26 Jan 2021 - 4:08 p. m.

Adiós a Julio Roberto Gómez, el caballero sindical

El presidente de la CGT falleció este martes por el COVID-19. Miembros de otras centrales obreras, empresarios y el ministro de Trabajo lo recuerdan como una persona firme en sus convicciones y abierta al diálogo.

En la mañana de este martes, las centrales obreras del país despidieron a Julio Roberto Gómez Esguerra, presidente de Confederación General del Trabajo (CGT) y quien falleció a los 70 años por complicaciones relacionadas con el COVID-19.

Lea también: Murió el dirigente sindical Julio Roberto Gómez

Oriundo de Cachipay (Cundinamarca), Gómez trabajó buena parte de su vida defendiendo los reclamos de los trabajadores. Hizo carrera en la CGT durante 30 años y fue su cara visible en las mesas de concertación salarial y laboral. En 2004 fue nombrado presidente de la Central Latinoamericana y del Caribe de Trabajadores (CLAT), que en ese entonces agrupaba a unos 20 millones de trabajadores, y durante 10 años fue miembro del comité ejecutivo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). También fue un integrante activo del Comité Nacional del Paro, uno de los organizadores del multitudinario Paro Nacional de 2019.

Tras conocer la noticia de su muerte, Diógenes Orjuela, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), lamentó su pérdida y aseguró que “el espíritu batallador de Julio Roberto contribuyó a unos enormes ejercicios de unidad para las luchas y las movilizaciones de estos últimos años”. Miguel Morantes, presidente de la Confederación de Trabajadores de Colombia (CTC ), añadió que era una persona franca en las discusiones: “Decía lo que pensaba y eso a veces generaba discordias, pero él sabía manejarlas con mucha diplomacia”. También relató que era un gran compañero de viajes y un hombre cariñoso con sus hijos y nietos.

Aunque la mesa de concertación laboral, en la que se define el salario mínimo, suele ser un pulso entre empresarios y centrales obreras cada fin de año, miembros del sector empresarial y del gobierno lo recuerdan como un caballero en este espacio. El ministro de Trabajo, Ángel Custodio Cabrera, le dijo a El Espectador que Gómez era “un luchador incansable por los derechos, no sólo de los trabajadores, sino de todos los colombianos”, y dijo que durante las últimas negociaciones del salario mínimo, el líder sindical resaltó la importancia de la renta básica, pero siempre estuvo abierto al diálogo y a buscar la concertación. “El país debe reconocer el legado de Julio Roberto en la internacionalización del sindicalismo colombiano, es un mérito inolvidable”, agregó Cabrera.

Le sugerimos leer esta entrevista: “El paro no es para tumbar al Gobierno”: Julio Roberto Gómez

Julián Domínguez, presidente del Consejo Gremial, destacó que era una persona que sabía escuchar y ponerse en los zapatos de los demás. “Era muy afable, no tenía la alevosía que a veces se ve en otros líderes gremiales. En muchas ocasiones no estábamos de acuerdo, pero el país necesita aprender a dialogar entre contrarios y eso ocurría con él”, señaló Domínguez. Bruce Mac Master, presidente de la ANDI, agregó que fue un colombiano comprometido con los trabajadores y que siempre buscó el mejor beneficio para el país.

Por su parte, Rosmery Quintero, cabeza de Acopi, resaltó su tono sereno en las concertaciones: “Nunca pedía la palabra, siempre escuchaba. Deja un modelo de liderazgo sindical muy importante que hay que replicar. Era ante todo un gran ser humano y siempre regaló una sonrisa a todos los que tuvimos la oportunidad de compartir con él”, indicó Quintero.

Lea también: Falleció Carlos Holmes Trujillo, ministro de Defensa, por COVID-19

El presidente de la CGT también tuvo un breve recorrido político. Fue miembro del Polo Democrático Alternativo y cercano a su ala más moderada. Dejó el partido en 2010, luego de apoyar la candidatura presidencial de Juan Manuel Santos, algo que no lo eximió de controversias. Gustavo Petro, líder de la Colombia Humana, escribió en su cuenta de Twitter que “muchas veces trabajamos juntos y otras veces nos distanciamos”, sin embargo, recordó que su objetivo en común siempre fue la defensa del pueblo trabajador.

En eso coincide el senador Jorge Enrique Robledo, quien afirmó que Gómez “siempre fue amigo de que se crearan empleos y riqueza en los pequeños establecimientos productivos, en los medianos y en los mayores. Él entendía muy bien esa relación entre la producción y el trabajo”. También señaló que no era partidario de que los reclamos de la ciudadanía se hicieran por vías violentas.

Una de sus pasiones más conocidas entre sus allegados fue el fútbol. De hecho, Gómez pertenecía a la junta directiva del Independiente Santa Fe desde hace un poco más de un año. “Era una persona que siempre demostró sus afectos por el Santa Fe. Le pedí que nos acompañara en la junta y de inmediato dijo que sí, que era uno de sus anhelos. Era un hombre muy cauto, calmado y que siempre trataba de buscar lo bueno para apoyar a la institución”, aseguró Luis Eduardo Méndez, presidente del equipo.

Méndez recuerda que sus últimas conversaciones con Gómez se dieron mientras luchaba contra el COVID-19. La enfermedad lo llevó a estar hospitalizado desde el 27 de diciembre, mes en el que también cumplió 70 años. La CGT informó sobre su fallecimiento en la madrugada del martes.

Las centrales obreras coinciden en que con su pérdida pierden a un compañero cuya voz fue clave en las principales discusiones del país en materia laboral. El sindicato que dirigía destaca que falleció sin haber visto realizado su sueño de una reforma social agraria, que propuso en más de una ocasión, y un proyecto para facilitar el acceso a la pensión de jubilación.

Aunque dicen que recibió ofertas para dirigir el Ministerio del Trabajo, la CGT afirma que las rechazó porque consideraba que su gestión debía estar enfocada en la defensa de derechos desde el sindicalismo. La central concluyó manifestando su “eterno amor y gratitud por la lucha de toda una vida al servicio de los trabajadores”.

Comparte: