por el periodista chileno Juan Pablo Meneses. Se amplió el concepto y logramos construir un cuerpo teórico que lo sostuviese. Al igual que en la “posmodernidad”, en el “posfútbol” se empiezan a dejar de lado las grandes narrativas del fútbol que lo han atravesado desde su nacimiento. Esas narrativas son desvanecidas día tras días por el dinero, el rendimiento y el afán de hiperproductividad. Vivimos la completa consolidación del fútbol como negocio por encima del juego.

2. ¿Cuál fue la gran conclusión a la que llegaron?

OD: Es difícil responder a eso sin hacer un spoiler del libro, y además hacerlo brevemente. Sin embargo, digamos esto: el futbol no es ajeno a los cambios que vivimos, en ese sentido, las mudanzas son mayúsculas y aun no las dimensionamos. Entre eso cambios están: la transformación de los hinchas en apostadores, la desaparición del juego como estrategia por causa de las grandes inyecciones de capital y la desaparición del 10 a cambio de la autoexplotación de los jugadores. Todo esto está acompañado de una variedad no menor de fetiches absurdos: la imposibilidad de justicia en el futbol, no solo a pesar del VAR, sino también por causa del VAR y el hecho no menor de que los videojuegos trasforman el negocio del futbol. Por último, fue muy importante constatar con argumentos cómo el uso de la big data influye de manera tan radical en la justificación del periodismo, aquí tuvimos varias sorpresas.

3. ¿Cómo se imaginan el negocio del fútbol dentro de 10 años?

OD: En el libro tenemos un capitulo, el penúltimo, que hace una analogía con la serie distópica Black Mirror, se llama “futblack- mirror”. Lo interesante de eso es que la distopía futurista está hecha con muchas cosas que ya existen, solo que no están todas juntas. Lo mismo ocurre con el futbol. Nosotros empezamos hablando de qué es el futbol moderno y al constatar que eso ya no es, empezamos a marcar esa transformación, y por eso hablamos de posfutbol. Estas transformaciones ya están presentes, y sin duda se va a ir incrementando.

(Video: Esto le dijo el VAR a Pitana en el polémico gol de Brasil a Colombia)

4. ¿Cuál cree que es el camino en el que está la industria del fútbol en Colombia?

CS: Cómo es visible en cualquier aspecto de la vida, Colombia permanece rezagada cuando hablamos de industria futbolera. Colombia siempre ha sido un país caracterizado por generar materia prima y no por transformar la misma. Pasa con el petróleo y pasa con James Rodríguez, ambos alcanzan su mejoramiento como producto en el exterior.

En Colombia aún se respira amateurismo, pero no por pasión, más por imposibilidad. El fútbol en Colombia tiene como de espectáculo de entretenimiento y es más una insoportable obra de teatro donde todo sale mal. El posfútbol genera daños colaterales en el rentado nacional cuando extirpa la talentosa juventud y se lleva a los grandes mercado del fútbol, ese es otro los factores que pobretea nuestra liga. Faltará mucho tiempo y un proyecto serio para convertir el fútbol local en un negocio rentable que entretenga, venda y genere credibilidad.

5. ¿Qué fue lo que más le impactó de la investigación?

OD: En principio nos impactó la investigación sobre el VAR y sobre como no traía justicia, pero en el fondo nos ratificaba una vieja sospecha. Luego, quizá, lo más impactante fue la transformación de nuestra idea o prejuicios sobre los E-sports. Creíamos que era una actividad muy rentable, pero no un deporte, después, al estudiar la información que deportólogos y especialistas de Japón y Alemania tenían sobre las actividades físicas y neuronales de los gamers, quedamos muy sorprendidos. Creemos que estos argumentos van a sorprender a los lectores del libro.

6. El periodismo también ha entrado a cumplir un papel en estas nuevas dinámicas del fútbol como negocio. ¿Cuál cree que es el rol que han jugado los medios de comunicación?

CS: Es la pantalla para ver el negocio y también se han convertido en el negocio mismo. El periodismo tradicional ha sido la ventaja por la que se vende el producto a la audiencia, pero hoy no solo el fútbol es el producto, también quienes hablan de él tienen en los medios de comunicación la vitrina para venderse cómo periodista-marca. En el negocio del fútbol contemporáneo, el periodista y su opinión parecen más importantes que el mismo juego.

Más: A pesar de la derrota, Colombia clasificó a cuartos de final de la Copa América

7. ¿Cree que algún día el futbol dejará de ser el futbol?

CS: Sí y no. Acá entre autores tenemos discrepancias, pero por un lado podemos decir que el fútbol profesional está mutando a un deporte que desconocemos y que quiere apuntar a eliminar cualquier atisbo de incertidumbre, maximizar las ganancias y convertir a los jugadores en unidades productivas como si de una línea de ensamblaje industrial se tratará. Por el otro, y por más de que se robotice el juego, siempre existirá el potrero en el corazón de cada jugador profesional y amateur. Al final y como dice el filósofo Simon Critchley, el fútbol es un juego en el que dos bandos enfrentados apelan al coraje para vencer a otro. El juego como juego amateur, seguirá viviendo. El juego como espectáculo posmoderno será un deporte muy parecido al fútbol.

Recibe alertas desde Google News