Se terminó la espera: acordaron fecha de inicio para el fútbol argentino

La primera jornada iniciará este viernes. El comienzo de las demás categorías está condicionada a lo que apruebe el miércoles una asamblea de delegados de Ascenso Unido.

Anuncia la vuelta del fútbol argentino todo el Comité: Armando Pérez, Javier Medín, Carolina Cristinziano y Pablo Toviggino. / @afa

Dirigentes del fútbol argentino acordaron la noche del martes iniciar los torneos a cambio de un aumento en los giros de dinero a los clubes y ad referéndum de una asamblea de las divisiones de ascenso que estaban en rebeldía.

"El fútbol argentino va a dar comienzo este fin de semana", afirmó en rueda de prensa Armando Pérez, presidente de la Comisión Normalizadora en la Asociación del Fútbol Argentino (AFA). Fue nombrado por la FIFA con mandato por un año para resolver la crisis interna de la entidad.

El entendimiento "está condicionado a que lo apruebe el miércoles una asamblea de delegados de Ascenso Unido (segunda, tercera, cuarta y quinta categoría)", dijo al canal TyC Sports Leo López, representante del sector que encabezó una campaña en defensa de clubes medianos y chicos.

López dijo que firmaron el acuerdo, pero que es "ad referéndum de la asamblea". "Se le debe respeto a todos los dirigentes que aquí no estuvieron y que respaldaron las demandas" de las categorías de ascenso, señaló.

El acuerdo implica un aumento de 53 a 83 millones de dólares en los fondos que la AFA reparte cada año entre los clubes. Pérez no precisó en la conferencia cómo será financiado el incremento.

Los dirigentes revelaron que la AFA se hará cargo de los salarios no cobrados por los jugadores en los últimos meses. Las entidades, de su lado, se comprometen a refinanciar las voluminosas deudas que mantienen con la institución madre.

El certamen de primera división comenzará este viernes. Los torneos de las otras categorías deberán reprogramarse a raíz de que "no hay tiempo ahora para organizar los partidos", dijo López.

La rebeldía de los clubes del ascenso en Argentina estuvo apoyada por futbolistas estelares de la primera división, entre ellos Carlos Tevez (Boca Juniors).

Ascenso Unido había acusado a los clubes más poderosos de la división superior de ser los causantes de la crisis. "Son los que tienen el 80% de la deuda total", había señalado Daniel Ferreiro, otro delegado de las categorías de segunda a quinta.

La campaña se denominó 'No maten al Ascenso'. El movimiento reclamó al gobierno y a la AFA un trato justo en el reparto de fondos.

De los 75 asambleístas de la AFA, 39 se habían declarado en rebeldía y se negaban a comenzar los torneos.

Los clubes rebeldes denunciaron en la campaña la injerencia del gobierno del presidente Mauricio Macri en la crisis. Le cuestionaron al gobierno su manejo de los fondos del programa estatal Fútbol para Todos (FPT), que por contrato con AFA permite a los aficionados ver por TV los partidos en forma gratuita.