Publicidad
27 Sep 2022 - 1:03 p. m.

Ella crea obras de arte que resaltan el empoderamiento femenino

Silvana Pabón lleva el arte en sus venas. Diseña artículos como cuadros, cojines, delantales, pañoletas y bandejas multifuncionales, entre otros, para hacerle homenaje al arte pop. Trabaja piezas sobre material 100% reutilizado, con la intención de generar conciencia en la humanidad, haciendo alusión a un imponente problema ambiental que sigue latente en la actualidad.

Tatiana Gómez Fuentes

Directora de comunicación digital
Ella es la emprendedora que creo intensa y armónicamente piezas con capas de
óleo y acrílico, que
Ella es la emprendedora que creo intensa y armónicamente piezas con capas de óleo y acrílico, que
Foto: Cortesía

“Pinto mis pasiones y las de otras personas, sobre cualquier superficie, con el fin de mejorar nuestra calidad de vida. Creo intensa y armónicamente hace más de treinta años con capas de óleo y acrílico de manera cautelosa, hasta que el mismo lienzo me dice “para”.

Mi paleta de color revela mi personalidad sensible y colorida, y los trazos en movimiento sugieren mi pensamiento en constante cambio y evolución. Mi obra es una combinación entre el Arte pop; visto como un movimiento social en oposición a la cultura elitista existente en bellas artes, complementándose con el hiperrealismo; donde su enfoque principal es la reproducción fiel y casi fotográfica de la realidad. Esta fusión yo la denomino “Hiperpop”, estas son las palabras de Silvana Pabón, la ingeniera industrial que encontró en el arte el mejor pretexto para empoderar a la mujer, resaltar la cultura y convertirse en un vehículo de “personalización” de las emociones y gustos de sus clientes. Hablamos con ella en 23 preguntas para emprendedores y sus emprendimientos. Así que, sin más presentaciones, esta es la historia de este emprendedor colombiano.

1. ¿Cuántos años tengo? ¿Qué estudié?

Mi nombre es Silvana Pabón y tengo 36 años. estudié Diseño Industrial en la Pontificia Universidad Javeriana, hice un curso de pintura y dibujo en la Academia de Artes Fábula en Bogotá, realicé un semestre de intercambio durante la carrera de diseño en la UBA (Universidad de Buenos Aires) en Argentina y estuve durante un semestre en la escuela de artes SACI (Studio Arts College International) en Florencia Italia.

2. ¿Cuál fue mi idea y cuándo nació? ¿Qué fue lo que creé?

La idea de mi emprendimiento siempre ha estado presente y creció conmigo. Pinto y dibujo desde que tengo memoria y lo que hoy he creado es un emprendimiento donde su fin principal es pintar obras de arte a partir de las pasiones de personas de cualquier parte del mundo y paralelo a ello también creo las mías. Es el resultado de muchos años de práctica, constancia, pasión, amor y desahogo.

3. ¿Cómo logré hacerla realidad y llevarla a los hechos?

Logré hacerla realidad en el momento que decidí ahorrar durante mi trabajo como asesora de diseño durante un año y medio, en una empresa de mobiliario danés llamada BoConcept, junto con la ayuda de mi papá. De esta manera pude estudiar en Florencia, Italia para fortalecer mi técnica y conocimiento artístico, visitando cientos de obras de la época del renacimiento en más de diez ciudades del norte de Italia.

Al llegar a Colombia era evidente cierta evolución de tal manera que, a través de la creación de un logo, la página web y redes sociales como Instagram y Facebook pude ofrecer mi trabajo por medio de comisiones, es decir, la creación de cuadros personalizados con un trazo enérgico y personalidad femenina. Antes de irme realicé seminarios de ventas durante mi trabajo como diseñadora y tuve un acompañamiento emocional de una coach que proveía la misma empresa. Allí aprendí a vender mi obra con un concepto propio, pero más que eso, entendí que, para poder vender cualquier cuadro, servicio, etc., primero hay que creer en el talento y criterio propio y que sin pasión y amor ese emprendimiento se desvanece.

Si está buscando más historias de emprendimientos, sus creadores y creadoras están aquí, en Emprendimiento y liderazgo de El Espectador.

4. ¿De dónde saqué la plata para ponerla andar y cómo la pagué?

Ha sido de manera progresiva. La fuente principal fue el haber ahorrado mientras trabajaba como diseñadora, para poder invertir en una universidad únicamente de arte para regresar a Colombia y empezar a aplicar todo el conocimiento, empezando con encargos con clientes de la misma empresa y paralelo a esto, la creación de pequeñas piezas de diseño a partir de los cuadros originales.

5. ¿Qué estoy logrando con mi emprendimiento? ¿Qué estoy cambiando con mi idea?

Aunque los tiempos han cambiado, siento que, con mi estilo artístico y mi paleta de colores, logro transmitir empoderamiento femenino al retratar íconos de mujeres que han marcado la historia como Marilyn Monroe y Frida Kahlo, y a la vez poder decir que vivo de mí arte.

