Publicidad

La artista urbana que da vida a murales y prendas a través del diseño

Su obra está inspirada en emociones que se materializan a través del color, dándole protagonismo a sensaciones y formas donde incluso la flora y la fauna cobran relevancia en piezas de arte que se convierten en piezas ilustradas para objetos cotidianos.

Tatiana Gómez Fuentes
11 de octubre de 2022 - 03:00 p. m.
Ella es María Paula Sánchez Ariza, la emprendedora detrás de un universo de colores que nace desde los murales para convertirse en piezas ilustradas en objetos cotidianos.
Ella es María Paula Sánchez Ariza, la emprendedora detrás de un universo de colores que nace desde los murales para convertirse en piezas ilustradas en objetos cotidianos.
Foto: Andres Uribe Naranjo

“Mi obra se inspira en las emociones por medio del color. Sensaciones, emociones, formas, flora y fauna, se unen para formar lenguaje floral. Un estudio constante de elementos orgánicos y contrastes tonales. A través de mi obra me gusta transmitir sensaciones positivas en las personas que ven mis dibujos en papeles, computadoras, telas o grandes murales.

Mi motivación es que este lenguaje floral sea una obra de arte aplicada en textiles que vistan a personas que recorren el mundo, generando vibras positivas y energía al vestir en su diario vivir”, estás son las palabras de María Paula Sánchez Ariza, la emprendedora detrás de Green Amarilla, una idea que ella misma define como “la mejor forma de pintar el mundo de colores”. Hablamos con ella en 23 preguntas para emprendedores y sus emprendimientos y aquí está su historia:

1. ¿Cuántos años tengo? ¿Qué estudié?

¡Hola mundo! Soy Maria Paula, soñadora y creadora de Green Amarilla. Estudié Artes Visuales en la Pontificia Universidad Javeriana y tengo 32 años.

2. ¿Cuál fue mi idea y cuándo nació? ¿Qué fue lo que creé?

Cuando estaba terminando la universidad, paralelo a mi tesis estaba trabajando en una galería de arte y Aprendi mucho sobre este mercado. En ese entonces también empece a conocer a varios artistas que me dieron la esperanza de que si se podía vivir del arte. Así que más adelante tome la decisión de renunciar a mi trabajo estable para darle vida a lo que hoy en día es Green Amarilla.

3. ¿Cómo logré hacerla realidad y llevarla a los hechos?

Durante mis ultimas clases en la universidad, en medio de una clase de gestión cultural (y no poniendo atención) empece a escribir en un papel -Como vivir del arte- así empecé a desglosar todos los pasos que debía hacer para poder lograrlo. Escribí objetivos generales como empezar aplicar a convocatorias, empezar a organizar un portafolio, crear en paralelo un proyecto textil y de estas ideas generales, escribí objetivos específicos, tareas y acciones que debía hacer para poder realizar los objetivos generales.

Hoy en día conservo la hoja que me ayudó a darle claridad a mi ideas y a motivarme a seguir adelante cuando sentía que estaba perdida con lo que estaba haciendo.

Si está buscando más historias de emprendimientos, sus creadores y creadoras están aquí, en Emprendimiento y liderazgo de El Espectador.

4. ¿De dónde saqué la plata para ponerla a andar y cómo la pagué?

De todos mis proyectos murales, he ahorrado para invertir cada vez más en Green Amarilla, en mejorar las telas, en crear nuevos productos y en tener un buen registro fotográfico. Del mismo proyecto también se sigue invirtiendo para que siga creciendo la marca. También mi mamá ha sido un gran apoyo para este desarrollo.

5. ¿Qué estoy logrando con mi emprendimiento? ¿Qué estoy cambiando con mi idea?

Poder inspirar a muchas personas sobre cómo se puede vivir de la creatividad y cómo con pasión, disciplina y constancia se pueden hacer realidad las ideas.

6. ¿Soy feliz?

Claro, ver los productos finalizados y ver los resultados es muy satisfactorio, eso da mucha felicidad, sin embargo, debo confesar que emprender no es fácil pues detrás de un producto finalizado ha habido muchas pruebas y errores, así que también en este proceso está enfrentarse al fracaso.

7. ¿Vendería mi emprendimiento, mi empresa?

Podría considerar tener una sociedad, siempre y cuando le convenga a la marca y a ambas partes.

8. ¿Qué tan duro fue para mí emprender?

Como les contaba anteriormente, el tener una buena organización de ideas y un desglose de las actividades es importante, estar al mando, el poder conseguir buenos proveedores y gente que también crea en este proyecto ha sido un desarrollo constante.

9. ¿Cumplí mi sueño? ¿Qué me hace falta?

El sueño sigue en construcción.

No deje de leer: Ella inmortaliza dibujos de niños y niñas a través de productos textiles

10. ¿Y ahora qué? ¿Qué sigue?

Seguir creciendo, empezar a contar con un equipo de trabajo, tener un espacio más grande donde pueda recibir a la gente para que se lleven una experiencia linda de Green Amarilla. También poder salir del país y en especial, seguir haciendo productos innovadores que aporten al medio ambiente.

11. ¿Mi emprendimiento es escalable?

Todos los emprendimientos pueden ser escalables de la manera en la que mente y el corazón lo permitan. Hay que centrarse en lo que se ofrece para ver el valor agregado en el mercado.

12. Para crecer, ¿recibiría inversión de un desconocido? ¿Le cedería parte de mi empresa?

Todo depende de que pueda aportar para todos.

13. ¿Qué no volvería a hacer?

Yo cambiaria la formulación de la pregunta, más bien sería ¿qué podría mejorar? ahí contestaría que la comunicación y la gestión en los equipos de trabajo.

14. ¿Quién me inspiró? ¿A quién me gustaría seguir?

Agatha Ruiz de La Prada ha sido un gran referente para mí en técnicas de color y una motivación para aplicar en mi emprendimiento, especialmente por la forma como ha llevado su empresa a diferentes tipos de objetos alegres para el mundo.

15. ¿Fracasé en algún momento? ¿Pensé en tirar la toalla?

¡Claro! de los errores se aprende, la cuestión es asumir y verlo también como oportunidades para mejorar o cambiar la manera en que se lleva a cabo dicha actividad fallida.

Visite la sección de Emprendimiento y Liderazgo de El Espectador

16. ¿Hago parte de algún tipo de comunidad que me ayuda en este camino de emprender?

No pero si la hay, me encantaría saber de esta comunidad.

17. ¿Lo que estoy haciendo trasciende? ¿Podrá impactar a nuevas generaciones?

Claro que sí, poder generar consciencia de que el arte es una profesión como cualquier otra y que realmente se puede vivir de la creatividad, es el mejor impacto. Hacer lo que a uno le gusta, desde la pasión lo lleva a uno muy lejos.

18. ¿Cómo me veo en 10 años y cómo veo a futuro mi emprendimiento, mi empresa?

Yo veo varios espacios físicos donde la gente pueda llevarse una gran experiencia, poder estar fuera de Colombia y apoyar y ayudar a fundaciones animalistas y ambientales.

19. ¿Qué papel han jugado mi familia y mis amigos?

Mi mamá, la doctora Liz Ariza ha sido un apoyo incondicional desde que decidí estudiar Artes, siempre me impulso a desarrollar mi parte artística. Cuando decidí renunciar a mi trabajo, ella también me apoyó y siempre ha sido una coach motivacional y de desarrollo de proyectos, me ha ayudado a tener más confianza y a tener más “berrraquera” con lo que hago.

He contado con amigos que me han ayudado con ideas, nuevos aprendizajes y sobre todo con el apoyo emocional.

Le puede interesar: Ellos crean juguetes personalizados de estimulación temprana para niñas y niños

20. Yo lo logré. ¿Ayudaría a otros emprendedores a que lo logren?

Claro, siempre y cuando entiendan que esto es un proceso y que la creación de los proyectos no es de la noche a la mañana y más cuando hay que recorrer y estar en búsqueda constante de ideas.

21. ¿Qué papel jugó mi equipo? ¿Quién es?

En este punto estoy contando con personas que me han ayudado con la producción y proyección en cuanto a las finanzas de la empresa. Esto también me ha ayudado a aliviar la carga laboral en diferentes aspectos.

22. ¿Cuál es mi sello personal? ¿Qué me diferencia del resto?

Green Amarilla es un universo de muchos colores que dan la bienvenida a todas las mujeres de cualquier edad, espero muy pronto poder hacer el empalme también en hombres y que sea una marca para el mundo.

23. ¿Qué he aprendido de todo esto?

Que uno no deja de aprender, que siempre hay que trabajar en equipo, ser una mejor líder, a ser muy organizada en términos laborales y económicos, a que todas las metas que se quieren lograr hay que convertirlas en pequeñas tareas poniéndoles fecha para visualizarlas y hacer real las ideas.

Si conoce historias de emprendedores y sus emprendimientos, escríbanos al correo de Edwin Bohórquez Aya (ebohorquez@elespectador.com) o al de Tatiana Gómez Fuentes (tgomez@elespectador.com). 👨🏻‍💻 🤓📚

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar