PIB del primer trimestre aumentó 2,8 %

Crecimiento de la economía colombiana no alcanzó las proyecciones

La caída en el sector de la construcción (-5,6 %) fue la principal responsable de que el desempeño del primer trimestre no fuera tan favorable. Edificaciones residenciales, las que más bajaron.

Imagen de referencia.Pixabay

Entre enero y marzo de 2019 el Producto Interno Bruto (PIB) colombiano creció 2,8 % respecto al resultado de hace un año. De acuerdo con el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), esta cifra estuvo 80 puntos básicos por encima de la registrada en el primer trimestre de 2018 (2,0 %); sin embargo, quedó por debajo de las proyecciones de los analistas, que estimaban que llegaría a 3,0 %.

El director de la entidad, Juan Daniel Oviedo, recordó que las apuestas de los analistas le apuntaban a un crecimiento promedio de 3,0 %, incluso el Banco de la República había ajustado su pronóstico a 3,2 % a comienzos de este mes.

Bancolombia, por su parte, se acercó más al resultado con una proyección de 2,7 %. La entidad financiera, en un nuevo informe, aseguró que “la actividad sigue expandiéndose a un ritmo moderado y similar a lo observado en los trimestres previos”.

Oviedo destacó que el 2,8 % del primer trimestre es la cifra más alta para un comienzo de año desde 2014, cuando fue de 5,7 %, y resaltó que el país crece a una velocidad de 40 %. Sin embargo, para el economista y profesor de la Universidad Javeriana Jorge Restrepo no se logró la aceleración prevista: “La economía colombiana no logra despegar; llevamos tres trimestres de crecimiento estable, sin aceleración”, dijo.

Sergio Olarte, economista principal de Scotiabank-Colpatria, cree que el ritmo es menor al anticipado por el Gobierno, lo que significa una recuperación gradual, y que los datos “muestran que la actividad económica continúa estando por debajo del potencial”.

Sin embargo, la mejora en las industrias manufactureras, el sector de explotación de minas y canteras, así como el comercio, dan un indicio de que la recuperación continuaría hasta el segundo semestre del año. El director del DANE dijo que se trata de un “cambio de tendencia negativa o contraccionista” que implica la “reactivación de sectores derivados”. De hecho, 11 de las 12 actividades económicas crecen.

Entonces, ¿por qué el desempeño no fue el esperado? El sector de la construcción decreció 5,6 % en el primer trimestre en relación con el mismo período de 2018, un resultado poco previsible considerando que la actividad se había recuperado el segundo semestre del año pasado. El DANE atribuyó la variación a una falta de dinamismo en el sector, especialmente en lo relacionado con las edificaciones residenciales.

“Mientras las obras civiles fueron jalonadas por la reactivación de las obras 4G y los proyectos de infraestructura eléctrica, el rubro de edificaciones se mantiene en una etapa de notable debilidad, ante la inactividad de la nueva área de construcción licenciada en los últimos meses”, destacó Bancolombia en su análisis.

La presidenta de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), Sandra Forero, se refirió al decrecimiento del 8,8 % en el valor agregado del subsector de edificaciones residenciales y no residenciales, y dijo que se explica en tres factores externos que los han limitado: “Un menor volumen de actividad constructiva, un menor ritmo en la ejecución de los proyectos y una menor participación de segmentos de actividad no residencial y vivienda no social”.

Lea también: Mayor confianza de consumidores es una buena señal para PIB colombiano

Forero también explicó que existen factores externos que han generado incertidumbre para invertir en el sector, como el impuesto al consumo de bienes inmuebles y un deterioro en las condiciones del empleo que se traducen en que se pospongan las decisiones de compra. Por ello han propuesto al Gobierno mejorar la perspectiva de la actividad. “Necesitamos que se lancen proyectos y se estimule la inversión”, advirtió Forero.

Entre las acciones propuestas por el Gremio está contar con el marco fiscal que permita asegurar los subsidios de vivienda social para los próximos años y con eso incrementar en un 40 % la oferta de proyectos VIS. Y para el segmento No VIS, Camacol ha propuesto el diseño y puesta en marcha de un instrumento de garantía a los créditos hipotecarios y leasing, que permita profundizar el financiamiento y acelerar las decisiones de inversión de los hogares.

A lo anterior, deben agregarse acciones puntuales que reduzcan los costos transaccionales para el desarrollo de los proyectos, y que permitan corregir oportunamente las ineficiencias que hoy desincentivan la inversión. “Eso no es otra cosa que tener mayor seguridad jurídica para habilitar suelo y evitar que los proyectos en ejecución se afecten o paralicen por decisiones reglamentarias o administrativas a nivel local”, expresó en un comunicado.

Los resultados del DANE muestran que a pesar de que la explotación de minas y canteras alcanzó a caer a 3,5 % hace un año, ahora es la segunda de mejor desempeño. El presidente de la Asociación Colombiana de Minería (ACM), Juan Camilo Nariño, explicó que el resultado se logró gracias al crecimiento de la explotación de minerales metálicos por la entrada en producción de nuevos proyectos de minería formal y la ampliación de los proyectos existentes.

Algo similar sucedió con el sector financiero, que reportó el mejor resultado del trimestre, con un crecimiento anual del 5,5 %, atribuido, principalmente, a las aseguradoras. Hernán Avendaño, director de asuntos económicos de Fasecolda, dijo que luego del crecimiento bajo del año pasado están empezando a repuntar, especialmente por la recuperación de la cartera, lo que, a su vez, acelera la expedición de primas por seguros asociados con servicios financieros.

Además, en la medida en que entren más obras civiles, como las vías de cuarta generación, y que se construyan más viviendas, habrá una nueva serie de seguros que empujarán el negocio.

El reporte muestra también que la actividad económica que más contribuyó al resultado de los últimos meses fue la compuesta por comercio al por mayor y al por menor; reparación de vehículos automotores y motocicletas; transporte y almacenamiento; alojamiento y servicios de comida con una variación de 4,0 %. “Estos sectores contribuyeron en 1,1 puntos al crecimiento del PIB durante el primer trimestre”, resaltó el ministro de Comercio, Industria y Turismo, José Manuel Restrepo.

Los analistas económicos consultados prevén que es probable que en las condiciones actuales la economía se acelere en los trimestres siguientes, dado que hay una “amplia dispersión en el comportamiento sectorial”, aunque no tanto como el Gobierno lo espera, haciendo referencia a las declaraciones del presidente Duque, quien dijo recientemente que en su gestión le apuntaría a llegar al 4 o 5 % de crecimiento anual.

El Dane también publicó las cifras revisadas del PIB de 2018 para concluir que el crecimiento preliminar de la economía el año pasado fue de 2,6 % respecto a 2017, un punto porcentual por debajo de la publicada a finales de febrero de este año, pues se ajustaron a la baja el primer, el segundo y el cuarto trimestre.

Por sectores, las mayores variaciones con el ajuste las tuvieron explotación de minas y canteras que en lugar de caer 0,8 % cayó solo 0,2 % y construcción que no creció 0,3 % sino un poco más: 0,8 %.