Publicidad
29 Sep 2022 - 7:11 p. m.

Ella inmortaliza dibujos de niños y niñas a través de productos textiles

Sus procesos de impresión textil se llevan a cabo sin consumo de agua, manejan empaques amigables con el medio ambiente y algunas de sus materias primas son hechas con material proveniente de botellas de plástico recicladas.
Tatiana Gómez Fuentes

Tatiana Gómez Fuentes

Directora de comunicación digital
Ella es la emprendedora detrás de la idea de negocio: Makaki Art.
Ella es la emprendedora detrás de la idea de negocio: Makaki Art.
Foto: Cortesía

“La idea fue inmortalizar los dibujos de los niños a través de productos textiles. Esta idea nació un día en que no encontré donde poner los trabajos, dibujos y obras de arte de mis pequeñas, donde obviamente tirarlas a la basura no era una opción. Por eso hoy en día, tratamos de descubrir la belleza que hay en cada ilustración, dibujo, trazo, huella o foto que nos envían, y con ella, creamos obras de arte nuevas (pañoletas, pareos, cuellos – bandanas, individuales, entre otros) que nos permiten no solo fortalecer la autoestima de los niños, sino también, crear sonrisas y derretir corazones de sus seres amados”, cuenta Karol Olaya, la emprendedora detrás de una idea de negocio que da pasos agigantados en la industria textil. Así que, ¿cuál es su historia? Aquí está en 23 preguntas para emprendedores y sus emprendimientos:

1. ¿Cuántos años tengo? ¿Qué estudié?

Orgullosamente, tengo 39 años que me han permitido despojarme de miedos, expresar lo que siento, quererme, conocerme y luchar por mis sueños. Estudié Administración de Negocios con énfasis en Finanzas, un Executive MBA, y una especialización en curso en Investment and Portfolio Management.

2. ¿Cuál fue mi idea y cuándo nació? ¿Qué fue lo que creé?

La idea fue inmortalizar los dibujos de los niños a través de productos textiles. Esta idea nació un día en que no encontré donde poner los trabajos, dibujos y obras de arte de mis pequeñas, donde obviamente tirarlas a la basura no era una opción. Por eso hoy en día, tratamos de descubrir la belleza que hay en cada ilustración, dibujo, trazo, huella o foto que nos envían, y con ella, creamos obras de arte nuevas (pañoletas, pareos, cuellos – bandanas, individuales, entre otros) que nos permiten no solo fortalecer la autoestima de los niños, sino también, crear sonrisas y derretir corazones de sus seres amados.

3. ¿Cómo logré hacerla realidad y llevarla a los hechos?

Con mucho sacrificio y dedicación. Estudié mucho. Gran parte de lo adquirido ha sido de forma autodidacta, también, he encontrado en el camino personas maravillosas que me han ayudado y enseñado. Han sido continuamente procesos de prueba y error, análisis del entorno, explorar, revisar tendencias, idealizar y seguir soñando.

El emprendimiento es un continuo aprendizaje.

Si está buscando más historias de emprendimientos, sus creadores y creadoras están aquí, en Emprendimiento y liderazgo de El Espectador.

4. ¿De dónde saqué la plata para ponerla a andar y cómo la pagué?

Tengo la fortuna de contar con un esposo y una familia que ha creído en mí y me han apoyado en todo momento. La financiación inicial fue realizada por mi esposo, y posteriormente, el modelo de negocio de Makaki Art ha permitido soportar su sostenibilidad y crecimiento.

5. ¿Qué estoy logrando con mi emprendimiento? ¿Qué estoy cambiando con mi idea?

Estamos logrando fortalecer la autoestima de los niños y niñas, creando más sonrisas y derritiendo corazones de sus seres queridos, por medio de productos significativos que transmiten amor. Adicionalmente, cada día estamos transformándonos para ser más sostenibles y amigables con el medio ambiente. Nuestros procesos de impresión textil son con cero consumo de agua, manejamos empaques amigables con el medio ambiente, y algunas de nuestras materias primas son hechas con material proveniente de botellas de plástico recicladas. Somos una marca slow fashion, no manejamos inventario, por lo tanto, todo lo que producimos es previamente vendido, reduciendo de este modo los desperdicios.

Queremos inspirar el cambio hacia una moda más sostenible en el que el principal ingrediente este relacionado con esa conexión emocional o apego que tenemos por alguien o algo, sin renunciar al componente de diseño y moda.

6. ¿Soy feliz?

Si ser feliz es poder valorar lo que se tiene, es aceptar la vida con su mix de emociones, buscar alternativas a los obstáculos, darme permiso para sentir de forma diferente, y aspirar a más. Entonces sí, si soy feliz.

7. ¿Vendería mi emprendimiento, mi empresa?

Si. Alguna vez alguien me mencionó: “En ocasiones más vale ser cabeza de ratón que cola de león”, entonces, si existe la oportunidad de crecer por qué no hacerlo. Lo importante es saber el por qué, el para qué, a quién y aún más, que los ideales estén compaginados. Es encontrar un socio estratégico que te complemente.

8. ¿Qué tan duro fue para mí emprender?

Ha sido difícil porque mi experiencia y conocimientos estaban relacionados en el sector financiero, específicamente en gestiones de portafolios en Banca Privada, en otros términos no tenía ninguna relación con el diseño y mucho menos con el sector textil; luego de dedicarme a mis hijas, estuve trabajando en varias ideas en las que tiempo después de ponerlas en ejecución y de realizar algunas ventas, di por finalizadas. Emprender es realmente difícil pero no imposible, es una montaña rusa emocional y mental, en la que la disciplina, el coraje, la perseverancia, la valentía, la pasión, la responsabilidad y la curiosidad juegan un papel muy relevante si se quiere salir con éxito.

9. ¿Cumplí mi sueño? ¿Qué me hace falta?

Lucho todos los días para poder alcanzarlos. Es un proceso donde la paciencia, disciplina, trabajo duro y responsable juegan un importante papel. Aún me falta mucho por alcanzar. Quiero llevar a Makaki Art a otro nivel, donde sea reconocida local e internacionalmente, que sea un referente para el desarrollo del sector y la industria y donde le permita tener un impacto social de relevancia.

Sueño con un Makaki Art que me permita tener tiempo de calidad para mi familia, aun más, que le permita a mis hijas aprender sobre la vida y sus sacrificios, valores y materialización de sueños.

Lea esta historia: Ellos crearon una bebida artesanal hecha con miel de la Orinoquía

10. ¿Y ahora qué? ¿Qué sigue?

Seguimos creando, estructurando y organizando la casa. Estamos ingresando a otros mercados, segmentos y estamos apostando por desarrollos tecnológicos que le permitan a los niños, a las familias y a cualquier persona que tenga un vínculo emocional, dejar volar aún más su creatividad.

11. ¿Mi emprendimiento es escalable?

Si, es completamente escalable. En Colombia y en otros países hay un mercado potencial muy amplio.

12. Para crecer, ¿recibiría inversión de un desconocido? ¿Le cedería parte de mi empresa?

Como lo mencioné anteriormente, si se desea crecer, es importante buscar socios estratégicos que crean no solo en ti, en tu potencial, sino en tu propósito y en el propósito de la empresa y que te aporte no solo capital sino otras capacidades.

13. ¿Qué no volvería a hacer?

Dudar de mis instintos, tomar demasiado tiempo en perfeccionar y estructurar los proyectos. Muchas veces por buscar la perfección, las ideas se quedan simplemente en ideas, plasmadas en un papel, nunca existirá el escenario perfecto, por eso hay que lanzarse, todo se va puliendo en el camino, el ensayo y error siempre serán una constante en esta aventura.

14. ¿Quién me inspiró? ¿A quién me gustaría seguir?

Mis hijas han sido mi gran inspiración, han sido el motor para llevar a cabo los ideales y sueños.

Por otro lado, me encantaría seguir la creatividad de Duncan Wardle (former head of innovation and Creativity at Disney). A Iris Apfel, icono de la moda que a su edad (101 años) deja clara su autenticidad no sólo por su estilo único, sino por ser y representar lo que ella siente, independiente de lo que piensen o crean los demás. Y por último, a Anne Sullivan, una maestra estadounidense que dada su determinación, persistencia y tenacidad consiguió que una niña (Helen Keller) quien padecía una enfermedad que la dejó ciega, sorda y muda, lograra no solo estudiar en la universidad sino convertirse en escritora, oradora y activista política. Anne es reconocida por su gran aporte en la educación y por los avances en la integración de personas ciegas y sordas.

“Comienza de nuevo. Cada vez que fracases empieza otra vez y te harás más fuerte hasta que finalmente logres tu propósito”, Anne Sullivan.

15. ¿Fracasé en algún momento? ¿Pensé en tirar la toalla?

No considero que haya fracasado. He tenido que re direccionar el camino, pero no lo veo como un fracaso, al contrario, lo he tomado como oportunidades.

Claro que he pensado en tirar la toalla, y no solo una vez, sino varias veces. Decir que no, sería un engaño, es pretender que todo es color de rosa y esa no es la realidad. Pero cuando se llega a esas instancias, es importante hacer un alto en el camino, tomarse el tiempo para reflexionar, analizar y tomar medidas que permitan cambiar el rumbo, pero nunca renunciar.

Visite la sección de Emprendimiento y Liderazgo de El Espectador

16. ¿Hago parte de algún tipo de comunidad que me ayuda en este camino de emprender?

Pertenezco a varias comunidades que han sido una gran vitrina para Makaki Art. Estas nos han brindado apoyo, conocimiento, compañía y visualización de nuestra filosofía empresarial. Dos de las comunidades que me siento feliz y orgullosa de pertenecer son TRIBU by Latin American Fashion Summit y Mamazotas, por Maria Alejandra Cardona.

17. ¿Lo que estoy haciendo trasciende? ¿Podrá impactar a nuevas generaciones?

Si, las conexiones emocionales y apegos que tenemos los seres humanos siempre estarán presentes. Nacerán más niños y nuevas familias se formarán. Siempre existirá la oportunidad de expresar de formas significativas y diferentes lo mucho que amamos a nuestros seres queridos. Los niños de hoy, serán los abuelos del mañana. Estamos empeñados en que los niños sientan que sus producciones son valoradas y con esto les damos herramientas para que valoren más adelante el arte y el trabajo de otros.

18. ¿Cómo me veo en 10 años y cómo veo a futuro mi emprendimiento, mi empresa?

Makaki Art será una empresa de base tecnológica con presencia internacional. A nivel personal, me veo liderando otras iniciativas empresariales y guiando con mi ejemplo a otros que se encuentran en el proceso.

19. ¿Qué papel han jugado mi familia y mis amigos?

Mi familia ha sido la base fundamental para llevar a cabo mis ideales. Me ha inspirado. Me ha dado fuerza. Ha estado allí cuando las cosas tambalean y he tenido que replantear mi camino. Adicionalmente, mi familia y amigos me han brindado apoyo dando a conocer mi idea y mis productos en sus diferentes círculos sociales. Me han ayudado a pensar y moldear mis ideas.

Continúe leyendo: Este emprendimiento ayuda a que las empresas contraten ‘más y mejores empleados’

20. Yo lo logré. ¿Ayudaría a otros emprendedores a que lo logren?

Por supuesto. ¡Es una de mis pasiones! Si mi experiencia y camino puede darle luz a aquellos que lo necesitan, estaré más que dispuesta a brindar ese conocimiento. La aventura de emprender no es sencilla y mucho menos cuando no tienes experiencias previas.

21. ¿Qué papel jugó mi equipo? ¿Quién es?

A lo largo del camino hemos tenido la oportunidad de toparnos con grandes aliados. Sin ellos no seríamos quienes somos hoy, ni mucho menos quienes seremos mañana. De forma desinteresada en muchos casos, nos han abierto las puertas, nos han enseñado como caminar, y sobretodo como mantenernos a flote. Han creado junto a nosotros ese conocimiento y la forma como queremos que seamos reconocidos en el mercado.

22. ¿Cuál es mi sello personal? ¿Qué me diferencia del resto?

Transformamos los dibujos en los auténticos protagonistas de los mejores y más significativos productos del mundo, en verdaderas y hermosas obras de arte.

Nuestro objetivo es crear obras de arte a partir de las ilustraciones o dibujos que nos envían, buscamos sorprender y derretir corazones con nuestros diseños.

Por medio de nuestros “Makakis” fortalecemos la autoestima de las personas, creamos vínculos de comunicación e incrementamos la creatividad y el deseo por desarrollar habilidades artísticas a través de la pintura y el dibujo.

Nuestro propósito es crear productos más sostenibles con el medio ambiente, utilizando materiales y fibras hechas con botellas de plástico recicladas y empaques biodegradables.

23. ¿Qué he aprendido de todo esto?

A conocerme como persona y profesional en otras facetas. A que tenía aptitudes artísticas ocultas. A que soy una persona organizada y ávida de conocimiento. A que soy mucho más capaz de lo que pensé que era. A entender la importancia de la resiliencia.

Si conoce historias de emprendedores y sus emprendimientos, escríbanos al correo de Edwin Bohórquez Aya (ebohorquez@elespectador.com) o al de Tatiana Gómez Fuentes (tgomez@elespectador.com). 👨🏻‍💻 🤓📚

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.