Yo crecí en un ambiente supremamente machista y pintar siempre ha sido mi espacio seguro y tranquilo. Motivo a otros a que se lancen a pintar para lograr tener una independencia emocional y posiblemente económica. Pues también dicto clases más que todo a niños. He logrado darle vida a más de doscientos hogares pintando sus pasiones y considero que estoy cambiando la perspectiva, sobre todo de los colombianos de que la casa es un espacio sagrado y el reflejo de nosotros mismos. Llegar a tu casa y encontrarte con un cuadro que refleja lo que eres y tus pasiones es tener una mejor calidad de vida y este sentido se incrementó sustancialmente durante la pandemia, es el momento del arte.

Read more!

6. ¿Soy feliz?

Soy muy feliz, trabajé dos años como diseñadora y aunque aprendí mucho y tenía un sueldo fijo, realmente no era feliz. En ese tiempo me subí de peso y todos los días pensaba en renunciar, pero sabía que era un momento clave para crecer, para saber lo que es ser empleado, aprender de otros y sobre la gestión de las dos empresas en las que tuve la oportunidad de trabajar. Hoy no tengo un sueldo fijo, pero me levanto todos los días muchísimo más motivada y con ideas nuevas todos los meses, las mismas que se han ido ejecutando poco a poco, pues la mente funciona más rápido que la mano.

7. ¿Vendería mi emprendimiento, mi empresa?

Definitivamente no vendería mi emprendimiento, pues siendo artista durante más de treinta años, soy mi propia empresa, marca y sello.

8. ¿Qué tan duro fue para mí emprender?

Muy duro, por eso mencionaba anteriormente que para hacer este tipo de trabajos hay que tener muchísima pasión, sin ella no habría durado más de un mes, pues las caídas son constantes y es ahí cuando se prueba la verdadera dedicación y constancia, a partir de algo que te hace vibrar todos los días sin importar cual sea el percance u obstáculo.

Todo pasa por algo y al trabajar en dos empresas de diseño como lo son BoConcept y Todeschini, aprendí a vender, a conocerme y a ser un poco más coherente. Después de Florencia mi técnica evolucionó, así que luego de haber renunciado y vuelto de Italia, fue cuando lo duro pasó a ser constancia y persistencia.

9. ¿Cumplí mi sueño? ¿Qué me hace falta?

Mi mayor sueño siempre fue estudiar en Italia y aprender italiano, así que sí, pero aún falta muchísimo por recorrer. Siento que hasta ahora estoy empezando mi carrera artística y que mi valor agregado y aporte como mujer colombiana hasta ahora está empezando a florecer. En el 2019 tuve la oportunidad de realizar mi primera exposición individual en Montealegre Galería, así que me hace falta hacer una exposición individual fuera de Colombia.

10. ¿Y ahora qué? ¿Qué sigue?

Soy una persona hipersensible y después de la pandemia se me alteraron muchas emociones que tenía guardadas, con relación al machismo relacionado con mi infancia, adolescencia y a los desequilibrios de nuestra sociedad, donde la mujer y ciertas minorías seguimos siendo abusadas y en desventaja. Paralelo a eso se incrementó mi pasión por Colombia. Así que haré dos series, sutilmente hablaré a través de mi obra con elementos figurativos empoderando principalmente a la mujer, donde el rojo será el color principal haciendo alusión al amor y a la ira, y de manera abstracta reinterpretaré diversos paisajes colombianos motivándonos a nosotros mismos y a extranjeros a visitar los sitios más recónditos de uno de los países más biodiversos del planeta.

Le puede interesar: Ellas emprendieron, por necesidad, creando ropa para mujeres de tallas grandes

11. ¿Mi emprendimiento es escalable?

Por supuesto, con los años los artistas van adquiriendo cierto reconocimiento y aunque mi trayectoria es corta aún queda mucho por recorrer. Así mismo cada pieza se valoriza más por tu historia y su contexto relacionado con la realidad del momento. Por otro lado, como diseñadora creo varios elementos de diseño como delantales, pañoletas, bandejas multifuncionales, portavasos, libretas entre otras cosas, con el fin de abarcar el principio del arte pop: El arte debe ser para muchos y no para pocos.

12. Para crecer, ¿recibiría inversión de un desconocido? ¿Le cedería parte de mi empresa?

Si, creo que no me opondría a una inversión o a ceder cierta parte siempre y cuando exista y verdadero conocimiento de la esencia de Silvana Pabón Artista y su propósito.

13. ¿Qué no volvería a hacer?

No volvería a desperdiciar tanto dinero en ocio cuando era más joven, aunque soy consciente que eso hace parte del proceso y me ha convertido en lo que soy hoy.

14. ¿Quién me inspiró? ¿A quién me gustaría seguir?

Mi primer acercamiento hacia el arte y la pintura fue gracias a mi tía Lucía Ayala, quien es artista también y muy chiquita me encontré con el estudio de su casa. Desde ese momento siempre quise ser artista. No sé si seguir, pero definitivamente me encantaría sentarme a tomarte un café o un vino con Salvador Dalí, Andy Warhol y Jeff Koons. Y de artistas colombianos admiro profundamente a Camilo Pinto y a Carlos Villabón, sin duda siempre seguiré su trabajo.

