Publicidad

El administrador de empresas que emprendió con una forma diferente de comer pollo

Su propuesta gastronómica está diseñada con un alimento de tradición. Su idea consiste en servir pequeños trozos de esta proteína en una canasta de waffle comestible que puede bañarse con salsa pesto, parmesano y miel mostaza.

Tatiana Gómez Fuentes
26 de septiembre de 2023 - 03:29 p. m.
Él es Rafael Cárdenas, el emprendedor detrás de Crunchy.
Él es Rafael Cárdenas, el emprendedor detrás de Crunchy.
Foto: Cortesía Crunchy Cone

“Crunchy es un restaurante de comida rápida casual que buscamos transmitir felicidad a través de la comida. Servimos el pollo de una manera diferente y lo acompañamos con papas a la francesa y bolitas de queso apanadas. Otras de nuestras ofertas son el desgranado de pollo apanado y sándwiches de pollo crunchy.

La historia empezó hace cinco años en un local pequeño que era atendido por los dos socios, para ese entonces llegamos a tener ventas de 10 millones de pesos mensuales. Ha sido un camino largo, pero, gracias a la disciplina, hoy, contamos con cuatro sedes, 17 trabajadores y ventas mensuales de 300 millones de pesos, esto es muy importante, teniendo en cuenta que nos metimos a un mercado gastronómico que es complicado y muy competido. Hemos logrado sobresalir con un producto conocido, el pollo frito, pero nuestro plus es que lo servimos de una forma totalmente diferente. Nuestra filosofía es no vender comida, sino trasmitir felicidad a través de ella”.

Rafael Cárdenas, uno de los emprendedores detrás de este negocio, pasó por nuestra sección de 23 preguntas para emprendedores y sus emprendimientos, y aquí está su historia:

1. ¿Cuántos años tengo? ¿Qué estudié?

29 años, Administración de Empresas

2. ¿Cuál fue mi idea y cuándo nació? ¿Qué fue lo que creé?

Estaba cansado de las mismas opciones en comida rápida, así que quise darle una forma diferente de comer a un producto tan consumido en Colombia como lo es el pollo. Empezamos vendiendo conos de waffle llenos de trocitos de pechuga apanada bañados en salsa, con el tiempo cambiamos los conos por bowls para poder ofrecer más tamaños. Nuestro producto más vendido es una canasta de waffle lleno de trocitos de pollo bañado en salsa (tenemos 9 opciones de salsas) acompañado de papas a la francesa y 5 quesos apanados.

3. ¿Cómo logré hacerla realidad y llevarla a los hechos?

Cuando tuve la idea de cómo quería servir el pollo, llamé a un amigo de la infancia que es chef para contarle el proyecto, le gustó mucho la idea, así que decidió ser socio. Empezamos a hacer pruebas de producto y en menos de dos meses ya estábamos arrendando un local pequeño para empezar, creíamos firmemente que la mejor forma de aprender y validar el producto era lanzándonos. Él cocinaba y yo atendía, así fuimos hablando con todos los clientes y mejorando día a día el producto.

Si está buscando más historias de emprendimientos, sus creadores y creadoras están aquí, en Emprendimiento y liderazgo de El Espectador.

4. ¿De dónde saqué la plata para ponerla a andar y cómo la pagué?

Desde pequeño mi sueño era tener un restaurante, así que empecé a ahorrar para que cuando llegara el momento pudiera tener el capital para montarlo, por otro lado, Jaime, el chef, tuvo que vender su carro para iniciar el proyecto.

5. ¿Qué estoy logrando con mi emprendimiento? ¿Qué estoy cambiando con mi idea?

Estamos ofreciendo una forma diferente de comer pollo, no tenemos competencia, somos únicos en el mercado. Es muy gratificante ver cuando los clientes prueban y dicen que nunca habían probado el pollo servido así. Además, estamos generando empleo, empezamos nosotros 2 y ahora somos un equipo de 17 personas.

6. ¿Soy feliz?

Sí, desde pequeño mi sueño era tener un restaurante y estoy cumpliéndolo. También estoy generando empleo, ayudando también a otras personas a crecer.

7. ¿Vendería mi emprendimiento, mi empresa?

Por el momento no, más adelante, uno nunca sabe.

8. ¿Qué tan duro fue para mí emprender?

Fue muy duro, sobre todo el primer año mientras el negocio despegaba y nos dábamos a conocer, trabajábamos para pagar el arriendo, pero creíamos en el producto. Tuvimos resiliencia y fuimos escuchando lo que decían los clientes para mejorar día a día y hacer los cambios necesarios sin dañar la esencia del producto.

9. ¿Cumplí mi sueño? ¿Qué me hace falta?

El sueño apenas comienza, queremos llegar y tener varios puntos de venta en Bogotá y en Colombia, para así volvernos una cadena referente en los restaurantes de pollo a nivel nacional.

No deje de leer: La colombiana que diseña y crea expresiones artísticas a través de joyas

10. ¿Y ahora qué? ¿Qué sigue?

A corto plazo seguiremos expandiéndonos en Bogotá, en diciembre abriremos nuestro primer local en un centro comercial, dando un paso gigante para que la marca esté al lado de marcas que llevan muchos años en el mercado. A largo plazo queremos llegar a diferentes ciudades de Colombia con nuestra propuesta innovadora.

11. ¿Mi emprendimiento es escalable?

Sí, afortunadamente somos los únicos en manejar esta presentación, eso es lo que nos ayuda a crecer. Por otro lado, nos enfocamos solo en pollo, esto permite optimizar y tener más control al manejar pocos alimentos.

12. Para crecer, ¿recibiría inversión de un desconocido? ¿Le cedería parte de mi empresa?

Por el momento todo lo hemos logrado sin inversión, reinvirtiendo las utilidades de la empresa, pero estamos abiertos en un futuro para crecer de una manera más acelerada, recibiendo inversión a cambio de un porcentaje.

13. ¿Qué no volvería a hacer?

Nuestro primer error fue que al empezar nos metimos en un arriendo demasiado alto, para el tamaño del local. Lo que hacía muy difícil pagarlo y por el que estuvimos trabajando para pagar siempre el arriendo sin ver utilidades. Fue un gran aprendizaje que nos ayudó a analizar más a fondo el local que buscamos.

14. ¿Quién me inspiró? ¿A quién me gustaría seguir?

Hoy en día hay muchos restaurantes con excelentes propuestas, uno de mis modelos a seguir son Chef Burger, ellos no solo tienen un gran producto, sino que además tienen una excelente narrativa de marca, donde logran comunicar y expresar muy bien sus ideales y misión a través de la misma.

15. ¿Fracasé en algún momento? ¿Pensé en tirar la toalla?

Fracasar no, pero si pensamos en tirar la toalla, llegó un momento en el que no estábamos creciendo de la manera que yo esperaba y no sabía si seguir o buscar un trabajo más estable, al final, lo que me hizo persistir fueron las ganas y la pasión por lo que estoy haciendo y creando.

Visite la sección de Emprendimiento y Liderazgo de El Espectador

16. ¿Hago parte de algún tipo de comunidad que me ayuda en este camino de emprender?

No.

17. ¿Lo que estoy haciendo trasciende? ¿Podrá impactar a nuevas generaciones?

Sí, demostrando que siempre se puede innovar y que se pueden sacar nuevas propuestas al mercado.

18. ¿Cómo me veo en 10 años y cómo veo a futuro mi emprendimiento, mi empresa?

Esperamos ser una cadena reconocida a nivel nacional que trasmita felicidad a través de la comida en las principales ciudades del país, y siendo fieles a nuestros platos únicos en el mercado.

19. ¿Qué papel han jugado mi familia y mis amigos?

Han sido vitales para el éxito de mi emprendimiento, ellos fueron mis primeros clientes y siguen siendo fieles a mi marca. Mi familia ha sido clave, siempre ha estado en todos los momentos para apoyarme y darme fuerzas cuando las cosas no iban como lo esperaba. Me han ayudado a creer en lo que se está construyendo y que esto requiere de tiempo, dedicación y paciencia.

No deje de leer: Le interesa: ‘Emprende país’ está en busca de pequeños negocios para crecerlos

20. Yo lo logré. ¿Ayudaría a otros emprendedores a que lo logren?

Claro, creo que nos falta mucho poder conectar y ayudar a más personas. Me hubiera encantado tener mentores en el sector. Y me encantaría ser mentor de otros emprendedores para ahorrarles los errores que yo cometí

21. ¿Qué papel jugó mi equipo? ¿Quién es?

No seríamos nada sin el equipo que hemos construido hasta hoy. Somos 17 trabajadores en la empresa y todos juegan un rol muy importante para poder tener el crecimiento que estamos teniendo. Me le quito el sombrero a todo el equipo que está a diario todos los días preparando la comida para cumplir nuestra promesa de entregar felicidad a través de la comida, como siempre les digo, yo puedo tener las ideas, pero si ellos no ejecutan de la manera que lo hacen no estaríamos en ningún lado, ellos son los encargados de sacarle una sonrisa a las personas con nuestros platos.

22. ¿Cuál es mi sello personal? ¿Qué me diferencia del resto?

Busco generar sonrisas en cada momento que pueda, todo el tiempo estoy tratando de alegrar la vida de las otras personas y eso se ve reflejado en la marca, donde las cajas de los domicilios hablan de felicidad, los individuales son un juego de stop para que te diviertas mientras esperas tu comida. Y del lado interno también busco todo el tiempo tener un equipo feliz y alegre, ya que soy fiel creyente de que si el equipo está contento y motivado, los clientes lo perciben de inmediato.

23. ¿Qué he aprendido de todo esto?

Que la paciencia tiene un papel muy importante en este proceso, hay que confiar y trabajar duro para hacer las cosas bien y así en momentos no se vean los resultados, la resiliencia siempre dará frutos.

Si conoce historias de emprendedores y sus emprendimientos, escríbanos al correo de Edwin Bohórquez Aya (ebohorquez@elespectador.com) o al de Tatiana Gómez Fuentes (tgomez@elespectador.com). 👨🏻‍💻 🤓📚

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar