Bandas criminales han hurtado 585.000 barriles de crudo del oleoducto Caño Limón

Noticias destacadas de Economía

En los ocho primeros meses del año se identificaron cerca de 900 conexiones ilegales en ductos de transporte. En ese periodo, la delincuencia ha hurtado cerca de 2.500 barriles diarios de hidrocarburos.

Poniendo en riesgo a las comunidades vecinas y al medio ambiente, este año se ha registrado el hurto de por los menos 600.000 barriles de hidrocarburos entre enero y agosto de 2020, lo que significa que han robado 2.500 barriles diarios de hidrocarburos en promedio, de los cuales 2.439 corresponden a crudo extraído del oleoducto Caño Limón, es decir, unos 585.000 barriles. El valor de los hidrocarburos robado puede estar cercano a los US$22 millones.

Un informe revelado por Ecopetrol muestra que entre enero y agosto de 2020, en plena pandemia, se han identificado y retirado cerca de 900 válvulas ilícitas en los ductos de transporte de hidrocarburos en todo el país.

Dice Ecopetrol que este procedimiento de los grupos al margen de la ley  significa que cada día, en promedio, ocurren tres conexiones ilícitas a través de las cuales hurtan petróleo crudo o combustibles refinados.

(De interés: Colombia podría garantizar gas para 130 años)

Señala el estudio que la tendencia de instalación de válvulas ilícitas viene en aumento si se tiene en cuenta que con corte al mismo periodo de 2019 se detectaron cerca de 747 conexiones ilegales en los oleoductos y poliductos.

El robo de hidrocarburos, es un delito que pone en riesgo a las comunidades vecinas, en especial por el combustible, y afecta el medio ambiente y contamina los ríos y quebradas por el crudo derramado, ya que este tipo de instalaciones ilícitas se hace de manera rudimentaria o artesanal y en ocasiones deja fugas de productos que afectan suelos y recursos hídricos e impactan la flora y la fauna.

Señala Ecopetrol que dentro de los sistemas más afectados están los oleoductos Transandino (OTA), en el cual se han encontrado 706 perforaciones ilegales, la mayoría en los municipios de Tumaco, Ricaurte y Barbacoas, en Nariño, y el Caño Limón – Coveñas con 27 válvulas ilícitas, la mayoría en los municipios de Tibú y El Tarra en Norte de Santander.

En cuanto a los sistemas de transporte de combustibles, se registran 50 instalaciones ilícitas, la mayoría en el poliducto Pozos Colorados – Galán que va de Santa Marta a Barrancabermeja. Los registros en este sistema arrojan un total de 12 acciones ilícitas, principalmente en los municipios de Ciénaga y Aracataca (Magdalena) y Aguachica y Rio de Oro (Cesar).

En el centro del país, también hay afectaciones producto del robo de combustibles a los poliductos Sebastopol - Salgar en el Magdalena Medio, y Sebastopol – Tocancipá, dice el informe de la petrolera colombiana.

(Más información: Oferta de la OPEP para rescatar el mercado petrolero se tambalea)

Ecopetrol sostiene que las cifras van en aumento si se incluyen las acciones registradas en la infraestructura en los campos de producción. En lo corrido del año, en las líneas de gas o de crudo de los pozos se contabilizan 106 conexiones ilegales, las cuales se suman a las 789 ocurridas sobre líneas de transporte de Cenit (transporte y logística de hidrocarburos)para contabilizar una cifra cercana a las 900 válvulas ilícitas.

Ecopetrol rechaza este tipo de acciones que vulneran la seguridad de las regiones por donde pasan los ductos. La empresa viene trabajando con las fuerzas militares, la policía y las autoridades regionales y locales, para prevenir y promover la denuncia contra el robo de hidrocarburos.

Comparte en redes: