Publicidad

Ellos crearon una marca de diseño ilustrado dedicada a hacer objetos de papel

Exploran el papel de la caña de azúcar como un material idóneo para hablar de temas animalistas y de medio ambiente, diseñando formatos especiales y atrevidos que evocan el arte desde lo cotidiano y lo integran en la vida de sus clientes, a través de pedazos de cuentos, relatos y mensajes sociales que se convierten en objetos prácticos y útiles.

12 de abril de 2022 - 07:00 p. m.
Ellos son Juan David Duarte y Alejandro Uscategui, los creadores de UnMapache, el emprendimiento que por medio de la ilustración, crea objetos de papel prácticos y útiles.
Ellos son Juan David Duarte y Alejandro Uscategui, los creadores de UnMapache, el emprendimiento que por medio de la ilustración, crea objetos de papel prácticos y útiles.
Foto: Cortesía UnMapache

“Creo que cada proyecto tiene sus tiempos y necesidades. Que aunque parezca muy difícil, es un trabajo de insistir y no quedarse quieto y ver salidas desde la creatividad... desde ángulos diferentes. Siento que mi pensamiento como artista funciona para eso. Pero a la vez, se necesita quien le dé piso y mente estructurada a la hora de hablar de finanzas y administración. Por ejemplo, justo en el momento en que nuestro proyecto creció de forma más fuerte, fue en plena cuarentena, paradójicamente. Encerrado en casa empecé a hacer unas ilustraciones de los animales que salieron a las calles, y vimos la oportunidad de hacer de ello un libro para colorear, que resultó ser un producto idóneo para el momento en que las personas buscaban qué hacer”. Por eso, en entrevista para nuestra sección 23 preguntas para emprendedores y sus emprendimientos, hablamos con Alejandro Uscategui, el fundador de UnMapache, quien nos contó cómo se construyó una idea que se destaca en el mundo del diseño en Colombia:

1. ¿Cuántos años tengo? ¿Qué estudié?

31 años, Artes Visuales e ilustración Infantil.

28 años, Negocios Internacionales

2. ¿Cuál fue mi idea y cuándo nació? ¿Qué fue lo que creé?

UnMapache fue algo que surgió de forma espontánea, como un modo de tener entradas extra dentro de este fluctuante mundo de las artes. Así que desde el 2017, año a año auto publicaba y distribuía un calendario con mis ilustraciones. Eventualmente el número de ejemplares aumentó de 100, que fue el primer tiraje, luego 300, 500, 1000; la variedad de productos igual, así como la estética y los temas se fueron estructurando. Entonces de repente el proyecto tomó forma, mi novio empezó a hacer parte del equipo como encargado de los números y las cuentas, y yo del diseño y la producción. Así formamos una marca que produce objetos de papel llenos de ilustraciones.

Si está buscando más historias de emprendimientos, sus creadores y creadoras están aquí, en Emprendimiento y liderazgo de El Espectador.

3. ¿Cómo logré hacerla realidad y llevarla a los hechos?

Si bien hablé de que fue algo espontáneo, en algún punto entendí el potencial de lo que estaba haciendo y vi componentes importantes de mi idea que no encontraba en la ciudad, como objetos con ilustraciones con un contenido coherente más allá de bonitos dibujos, explorar el papel de caña de azúcar como un material idóneo para hablar de temas animalistas y de medio ambiente, así como el diseño con formatos especiales y atrevidos. Sabia que quería crecer con mi idea y presenté mi proyecto al programa FilBo emprende, donde fui seleccionado para ser asesorado en emprendimiento, un acelerador de startups junto con la guía del equipo del Impac HUB. Allí, ellos me ayudaron a ordenar todo lo que en un inicio era mero instinto en un proyecto claro, con un objetivo específico para ese entonces: producir, distribuir y vender 1000 calendarios junto con unas libretas ilustradas.

4. ¿De dónde saqué la plata para ponerla a andar y cómo la pagué?

Todo ha sido como una bolita de nieve, que afortunadamente ha rodado para crecer y que con mis propios fondos hayamos podido hacer cada vez más. Parte de lo que ganaba con la venta de los calendarios lo guardaba para la producción del siguiente año, con el capital de 3 años de producción y un poco de mis ganancias como profesor, pude hacer un salto a una producción más alta, poder pagar pauta en Instagram y espacio en ferias y tiendas.

5. ¿Qué estoy logrando con mi emprendimiento? ¿Qué estoy cambiando con mi idea?

Estamos dando a las personas momentos de ilusión y arte dentro de su vida cotidiana, integrando en la vida de las mismas, pedazos de cuentos, relatos, mensajes sociales y consciencia ambiental en forma de objetos de papel. Quizás solo una hoja, unos dibujos, un lindo mensaje o un bonito empaque son suficientes para sacar una sonrisa a las personas y llenar de fantasía un día normal, aún mejor si es un objeto que resulta útil y práctico.

6. ¿Soy feliz?

Podría decirse que estoy a gusto y pleno. Que a punta de “dibujitos” vivo bien y hago algo que las personas consideran y admiran, sumándole que con UnMapache formamos un hogar junto con mi novio y socio.

7. ¿Vendería mi emprendimiento, mi empresa?

Siento que en este momento seguimos creciendo, y aún es mucho lo que tenemos que aprender para consolidar de forma más sólida lo que hacemos para luego hablar de vender, pero las posibilidades están abiertas.

8. ¿Qué tan duro fue para mí emprender?

Creo que cada proyecto tiene sus tiempos y necesidades. Que aunque parezca muy difícil, es un trabajo de insistir y no quedarse quieto y ver salidas desde la creatividad... desde ángulos diferentes. Siento que mi pensamiento como artista funciona para eso. Pero a la vez, se necesita quien le dé piso y mente estructurada a la hora de hablar de finanzas y administración. Por ejemplo, justo en el momento en que nuestro proyecto creció de forma más fuerte, fue en plena cuarentena, paradójicamente. Encerrado en casa empecé a hacer unas ilustraciones de los animales que salieron a las calles, y vimos la oportunidad de hacer de ello un libro para colorear, que resultó ser un producto idóneo para el momento en que las personas buscaban qué hacer.

Yo me siento muy agradecido por el contexto y las oportunidades que hemos tenido, y soy consiente de ciertos privilegios que te pueden permitir embarcarte más fácilmente en el camino del emprendimiento, ojalá muchos más pudieran esperar años hasta que su idea cuaje y estar en cierta tranquilidad económica para tomar el riesgo, en mi caso fue algo que se dio de forma natural y sin buscarlo terminamos dando vida a UnMapache dejando que fluyera en si mismo.

9. ¿Cumplí mi sueño? ¿Qué me hace falta?

Estamos en eso, cumpliendo nuestro sueño. Los sueños son sensibles a la transformación y se van moviendo a lugares distintos. Ahora estamos viviendo este.

También puede leer: Una plataforma que permite tomar mejores decisiones para estudiar en el extranjero

10. ¿Y ahora qué? ¿Qué sigue?

UnMapache esta creciendo, queremos aumentar nuestra presencia en nuevos espacios. Seguramente nos verán en ferias como FilBo, la Feria del Hogar o EVA. Tenemos un listado de ferias a las que apuntamos. También aumentar aun más nuestra variedad de productos, hoy contamos con libretas, calendarios, libros para colorear y tableros; pensamos en producir otro tipo de objetos de papel e incluso en otros materiales que mantengan nuestra lógica de sostenibilidad.

11. ¿Mi emprendimiento es escalable?

Nuestro objetivo es llega a tener puntos de venta propios. Hemos estado ya mas de un año en la feria “Huellas colombianas” en Usaquén, y ese ha sido nuestro punto físico los domingos. Ahora queremos multiplicar esa presencia. Poder contar con otros distribuidores e involucrarnos con otros proyectos e iniciativas, como fundaciones, empresas o campañas.

12. Para crecer, ¿recibiría inversión de un desconocido? ¿Le cedería parte de mi empresa?

En este momento sentimos estar en crecimiento y las posibilidades son muchas, quizás podríamos contemplar esa idea de inversores, dependiendo del perfil y el rol que llegaría a jugar.

13. ¿Qué no volvería a hacer?

En el tema de las ferias, hacer un mejor filtro de en cuáles sí y cuales no participar, y hacer un estudio más calmado a la hora de invertir en ellas.

14. ¿Quién me inspiró? ¿A quién me gustaría seguir?

Me inspiraron los cuadernos de mis padres, cosidos con grapas a mitad, con las hojas crema y una cuadricula azul y rojo, sencillos y con una bella nostalgia vintage. Me inspiran los animales y todas sus variedades, la naturaleza en su esplendor. Los mundos fantásticos, los cuentos de hadas y los relatos cortos.

15. ¿Fracasé en algún momento? ¿Pensé en tirar la toalla?

Más que fracasos podría considerarlos como dificultades. Salir adelante con una profesión artística en este país resulta complicado, y en el mundo en general. Hay muchos creativos buscando su espacio y talento es lo que sobra. En variadas ocasiones pensé en dedicarme a otra cosa, pero ha sido más fuerte el impulso y la pasión.

Visite la sección de Emprendimiento y Liderazgo de El Espectador

16. ¿Hago parte de algún tipo de comunidad que me ayuda en este camino de emprender?

Desde que estuvimos en el Impact Hub los considere como un parche donde podíamos relacionarnos con pares. También las bonitas personas que conocemos en ferias como la de Usaquén, sus historias y experiencias nos ayudan a estar atentos, pescar ferias y oportunidades entre todos.

17. ¿Lo que estoy haciendo trasciende? ¿Podrá impactar a nuevas generaciones?

No sabría decirlo, realmente no somos consientes de eso. Quizás abrimos puertas para que ese tipo de producción se alce en este país y seamos competentes ante la gran industria del papel en China y sus súper producciones, entonces así valoremos lo local y podamos hacerle el quiebre a todas esas tiendas que solo traen importado y no miran lo que esta haciendo a la vuelta de la esquina.

18. ¿Cómo me veo en 10 años y cómo veo a futuro mi emprendimiento, mi empresa?

Esperamos tener una producción mucho más amplia, contar con espacios físicos y poder negociar con los derechos y la distribución de nuestros diseños.

19. ¿Qué papel han jugado mi familia y mis amigos?

La familia y amigos han sido importantes, siempre son tus primeros clientes, tus editores e incluso críticos. Y en cuanto a mi novio, hemos hecho de esto un pilar para nuestro desarrollo.

Le puede interesar: Crearon una firma de consultoría diseñada para emprendimientos en la era digital

20. Yo lo logré. ¿Ayudaría a otros emprendedores a que lo logren?

No cantaría victoria tan pronto, estamos en proceso. Si hoy lo logramos no sabemos que pueda pasar. Lo que el Covid nos enseñó es lo impredecible que resulta la realidad, hoy son muchas cosas que nos pueden dar un vuelco: el cambio climático, la crisis energética, etc. Lo mejor que podemos hacer es ser más conscientes y consumir lo nuestro, apoyar las pequeñas economías y pensar en local, eso puede alejarnos de la trampa del “progreso” y la frivolidad de las grandes corporaciones.

21. ¿Qué papel jugó mi equipo? ¿Quién es?

El equipo Mapache ha ido en aumento. Primero está mi novio Juan David, la persona a cargo del área comercial, con su aparición en UnMapache esto empezó a ir en alza, es nuestro proyecto. Luego tenemos personajes importantes como Andrés, un cerebro para el tema de las redes sociales y todo lo que tiene que ver con pautar. Y nuestros colaboradores en las ferias y distintos espacios, solo entre dos no nos alcanzaba. De igual manera nuestra cadena de producción, impresores, proveedores, nuestros puntos de venta: tiendas de diseño y librerías independientes.

22. ¿Cuál es mi sello personal? ¿Qué me diferencia del resto?

Lo que nos hace diferentes son los detalles y lo que yo llamo “el giro” o “la vuelta” que le damos a las ideas que pueden parecer comunes, creo que ciertos temas como: animales en vía de extinción, la migración, animales endémicos… son temas que ya han sido explorados y necesitamos verlos desde otras perspectivas. La gente valora mucho las dinámicas y contenidos que incluimos dentro de nuestras libretas, temas como los animales victimas de trafico ilegal en libretas cuadriculadas como en una jaula o el formato en acordeón del calendario. Estamos todo el tiempo buscando formas de cambiar los formatos o los contenidos convencionales y producir objetos diferentes. Por último, insistimos en trabajar y resaltar las técnicas análogas tradicionales en medio de este mundo digital.

23. ¿Qué he aprendido de todo esto?

Viendo en retrospectiva el camino de nuestra marca se define en insistir y fluir. Básicamente darse cuenta de cómo algo que haces de forma natural con un par de ajustes puede tener un potencial. Y personalmente como artista ha sido un camino que no parecía tener mucho que ver con mi saber, en las facultades de arte falta mucha formación en lo que se trata de negocios, por lo que para mi muchos aspectos del proceso y la gestión eran desconocidos.

Si conoce historias de emprendedores y sus emprendimientos, escríbanos al correo de Edwin Bohórquez Aya (ebohorquez@elespectador.com) o al de Tatiana Gómez Fuentes (tgomez@elespectador.com). 👨🏻‍💻 🤓📚

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar