El Gobierno invertirá en la reestructuración de Avianca

Noticias destacadas de Economía

Los recursos para financiar a la aerolínea saldrán del Fondo de Mitigación de Emergencias (FOME) y serán de hasta US$370 millones.

El Ministerio de Hacienda informó este sábado que se aprobó una participación de la Nación en el proceso de restructuración de Avianca, con una financiación que llegará hasta US$370 millones.

Lea también: Avianca vuela liviano: qué significa que se haya acogido a la ley de bancarrota

Vale la pena recordar que la aerolínea se acogió al capítulo 11 del Código de Bancarrota de Estados Unidos, popularmente conocido como la ley de quiebras, en mayo de este año.

La decisión de la aerolínea se dio en medio de la peor crisis en la historia de la aviación comercial, además de un momento particularmente delicado para la aerolínea, que ya arrastraba algunas dificultades financieras desde antes de la pandemia. La empresa registró pérdidas por US$893 millones en 2019.

La financiación, que se daría con recursos del Fondo de Mitigación de Emergencias (FOME), debe ser aprobada por el juez en Estados Unidos, que se encuentra siguiendo el proceso de reestructuración de la empresa, según informó el Ministerio de Hacienda este sábado a través de un comunicado.

“La operación se hará a través de un crédito hasta por $370 millones de dólares en una transacción de 18 meses que corresponde al tiempo estimado que dura el proceso de reestructuración de la compañía bajo el marco del Capítulo 11 del Código de Bancarrota de los Estados Unidos de América. (...) Vale la pena resaltar que la transacción contará con nuevos aportes de los inversionistas existentes, así como aportes de nuevos participantes en condiciones de mercado”, informó el Minhacienda.

Los rumores sobre una participación de la Nación en la aerolínea vienen incluso desde antes de que la compañía empezara su proceso de reestructuración. En abril de este año, el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, aseguró que había conversaciones para tratar el tema y que la compra de acciones era una de las opciones que estaban sobre la mesa.

Desde ese momento, la participación de la Nación en un rescate de la aerolínea atrajo críticas a dos manos. Si bien, es una empresa clave para el transporte aéreo colombiano, el plan de rescate ha sido criticado por diferentes analistas pues consideran que es ayudar a una empresa extranjera por el poder que ha ganado United Airlines en el último año en Avianca.

Durante la plenaria del Senado que se adelantaba este sábado, en la que se discutía la reglamentación de la reforma a las regalías, varios legisladores comenzaron a exponer su molestia por la participación del Gobierno en la reestructuración de la aerolínea. “Carrasquilla siempre hace esos negocios”, “y para nuestros jóvenes y los pobres nada”, dijeron algunos congresistas que participaban en el debate.

Es la segunda vez que Avianca entra en un proceso de reestructuración, pues en 2003 ya se había acogido a la ley de bancarrota en EE. UU. Según la aerolínea aquella decisión “le permitió fortalecerse para su posterior expansión en América Latina”.

En la visión del Gobierno, el apoyo a la aerolínea es una protección al servicio aéreo del país. La compañía tiene cerca del 50 % de la participación en el mercado de trasporte de pasajeros por vía aérea en el país. “Los beneficios para Colombia y su economía al permitir que Avianca avance en su reestructuración y mantenga su operación en el país son significativos.  La afectación a la operación de Avianca tendría repercusiones negativas en la calidad del servicio aéreo, en la economía y en la competitividad del país”, se lee en el documento hecho público por el Ministerio de Hacienda.

Antes de la pandemia por el COVID-19, la situación financiera de Avianca ya se había deteriorado de cierta forma. Los males actuales de la compañía bien pueden rastrearse a la huelga de los pilotos de la Asociación Colombiana de Aviadores Civiles (Acdac) que diezmó sus operaciones durante 51 días en 2017 (entre septiembre y noviembre) y dejó un saldo de 10.000 vuelos cancelados, más de 300.000 pasajeros afectados y un grave impacto económico sobre industrias como el comercio y el turismo.

Comparte en redes: