Publicidad
4 Oct 2022 - 10:31 p. m.

¿Cómo están organizados los grupos del Mundial de Catar 2022?

En Catar, 32 selecciones lucharán por quedarse con el trofeo más importante del mundo del fútbol.
El trofeo de la Copa del Mundo durante el sorteo de Catar 2022 // FIFA.
El trofeo de la Copa del Mundo durante el sorteo de Catar 2022 // FIFA.
Foto: Crédito: FIFA

Cada vez falta menos para que empiece a rodar la pelota en Catar 2022, el primer mundial que tendrá lugar en tierras árabes. Todo está listo para recibir a las 32 selecciones que lucharán por un lugar en la historia. El partido inaugural será entre los locales, que son a la vez debutantes en esta competición y la selección de Ecuador, sumida en el interminable debate sobre la nacionalidad de Byron Castillo. El pitazo inicial se escuchará el próximo 20 de noviembre, a las 11:00 a.m., hora colombiana.

Grupo A: Catar, Ecuador, Senegal y Países Bajos

Solo una vez en la historia el anfitrión se quedó por fuera en la primera ronda. Se trató de Sudáfrica en 2010. Catar no quiere repetir esa historia y por eso encaminó un proceso de varios años por medio de un programa de producción de talentos, algunos nacidos en el extranjero y otros locales. Sorprendieron a propios y extraños en los últimos cuatro años y crecieron en nivel casi que de la noche a la mañana.

En el 2019, los dirigidos por Félix Sánchez conquistaron por primera vez la Copa Asiática, además desde ese momento buscaron roce internacional. Primero fue la Copa América de Brasil, ese mismo año, donde se fueron en primera ronda tras empatar con Paraguay y perder con Colombia y Argentina. La siguiente prueba fue la Copa de Oro del 2021, en la que alcanzaron las semifinales

Su primer reto es Ecuador, que viene de hacer una eliminatoria más que decente con Gustavo Alfaro al mando. El argentino logró un recambio generacional exitoso en el que destacan jugadores como Moisés Caicedo, Ángelo Preciado y Piero Hincapié, futbolistas que ilusionan al país andino con hacer una actuación igual o mejor a la de Alemania 2006, cuando fueron eliminados en los octavos de final por Inglaterra.

Países Bajos viene con sed de revancha. De ser tercero en la Copa del Mundo del 2014, los ahora dirigidos por Louis Van Gaal se quedaron por fuera de la Eurocopa de Francia 2016 y El Mundial de Rusia 2018. Con la intención de revivir algún rezago del “fútbol total” de Rinus MItchel y repetir una participación similar a la que tuvieron en tierras cariocas, los neerlandeses están dispuestos a darla toda desde el arranque.

Su primera prueba será difícil, se trata de Senegal, el mejor equipo de África. Sadio Mané y compañía no solo conquistaron la Copa Africana de este año, sino que fueron subcampeones hace tres del mismo torneo, por lo que podemos hablar sin ninguna duda de la mejor generación de su historia. destacan futbolistas como Kalidou Koulibaly, Édouard Mendy e Ismaila Sarr.

Grupo B: Inglaterra, Irán, Estados Unidos y Gales

En este grupo hay una combinación de países anglosajones, como es el caso de Inglaterra, Estados Unidos y Gales, y una curiosa excepción a la tendencia, Irán. El favorito a llevarse la zona es el conjunto inglés, que pese a tener mejor nómina que sus rivales, viene de descender en la Liga de las Naciones. Los dirigidos por Gareth Southgate buscan mejorar el papel que hicieron en Rusia, donde cayeron en las semifinales frente a la sorpresa del torneo: Croacia.

Estados Unidos viene con una nueva generación de jóvenes talentosos como Giovani Reyna, Christian Pulisic y Jesús Arrieta, hijo del exjugador de la selección de Colombia y ahora técnico de Unión, David Ferreira. Tiene la ambición de hacer un mundial más que decente luego de que hace cuatro años se quedara por fuera de una manera insólita tras perder con Trinidad y Tobago.

El diferente del grupo, Irán, llega comandado por un viejo conocido en tierras colombianas, el portugués Carlos Queiroz, quién reemplazó a Dragan Skocic, técnico croata que estuvo al mando de la selección persa en los últimos años. Los asiáticos, que atraviesan un momento complicado como país, pueden encontrar en el fútbol algo que los una como país en un momento tan turbulento. Sin embargo, los rivales que lo tiene en frente no se la van a dejar nada fácil.

Por último está Gales, que sorprendió en el repechaje y se metió en una Copa del Mundo por primera vez desde 1958. Antes del retiro, Gareth Bale, Aaron Ramsey y Joe Allen se podrán dar el gusto de decir que jugaron en una Copa del Mundo.

Grupo C: Argentina, Arabia Saudita, México y Polonia

En este grupo está uno de los principales candidatos a llevarse el torneo, se trata de Argentina, comandada por un Lionel Messi que ha mostrado un gran nivel en el París Saint Germain y que está acompañado por una nómina que ya Lionel Scaloni conoce de memoria. Con un esquema táctico ya establecido y nombres bastante consolidados, es lógico pensar que ni Arabia Saudita ni México ni Polonia van a ser un problema para la albiceleste.

El segundo lugar del grupo, por lo menos en la previa, sería una disputa entre Polonia y México. Pronósticos aparte, Arabia Saudita es el más débil de la zona, pero nada quita que pueda estropearle las apuestas a más de uno. Polonia confía en Robert Lewandowski, el veterano pero determinante delantero del Barcelona, qué opción que tiene como opción que mete, para vulnerar el arco de Guillermo Ochoa, portero de la selección, quien, junto a Andrés Guardado, es de los futbolistas con más internacionalidades en la historia. Sin duda un encuentro para alquilar balcón.

Grupo D: Francia, Australia, Dinamarca y Túnez

Francia viene como defensor del título y con un Kylian Mbappé intratable. Les bleus esperan ponerle fin a la maldición de que el último campeón de la Copa se va en primera ronda. Con jugadores como Karim Benzema, Antoine Griezmann y Olivier Giroud, los vigentes reyes del fútbol de selecciones quieren repetir la hazaña que consiguieron en el Estadio Luzhniki en julio del 2018. No será una tarea fácil, pues entre sus rivales de grupo está Dinamarca, uno de los mejores equipos en la eliminatoria y con una base bien establecida comandada por Christian Eriksen y resguardada por Kasper Smeichel en el arco.

El grupo lo comparten con Australia, selección que clasificó tras derrotar a Perú en el repechaje, un partido intenso que se tuvo que definir desde los 12 pasos. Allí los oceánicos contaron con una actuación digna del recuerdo por parte de Andrew Redmayne, quién atajó el cobro que puso a los canguros en su quinta Copa del Mundo consecutiva. Por último, pero no por eso menos importante, está Túnez, un equipo joven y muy organizado. La base de su nómina son jugadores nacidos y criados en Europa pero con raíces en este pequeño país del norte de África. Han participado en seis ocasiones pero en ninguna superaron la primera ronda.

Grupo E: España, Costa Rica, Alemania y Japón

España, que viene con una nómina rejuvenecida comandada por Luis Enrique, ha tenido un papel más que sobresaliente en las últimas dos ediciones de la Liga de las Naciones y la Eurocopa. Con la experiencia de jugadores como Sergio Busquets y Jordi Alba, más lo que puedan aportar desde su juventud Pedri, Gavi y Ferran Torres, es razonable ver a los ibéricos como serios candidatos.

La primera tarea que tendrán que superar para ratificar ese rol será la Costa Rica de Luis Fernando Suárez. El técnico colombiano llegó al equipo a mediados del 2021 y, tras una excelsa racha, se metió en el repechaje intercontinental, instancia en la que eliminó a Nueva Zelanda. Será el tercer mundial del nacido en Medellín. El primero fue con la selección de Ecuador en 2006 y el segundo con Honduras en 2014. Para los centroamericanos, este mundial puede ser el adiós de dos de sus leyendas: el portero Keylor Navas y el delantero Bryan Ruiz.

Alemania llega a Catar con la intención de dejar los fantasmas del último mundial en el pasado. Desde que Hansi Flick asumió las riendas del equipo teutón, su rendimiento ha sido cuando menos irregular. Si bien fue el primer equipo en asegurar su lugar en la cita mundialista de Catar, su desempeño en la última Liga de las Naciones dejó mucho que desear. Esta Copa podría ser la última de figuras como Manuel Neuer y Thomas Müller, pero también es la oportunidad para que Jamal Musiala, Leroy Sané y Serge Gnabry se consagren.

El grupo le cierra a Japón, otro habitual en las Copas del Mundo. Los samuráis azules vienen de un papel decente en el pasado mundial, en el que cayeron con Bélgica en los octavos de final. Igualar esa participación es un objetivo casi titánico, pues enfrentan a dos de las mejores selecciones del mundo.

Grupo F: Bélgica, Canadá, Marruecos y Croacia

Bélgica, en el ocaso de su generación dorada, viaja a Catar con la última oportunidad de levantar un título con Jan Vertonghen, Thibaut Courtois, Eden Hazard y Romelu Lukaku. Los diablos rojos son el principal candidato a pasar de ronda en este grupo. No obstante, Canadá, que regresó a los Mundiales después de 36 años siendo sorpresivamente el líder de la clasificación en Concacaf, puede ser un obstáculo en el camino de los europeos. En sus filas, los norteamericanos cuentan con Jonathan Osorio, volante mixto, de padres colombianos, con gran presente con el combinado de la hoja de maple.

Marruecos es otro de los participantes en esta zona. los magrebíes confían en el liderazgo del lateral Achraf Hakimi para dar la sorpresa en un grupo en el que comparten, no solo con Bélgica y Canadá, sino con Croacia, la vigente subcampeona del mundo.

Los ajedrezados contarán en esta Copa por última vez con el histórico Luka Modric en su medio campo. Los balcanicos no llegan con los mismos birretes que traían en el 2018, cuando la mayoría de sus jugadores estaban en su plenitud futbolística. Aún así, los dirigidos por Zlatko Dalic nunca son un rival sencillo para nadie.

Grupo G: Brasil, Serbia, Suiza y Camerún

En 2002, Brasil fue el primer equipo en salir campeón en tierras asiáticas. Con la ambición de repetir dicha hazaña, Tite diseñó un equipo que tuvo pocas complicaciones a lo largo de la eliminatoria y que puede aspirar a más si Neymar mantiene el nivel que ha mostrado en los últimos meses con el PSG. Allison, Thiago Silva, Casemiro. Richarlison, Antony y Vinícius complementan una nómina de lujo que sin duda es favorita.

Esa misma zona están Serbia y Suiza, dos equipos europeos de los que todo se puede esperar. Los primeros vienen de dejar a Italia en el camino tras ganarles el cupo directo en el grupo que compartían. Serbia también le ganó su zona a otro equipo fuerte, Portugal, que tuvo que luchar su presencia en Catar por medio del repechaje.

Ambas selecciones van a revivir uno de los duelos más vibrantes de la Copa Mundial pasada, en el que los helvéticos se impusieron a los eslavos por dos tantos contra uno en un cotejo cerrado en el que lo político tuvo mucho que ver.

La zona la cierra Camerún, que vuelve a la Copa del Mundo tras 8 años de ausencia. Los leones indomables esperan revivir las épocas en las que Roger Milla anotaba goles históricos.

Grupo H: Portugal, Ghana, Uruguay y Costa Rica

Portugal tiene la certeza de que mundial será el último en el que contará con el jugador más importante de su historia: Cristiano Ronaldo, de complicada temporada en el Manchester United. CR7 está bien acompañado: volantes como Bernardo Silva y Bruno Fernandes, además de defensores como Rúben Dias y Joao Cancelo, conforman una nómina que hará temblar a más de uno cuando suene el pitazo inicial en Doha.

Mire nuestro especial: ¿A qué jugamos?: La identidad de fútbol colombiano

En el grupo también está Uruguay, que en los últimos mundiales eliminó a todos y cada uno de sus rivales de la zona. A Portugal lo sacó del mundial pasado y en Sudáfrica 2010 dejó por fuera a Ghana y Corea del Sur. Los celestes están en un nuevo proceso desde finales del año pasado, cuando el profe Óscar Washington Tabárez dio un paso al costado y llegó Diego Alonso en su lugar. Desde el cambio en la dirección, los charrúas ganarons todos sus compromisos oficiales.

Corea del Sur, liderada por Heung-Min Son, y Ghana, con una base intersante de jugadores en Inglaterra, quieren dar la sorpresa. Los coreanos sueñan con algo parecido al 2002, cuando fueon el mejor equipo asiático en una Copa del Mundo, similar aspiración a la de los africanos, que son el equipo de su continenete, junto a Camerún, que más lejos ha llegado en la cita orbiatal.

🚴🏻⚽🏀 ¿Lo último en deportes?: Todo lo que debe saber del deporte mundial está en El Espectador

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.