Colombia2020 y Rutas del Conflicto lanzan plataforma para seguir el pulso al acuerdo de paz

hace 3 horas

“Tengo un equipo con personalidad”: Diego Cocca, técnico de Millonarios

El entrenador argentino cuenta cómo ha sido su paso por el club bogotano y habla de la serie que comienza este domingo contra Atlético Nacional.

Diego Cocca, el técnico de Millonarios, durante el entrenamiento del equipo esta semana. Foto: Mauricio Alvarado
Diego Cocca, el técnico de Millonarios, durante el entrenamiento del equipo esta semana. Foto: Mauricio Alvarado

Cuenta que se adaptó rápidamente a la vida en Bogotá. Que vive en un apartamento cerca de Gustavo Costas, el técnico de Independiente Santa Fe, rival en la cancha y buen vecino fuera de los márgenes del campo de juego. Y que extraña a la familia, pero no tanto al fútbol argentino. “Allá todo es muy estresante. Perdés un partido y no podés salir a la calle. Todos queremos ganar, pero no por eso te vas a pelear con el otro. Acá estoy tranquilo, con la exigencia que implica dirigir a un equipo grande, pero se vive distinto”, dice Diego Martín Cocca, el entrenador de Millonarios, que llegó hace apenas dos meses y medio y revolucionó al equipo embajador. (Puede leer: “Estamos listos para enfrentar a Nacional”: Gabriel Díaz, defensa de Millonarios)

Con seis triunfos, un empate y apenas dos derrotas, sacó 19 de 27 puntos (70 % de eficacia) y clasificó al azul capitalino a las llaves finales de la Liga Águila. Y tiene un desafío por delante, derrotar a Atlético Nacional, campeón de América, finalista de la Copa Sudamericana y favorito en la serie. (Le puede interesar: Estas son las medidas de seguridad en Bogotá para el partido entre Millonarios y Nacional)

Se tiene fe este bonaerense nacido hace 44 años en Vicente López, admirador de Pep Guardiola y Diego Simeone, al margen de que ambos están en las antípodas futbolísticas. Campeón con Racing Club, se predispone a la charla exclusiva con El Espectador en la previa del clásico colombiano, en el choque de ida de los cuartos de final, este domingo a las 7:05 p.m. en el estadio El Campín de Bogotá. (Lea también: Listos los cuartos de final de la Liga Águila: duelo entre cachacos y paisas)

Hace muy poco que dirige en Colombia. ¿Le está yendo mejor de lo que esperaba?

Uno siempre tiene la expectativa de que le vaya bien en su trabajo. Ganamos casi todos los partidos, el equipo jugó bien, estoy contento. Encima, la situación era complicada cuando llegamos. Millonarios había jugado tres fechas más que el resto. Y para colmo, la gente se había metido en la cancha y no podíamos jugar con público. Estaba todo revuelto. Por suerte, sacamos adelante a Millonarios.

¿Qué lo sedujo de Millonarios?

Lo que significa cuando un equipo grande funciona, lo que moviliza, lo viví en El Campín, con 35.000 personas, en el último partido contra el Medellín. Eso es un club con trascendencia. Y venía buscando un desafío de esta naturaleza, en un medio más tranquilo que el argentino.

Se viene un rival duro como Atlético Nacional. ¿Se puede decir que no lo favoreció el sorteo?

No me puse a analizar esa situación. Uno tiene que estar preparado para el rival que le toque. Está claro que es el mejor equipo de América. Pero yo creo que tenemos una ventaja. Nacional viene con un desgaste importante por la doble competencia. Mientras ellos tuvieron que viajar y arriesgar jugadores, nosotros sólo pensamos en un partido y tuvimos más tiempo de descanso. Además, venimos de ganarle al Medellín jugando bien, y eso nos da confianza. Enfrentar a un equipo tan importante te motiva.

¿Es muy pretencioso aspirar a ganar el título?

Desde que llegué acá, me preguntan lo mismo. Yo estoy pensando en ganar el domingo. Nosotros tenemos que plantearnos objetivos cortos, ir creciendo de a poco, y eso nos va a dar más confianza. Después, Dios dirá.

¿El equipo ya juega como a usted le gusta? ¿Consiguió darle identidad?

Por el poco tiempo que llevo al frente de Millonarios, estoy muy contento. Pero uno quiere más. Un equipo que presione al rival, que ataque, que genere situaciones. Queremos seguir evolucionando. Con lo que se vio ante Medellín, la gente se fue contenta y yo quedé satisfecho. Pero aspiro a más.

¿Cuándo notó que los jugadores entendieron el mensaje?

El progreso fue paulatino. Intentamos incorporarles conceptos a medida que desarrollábamos los entrenamientos, pero no queríamos avasallarlos con veinte cosas juntas. Y Millonarios fue de menos a más. Llegamos a un nivel que nos permitió ganar los últimos dos partidos, los que necesitábamos para clasificarnos. Nos demostraron que tenemos un equipo con personalidad.

Se suele decir que el futbolista colombiano tiene un gran caudal técnico, pero necesita mayor fortaleza mental. ¿Qué evaluación hace?

Nosotros venimos de un fútbol en el que la fortaleza mental es mucho más que técnica. Y acá es al revés. Hay que encontrar el equilibrio. Hay materia prima importante, pero nosotros les pedimos ser más competitivos, ganar siempre, no relajarse, ser cada vez más agresivos. Y lo estamos logrando.

No juega con un enganche definido, casi un mandato histórico en Millonarios. ¿No tienen ninguno en el plantel o es una decisión táctica?

Jugar con un enganche es muy difícil. Para eso tenés que tener al 10 indicado, que sepa jugar de espaldas a la cancha, y hay pocos espacios detrás de los volantes. A veces es mejor jugar por afuera. Con el 4-3-3, le encontramos la vuelta a Millonarios. Y yo no soy un técnico que se aferre a un sistema.

¿Cuál es el jugador que más lo sorprendió?

A mí me gusta Óscar Barreto, un delantero que no estaba jugando cuando llegué y le dimos su lugar. Tiene 23 años y mucho potencial. Ojalá que pueda seguir creciendo.

¿Por qué no juegan Yulián Mejía, Rafael Carrascal, Jonathan Estrada y Lewis Ochoa?

Los tengo en cuenta a todos. Del primer equipo que armamos a este hemos hecho seis o siete cambios. Uno tiene que elegir, pero el espacio está abierto todo. Tenemos un buen grupo. Y esperemos consolidarlo con otro triunfo, esta vez ante Nacional.