Ángela María Robledo: ¿por qué el Consejo de Estado le quitó la curul en la Cámara?

hace 9 horas

Se Ri Pak y el fenómeno del golf femenino en Corea del Sur

En la última década, las surcoreanas han dominado los circuitos femeninos de golf y se han convertido en las mejores del mundo. Pero más allá de su talento y dedicación, existen factores culturales y políticos que han hecho que esto ocurra.

Se Ri Pak, golfista de Corea del Sur. lpga.com

En los últimos 30 años el golf en Asia ha tenido un crecimiento tan grande que hoy es normal ver que allí se jueguen torneos de primer nivel. Lujosos resorts con campos hechos por los diseñadores más reconocidos de la industria convirtieron a ese continente en un nuevo destino de golf.

Uno de los países donde este deporte tomó más fuerza fue Corea del Sur. Era 1998 y mujeres de Estados Unidos y Europa dominaban el golf profesional hasta que una niña de 20 años, llamada Se Ri Pak y proveniente de Incheon, clasificó al LPGA Tour, circuito estadounidense donde compiten las mejores jugadoras del mundo.

(Puede leer: Camilo Villegas y su influencia en la nueva generación del golf colombiano).

Llegó como una desconocida y sin saber una sola palabra en inglés. Sin embargo, su talento era tan grande que la soledad y el desconocimiento del idioma no fueron problema alguno, pues su técnica y capacidad mental hablaban por ella dentro de los campos.

Los años pasaron y Pak se convirtió en un fenómeno mundial por sus más de 25 triunfos como profesional. Es considerada una de las deportistas más importantes de la historia surcoreana y causó un impacto mediático tan fuerte en su país que los ratings de televisión aumentaban cerca del 60% cada que vez competía.

(Lea también: La resiliencia de Tiger Woods).

Se Ri Pak se enfocó en hacer crecer el golf desde las bases y lo logró de tal manera que hoy en el ranking mundial femenino 40 de las 100 mejores jugadoras del mundo son surcoreanas, empezando por Sung Hyun Park, número uno del escalafón.

A diferencia de otros países en los que los profesores y padres de familia se encargan principalmente de la técnica del jugador, en Corea del Sur se enfocan más que todo en la parte mental. Su propia cultura es la causa para que a las jóvenes les enseñen la manera correcta en la que mente puede vencer los miedos para salir victoriosas.

(Puede leer: Ryder Cup, honor y tradición por encima del dinero).

El golf, al ser un deporte lento, permite al jugador pensar entre golpe y golpe y cuando la mente le juega en contra, generalmente el resultado es negativo. Ésta es una de las razones por las que las surcoreanas normalmente ganan en donde compiten, ya que se sobreponen a las dificultades y presiones del momento.  

No obstante, desde temprana edad juegan con objetivos claros y el gobierno ha implementado programas en los colegios para que accedan al golf de manera fácil. Por ejemplo, si quieren irse a jugar a Estados Unidos, primero deben competir dos años en su país, que a pesar de su extensión, cuenta con más de 315 campos de golf.   

Corea del Sur es el claro ejemplo de cómo otros países deberían trabajar para crear grandes estrellas. En este caso y gracias a Se Ri Pak, las autoridades deportivas  entendieron que lo primero es acercar a sus ídolos para después sacar provecho de toda su experiencia y que las nuevas generaciones busquen superar a sus figuras.

@Juanmamoralesc