La influencia del histórico Zico en el Kashima Antlers

Arthur Antunes Coimbra o “El Pelé Blanco”, como es conocido el exfutbolista brasilero, sentó las bases para los triunfos del equipo japonés que eliminó a Nacional en el Mundial de Clubes.

Zico, gloria del fútbol brasilero e ídolo en Japón. / Archivo EFE

En Japón el fútbol se profesionalizó en 1992. Es un deporte joven en el país asiático. Allí, a poco más de 100 kilómetros de la capital, Tokio, queda la pequeña localidad de Kashima, en donde habitan aproximadamente 70.000 personas. (Atlético Nacional, debut y eliminación en el Mundial de Clubes)

Es una de las industrias metalúrgicas más importantes del mundo, además de ser lugar de inspiración de la esgrima japonesa. El Kashima Antlers, finalista del Mundial de Clubes, es el equipo que enorgullece a esta zona. (Vea también: La clara opción de gol que desperdició Cristiano Ronaldo)

Es el club que más veces se ha consagrado en el balompié nipón. Actual campeón, ha conquistado ocho Ligas, cinco supercopas, seis copas, y dos copas Suruga Bank, certamen que perdió este año frente a Independiente  Santa Fe, ganador de la Copa Sudamericana. (Asistencia de James en clasificación de Real Madrid a final del Mundial de Clubes)

A este cuadro arribó Zico, conocido como “El Pelé Blanco”, talentoso exfutbolista brasilero, en 1991, cuando tenía 38 años. Jugó durante tres temporadas con el Kashima. Después estuvo seis años en el cuerpo técnico. En 2000, luego de ser el entrenador principal, abandonó el equipo que revolucionó. (Lea también: Modric: “No me gusta esto del vídeoarbitraje”)

El estadio del Kashima cuenta con una estatua de Zico y una placa con sus huellas, las que serán imborrables en el fútbol japonés, que encontró un estilo de juego guía. Tanto así que las pelotas que ruedan en la isla son pateadas por muchos jugadores brasileros, y trabajadas por diversos técnicos oriundos del gigante de Sudamérica.

Temas relacionados