El Sevilla de Sampaoli le ganó el duelo al Atlético de Simeone, al imponerse 1-0

Los sevillistas terminaron con la condición de invicto de los colchoneros esta temporada y lograron el liderato provisional.

El Atlético de Madrid perdió por primera vez en la temporada. Foto: EFE

Atlético de Madrid perdió por primera vez en lo que va de temporada, dejando el líderato de La Liga en la noevan fecha. Mienteas que Sevilla con el triunfo de este domingo,1-0,  queda en el primer lugar de la tabla. (Puede leer: Atlético, Real Madrid y Barcelona afectados por el parón Fifa). 

Los sevillistas le ganaron la partida táctica a los visitantes y completan cinco triunfos en su estadio. En el primer tiempo del encuentro, Atlético de Madrid fue superior, sin embargo ya para la segunda parte se les complicó las cosas ya que quedaron con diez futbolistas por la expulsión de Koke, al minuto 77. 

La victoria del Barcelona en Valencia del pasado sábado había desbancado provisionalmente al conjunto colchonero de la primera posición y deslazando a Sevilla a la cuarta. (Puede leer: Sin su capitán Andrés Iniesta, Barcelona venció 3-2 a Valencia)

Los dirigidos por el argentino Diego Simeone salieron intensos, sin esperar a comprobar lo que le podía plantear el rival y siempre buscaron el balón para atacar a Sevilla. La presión atlética provocó muchas pérdidas de la pelota a los locales. 

Simeone agotó sus tres cambios, al minuto 66, al ingresar al terrno de juego a Fernando Torres por Gameiro, con la idea de crear problemas entre la línea de tres centrales dispuesta por el Sevilla, pero no dio tiempo para que el punta madrileño creara peligro. (Lea también: El Atlético de Madrid venció 1-0 al Bayern Múnich en la segunda fecha de Champions)

Los dirigidos por Jorge Sampaoli lograron,  en el minuto 73, un gran gol de Steven N'Zonzi. El francés recibió un preciso balón al hueco de Luciano Vietto para ganar en carrera a Savic y Bai y batir de tiro cruzado a Jan Oblak. (1-0).

Sampaoli, que no hizo sus cambios hasta llegado el minuto 89, intentó que el partido se muriera ante el empuje a la desesperada del rival. Y lo consiguió.