15. ¿Fracasé en algún momento? ¿Pensé en tirar la toalla?

Creo que todos los artistas hemos sentido varias veces que fracasamos, pero es ahí cuando se genera la mayor creatividad. Hubo un solo año de mi vida en el que no pinté y creo que ahí pensé en tirar la toalla, pero esa esencia no se pierde, me sentía vacía, así que retomé y al año siguiente renuncié a mi trabajo del momento.

Visite la sección de Emprendimiento y Liderazgo de El Espectador

16. ¿Hago parte de algún tipo de comunidad que me ayuda en este camino de emprender?

Tengo amigos artistas, pero realmente no es una comunidad. Debido a que la mayoría de mi trabajo lo realizo por encargo, el tema es más individual y hace falta hacer más visible mi trabajo en galerías o casas culturales para crear o hacer parte de dicha comunidad.

17. ¿Lo que estoy haciendo trasciende? ¿Podrá impactar a nuevas generaciones?

Lo que estoy haciendo tiene mucha capacidad de trascender, aparte de ser un medio para mejorar la calidad vida de muchas personas reinterpretando sus pasiones en arte, una de mis metas es pintar sobre superficies de material 100% reutilizado para generar menor impacto con el medio ambiente y a la vez concientizar a la sociedad acerca de un problema de sostenibilidad inmediato. A la vez quiero retratar no solo íconos de la cultura popular, sino personas comunes y corrientes con pocos recursos y tener la oportunidad de exponerlas para que un alto porcentaje de sus ventas, sean para dichas personas vulnerables y así darles un impulso para ayudarlas a salir adelante.

18. ¿Cómo me veo en 10 años y cómo veo a futuro mi emprendimiento, mi empresa?

En diez años sin duda alguna me veo pintando y creando. Pero más que eso, quiero visibilizar a las minorías, retratándolas y ayudar a que un porcentaje de mis ventas se dirija hacia campesinos, indígenas, comunidad LGTB, discapacitados, entre otros. Aún no tengo claridad exactamente cómo, pero sin duda quiero ayudar.

19. ¿Qué papel han jugado mi familia y mis amigos?

Mi familia siempre me ha apoyado con respecto a mi decisión de convertirme en una artista, pero quien más ha estado constante y presente y quien más ha influido en mi amor por el diseño y el arte es mi papá, Camilo Pabón. Mis amigos, sobre todo los emprendedores, son quienes más empatizan con mi trabajo y son mis principales clientes.

Continúe leyendo: La ingeniera que creó “la primera y única agencia de empleos verdes del país”

20. Yo lo logré. ¿Ayudaría a otros emprendedores a que lo logren?

Sin duda alguna, hay muchas maneras de ayudar a otros emprendedores y cuando tengo la oportunidad, trato de aterrizarlos y educarlos para evitar que cometan los errores que yo cometí, como lo fue gastar en vez de invertir. Definitivamente promociono un ahorro importante para que cuando tengan la oportunidad de arrancar su propio emprendimiento, tengan la oportunidad de crear y construir libremente pensando en no recibir ganancias, al menos en los primeros seis meses mientras arrancan con calma.

21. ¿Qué papel jugó mi equipo? ¿Quién es?

Yo soy la única artista y diseñadora de mi emprendimiento. Trabajo con Colombiana de Lienzos que son quienes me hacen los lienzos con medidas específicas y aparte, Édison Vega es quien se encarga de toda la marquetería, desmonte de lienzos y diseño de tubos especiales en el momento que se envían cuadros fuera del país.

22. ¿Cuál es mi sello personal? ¿Qué me diferencia del resto?

Mi sello personal es una fusión entre el hiperrealismo y el arte pop el cual yo denomino Hiperpop. Pinto desde que tengo memoria. Mi trabajo tiene un carácter femenino, personalidad colorida y un trazo firme y positivo. Me diferencio del resto de artistas por manejar una armonía dinámica creando obra tanto abstracta como figurativa. Aparte muchas mujeres de diferentes generaciones se identifican conmigo al querer expresar dolor o felicidad a través de un cuadro. En un futuro quiero hacerle un homenaje a todas las mujeres que no logran denunciar un abuso sexual (yo fui abusada a los 19 años), una desigualdad o simplemente no poder responder a la incomodidad de un comentario desfasado en la calle. Eso es el arte para mí, un desahogo y una fuente de energía de algo negativo transformado en algo positivo, tanto para la artista como para el espectador o espectadora.

23. ¿Qué he aprendido de todo esto?

En todos estos años lo que más he aprendido es a mantener la calma, tener paciencia y a ser persistente siempre sin importar los resultados, siempre y cuando las cosas se hagan bien, con el corazón y de la mejor calidad. Todo está en los detalles.

Si conoce historias de emprendedores y sus emprendimientos, escríbanos al correo de Edwin Bohórquez Aya (ebohorquez@elespectador.com) o al de Tatiana Gómez Fuentes (tgomez@elespectador.com). 👨🏻‍💻 🤓📚

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.