Aunque se aprobó la ley de financiamiento, Gobierno seguirá buscando recursos

Solo se consiguieron $7,13 billones de los $14 billones que necesitaba el Ejecutivo. Se vendrían recortes de gasto y una reforma en los programas de subsidios.

Alberto Carrasquilla, ministro de Hacienda. Cortesía.

En menos de una hora, la Cámara de Representantes le dio el aval a la ley de financiamiento, acogiéndose a lo aprobado por el Senado la noche anterior (el martes). Así, la conciliación no será necesaria. (Lea Germán Vargas Lleras demandará la ley de financiamiento por supuestos vicios)

La reforma, entre otros elementos, contiene una sobretasa de renta de cuatro puntos para las entidades del sistema financiero. En total, con la propuesta fiscal, el Gobierno espera recaudar $7,13 billones de los $14 billones que requiere para equilibrar el Presupuesto General de la Nación en 2019.

Por los recursos que no se alcanzarán a recaudar, se deja abierta la puerta para que el Gobierno haga un recorte de gastos.

El documento contempla gravar patrimonios de más de $5.000 millones de forma temporal, lo cual dejaría unos $800.000 millones en impuestos. La venta de inmuebles de valores que excedan los $918 millones tendrán impuesto al consumo de 2 % —con lo que se espera un recaudo de $1,7 billones— y serán gravados los dividendos —lo cual reuniría unos $452.000 millones—.

Otros recursos que espera recaudar el Gobierno vendrán del IVA plurifásico a las cervezas y bebidas azucaradas; en total, $910.000 millones. A partir de la unificación de cédulas de personas naturales y nuevas tarifas en impuesto a la renta habría $1,9 billones. Con los impuestos a la remisión de utilidades de las personas jurídicas (tarifa de 7,5 %) se recaudarían unos $368.000 millones, y otro billón de pesos con la normalización ante la DIAN.

Entre otras particularidades, se destaca que se gravará la actividad de entretenimiento para adultos conocida como “webcams”.

El ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, se mostró satisfecho con el paquete de impuestos que salió del Congreso. Al haberse caído la propuesta de gravar con IVA más productos de la canasta básica, el funcionario destacó que la columna vertebral de la reforma es una reducción significativa de la tasa efectiva de renta, que “es una apuesta a favor del crecimiento económico a través del emprendimiento”, dijo.

Insistió en que no va a haber ninguna afectación para la población vulnerable ni la clase media y destacó que es un proyecto que le apuesta a la legalidad, fortalece a la DIAN e introduce mecanismos de sanción a la evasión y la elusión. Asimismo admitió que la reforma recaudará recursos inferiores a los presupuestados por el Gobierno y anticipó reformas en los programas de subsidios del Gobierno.

José Andrés Romero, director de la DIAN, indicó por su parte que la ley de financiamiento da a la entidad unas herramientas muy importantes para lograr su modernización.

Óscar Darío Pérez, representante del Centro Democrático y coordinador ponente, consideró que para las personas naturales hay un impuesto de renta con el que crece la curva a partir de unos $8 millones de ingresos mensuales, pero se pronuncia aún más cuando esos ingresos superan los $30 millones, con tarifas escalonadas que van desde 19 hasta 39 %.

El senador del Centro Democrático Fernando Araújo, coordinador ponente, reseñó las bondades de la ponencia argumentando que la propuesta busca el crecimiento de la economía y señaló que, entre 2016 y 2017, el país perdió el 9 % de las empresas.

El senador conservador David Barguil, autor de la iniciativa que pone sobretasa de renta a las entidades financieras, destacó que, según lo establecido en la ley de financiamiento, el sector financiero pagaría 37 % de tasa en renta en 2019, 35 % en 2020 y 34 % en 2021. Esta sobretasa tendría tres vigencias, dijo. “Logramos algo histórico: que el Congreso haya decidido poner a pagar más a los bancos de este país. El año pasado la banca creció cuatro veces lo que creció el PIB”, insistió. El Gobierno estima que cn esta sobretasa podría recaudar un poco más de $480.000 millones.

En Senado y Cámara se retrasaron el estudio y la aprobación de la ley de financiamiento que contiene la reforma tributaria, por el asunto de los impedimentos, que superó en número los 200: 133 en cámara alta y 73 en baja. Al texto de 125 artículos le pegaron un poco más de 380 proposiciones, muchas de ellas aprobadas pero reprobadas por la oposición por considerarlas beneficiosas para los grupos económicos.

El texto ahora pasa a sanción presidencial para convertirse en ley y entrar en vigencia el 1º de enero de 2019.

Bases de la reforma fiscal

La reforma fiscal incluida dentro de la ley de financiamiento reduce la tarifa de renta del 33% al 30% de manera gradual en los próximos cuatros años. Para aumentar la productividad se permitirá el descuento del IVA de la inversión en bienes de capital a partir del año gravable 2019. Asimismo, las empresas podrán descontar de renta el 50% del Impuesto de Industria y Comercio a partir del año gravable 2019 y en su totalidad en 2022. Se mantiene la deducción del 50% del Gravamen a los Movimientos Financieros, explica el Ministerio de Hacienda.

Se crea el Sistema de Tributación Simple, a través del cual se busca simplificar el cumplimiento de las obligaciones tributarias de las personas jurídicas o naturales con ingresos brutos anuales inferiores a $2.750 millones. En un único formulario podrán liquidar sus obligaciones tributarias de renta e ICA, reduciendo los costos del cumplimiento de sus obligaciones tributarias y promoviendo la  formalización.

Las tarifas del sistema Simple para las tiendas pequeñas, mini-mercados, micro-mercados y peluquerías incluyen ya su responsabilidad de IVA. Por su parte, los restaurantes liquidarán el impuesto al consumo en el mismo formulario.

Resalta un informe del Ministerio de Hacienda que la tarifa del impuesto del 1% a los patrimonios de más de $5.000 millones; el impuesto a las ventas de inmuebles de más de $918 millones se reemplaza por un impuesto al consumo de todos los inmuebles que excedan ese valor, excepto los predios rurales destinados a producción agropecuaria; y se incrementa la tarifa del impuesto de renta para las personas con ingresos mensuales promedio mayores a $40 millones. Con esto se logra “incrementar la contribución que realizan las personas de más altos ingresos a la financiación del Estado”, aseguró el Ministro de Hacienda.

Los recursos adicionales que se obtendrán con la Ley de Financiamiento serán dirigidos principalmente a atender el Régimen Subsidiado de Salud, programas sociales como Familias en Acción, Adulto Mayor y el Programa de Alimentación Escolar.

El proceso para aprobar el proyecto de Ley de Financiamiento fue discutido ampliamente con todos los sectores ideológicos de manera democrática, tanto en las reuniones de ponentes y coordinadores, como en los debates en comisiones económicas y presupuestales conjuntas. Todas las propuestas consignadas en el proyecto aprobado buscan recaudar más ingresos para la Nación, sin afectar el bolsillo de las clases bajas y medias del país.

Me resbalan las críticas

Una vez aprobada la reforma fiscal, el Ministro de Hacienda despejó las dudas sobre una posible salida del equipo ministerial del gobierno del presidente Duque.

"Los ataques me resbalan. No me afectan en lo más mínimo y no me quitan un minuto de sueño y hay gente que se divierte con eso", dijo el ministro de Hacienda al responder preguntas sobre las críticas que se han hecho a su gestión y sobre la posibilidad de que renuncie. "No voy a renunciar. Estoy enstusiasmado con diseñar un programa de reducción de gasto racional, razonable y estoy muy entusiasmado con el inicio de las discusiones sobre el Plan de Desarrollo", dijo el ministro Carrasquilla.

También defendió las exenciones existentes en la economía que suman un poco más de $8 billones y que podrían tener la equivalencia de una futura reforma tributaria. La de los bancos es una gran familia de las exenciones, explicó y "otra gran familia son los regímenes especiales como las zonas francas que existen en el mundo entero. “Nosotros somos muy pocos intensivos en zonas francas comparado con otros países. Nuestras zonas francas no dan un tratamiento tan excepcional a la actividad de ellas como en otros países del mundo", insistió al destacar que las tasas de tributación de las zonas francas locales son del 20%, y "en muchos países de Centroamérica es cero".

Lo que se tiene que analizar es el costo beneficio de la existencia de las zonas francas, explicó el funcionario.