15 Jun 2018 - 2:00 a. m.

El decreto que convertiría a Colombia en un megahotel

Esta norma, que todavía está en fase de comentarios, le permitiría obtener el registro de turismo a personas que alquilan sus habitaciones o viviendas. Se formalizaría el uso de plataformas como Airbnb como actividad económica.

Camilo Vega Barbosa / @camilovega0092.

Colombia podría estar próximo a entrar en una nueva era de la hotelería y del turismo, con una regulación en la que cabrían los avances tecnológicos que se han logrado en el mundo en este sector: el miércoles pasado, durante una rueda de prensa, la ministra de Comercio, María Lorena Gutiérrez, informó que se está reglamentando “el alojamiento turístico: aquellas personas que alquilan un cuarto dentro de su vivienda pueden registrarse y ser formales en esta prestación de servicios, en el Registro Nacional de Turismo (RNT), sin que eso implique que tengan que sacar un registro mercantil, es decir, que no sean una empresa”. (Lea Así va la pelea contra los trámites innecesarios o redundantes)

La funcionaria agregó que este decreto estará para comentarios del sector, pero recalca que ayudará a formalizar el alojamiento turístico cuando no son comerciales.

No es un anuncio cualquiera, pues se trataría de uno de los principales aportes regulatorios para el fenómeno de economía colaborativa que vive el sector desde hace varios años: plataformas como Airbnb y Booking les han dado a personas de a pie la oportunidad de sacarles provecho a sus habitaciones o viviendas vacías para ofrecerles a los turistas alojamiento barato. Y si el decreto es aprobado, toda esta comunidad podría migrar hacia una actividad legal.

El trámite que deberían realizar las personas interesadas en formalizarse, es decir, sacar el registro de turismo, es relativamente sencillo, pues se puede hacer en las Cámaras de Comercio. El procedimiento no tiene ningún costo, pero se debe pagar un impuesto de carácter departamental (que puede costar entre los $37.780 y los $75.650).

Según el Ministerio de Comercio, al cumplir con este requisito (inscribirse al Registro Nacional de Turismo) podrán ser beneficiarios de los incentivos tributarios y fiscales consagrados a su favor: acceso a las líneas de créditos especializadas en turismo y exoneración del impuesto de las rentas provenientes de los servicios de ecoturismo prestados dentro del territorio nacional, entre otros.

Pero también deben cumplir con algunas obligaciones: ajustar sus pautas de publicidad a los servicios ofrecidos, en especial en materia de precios, calidad y cobertura del servicio; dar cumplimiento a las normas sobre conservación del medioambiente; cumplir con el aporte de la contribución parafiscal correspondiente al impuesto al turismo recaudado a través de (Fontur).

Asimismo, un tema clave fue que la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN) informó hace una semana que las plataformas tecnológicas como Netflix y Airbnb pagarán el IVA del 19 % desde julio de este año. Sin embargo, el director de la entidad, Santiago Rojas, explicó que esto no quiere decir que se estén legalizando estos portales en Colombia, sino que se trata de un tema tributario.

Todos estos cambios son un tema sensible dentro del sector, pues la Asociación Hotelera y Turística de Colombia ha sido reiterativa al denunciar el impacto que tiene la informalidad para el sector, denunciando que en ciudades como Santa Marta y Bogotá se estima que hay más de 6.000 alojamientos ilegales. Una situación que es especialmente dolorosa para un sector que se ha venido estancando: según el DANE, en 2017 los ingresos reales de los hoteles no crecieron frente a los registrados un año atrás (2016). Además, la ocupación hotelera llegó al 56,3 %, es decir, sólo 0,6 puntos porcentuales más que en 2016.

De manera que si el decreto es aprobado, este sector podría de repente pasar de enfrentar un fenómeno de informalidad a un caso igual de fuerte de aumento de competencia legal igual de fuerte. O incluso mayor, pues ahora el mercado inmobiliario residencial tendría un nuevo sector para explotar.

De hecho, en este momento Korn Arquitectos está construyendo un edificio en Bogotá diseñado para que los propietarios arrienden por noches los apartamentos mediante Airbnb. Según el director financiero de la firma, Iaron Korn, “el decreto del Mincit no deberá afectar las viviendas actuales (o en construcción), pues, aunque pueden sacar el registro de turismo, las personas deberán enfrentarse a las normas de propiedad horizontal. Sin embargo, sí podría incentivar que en el futuro se invierta más en proyectos como los que estamos haciendo, que desde el diseño y hasta la estructuración legal se piensan para que se puedan alquilar por períodos similares a los de los hoteles”.

En efecto, se trata de un decreto importante, por lo que se espera una intensa discusión por parte de los gremios hoteleros y de agencias de turismo desde que el Ministerio de Comercio lo suba a su portal, para la fase de comentarios. Pero si es aprobado, cambiará el sector y representará un precedente crucial para el auge de la economía colaborativa.

Temas relacionados

HotelesTurismoAirbnb
Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X