Publicidad

La empresa que fabrica maquinaria basada en robótica industrial en Colombia

Un equipo de ingenieros diseñadores e implementadores de soluciones robóticas, que facilitan la producción, empaque y distribución de productos en industrias que fabrican o distribuyen alimentos, artículos de aseo, bienes de consumo, material de construcción y autopartes, entre otros.

Tatiana Gómez Fuentes
06 de diciembre de 2022 - 11:00 a. m.
Él es Daniel Díaz Ulloa, el emprendedor detrás de CAV ROBOTICS.
Él es Daniel Díaz Ulloa, el emprendedor detrás de CAV ROBOTICS.
Foto: Cortesía

“Las soluciones robóticas que implementamos sincronizan, aceleran y optimizan la producción, además de reducir los riesgo asociados a ellos y nos convierte en pioneros de la cuarta revolución industrial en Latinoamérica. En Corea del Sur hay más de 700 robots por cada 10.000 colaboradores industriales, en Alemania más de 300, el promedio mundial es 74 y en Colombia hay menos de 1 robot por cada 10.000 empleados en trabajos de manufactura, y CAV tiene el objetivo de implementar esta tecnología en la región para mejorar nuestra competitividad.

Somos líderes y referentes del mercado con más del 60% de los robots integrados localmente a las más grandes compañías colombianas, además de las multilatinas y multinacionales con presencia en nuestra región. Hemos dado más de 180 nuevos puestos de trabajo formales al país, contamos con más de 10 aliados internacionales entre ellos KUKA, INTERROLL, HikRobotics, Siemens, FESTO que ofrecen respaldo a nuestros desarrollos, hemos desarrollado soluciones en países como Nicaragua y Costa Rica por lo que hoy tenemos la meta de aumentar las exportaciones de nuestros proyectos al 50% de nuestra facturación a países latinoamericanos desde Perú hasta México. Así mismo, apoyados en los más de 35 colaboradores de CAV, estamos penetrando en el mercado de la INTRALOGÍSTICA para lograr automatizar centros de distribución con nuevas tecnologías como la robótica colaborativa y móvil”, así lo va narrando Daniel Díaz, el CEO detrás de CAV ROBOTICS, una empresa colombiana que utiliza la tecnología robótica y demás aportes al empresariado, en la modernización de la manufactura, alineándose a la cuarta revolución industrial. Hablamos con él en 23 preguntas para emprendedores y sus emprendimientos y esto fue lo que nos contó:

1. ¿Cuántos años tengo? ¿Qué estudié?

Mi nombre es Daniel Diaz, tengo 42 años, soy ingeniero electrónico, tengo cursos, diplomados y más de 50 proyectos en automatización Industrial, robótica, visión artificial, entre otras tecnologías de la cuarta revolución industrial. Esto lo complementé con una especialización en Gerencia Estratégica.

2. ¿Cuál fue mi idea y cuándo nació? ¿Qué fue lo que creé?

Desde que salí de la universidad en el 2002 entendí que existen tecnologías maduras desarrolladas en otros continentes que no se aprovechan en mi país. Me encontré con un software para la industria, cámaras de visión artificial y robots industriales que necesitaban mucho más que traerlos, requerían de preingenieria, dimensionamiento, configuración, programación, diseño de equipos complementarios, fabricaciones auxiliares, servicio, repuestos, etc; para que se pudieran convertir en parte de la vida diaria, dentro de una fábrica de producción que ofrecían a sus trabajadores puestos de trabajos con riesgos a su salud o simplemente necesitaban producir más.

En el 2004 cree junto con un familiar CAV INGENIEROS, que tenía la misión de ser expertos en estas tecnologías que con los años se convirtió en CAV ROBOTICS, sin cambiar de razón social, porque dentro de nuestras soluciones, siempre el eje central es la tecnología robótica de diferentes tipos y tendencias.

3. ¿Cómo logré hacerla realidad y llevarla a los hechos?

En mi tesis de pregrado conocí y estudié visión artificial y me contacte directamente con un fabricante, NATIONAL INSTRUMENTS, y desde el 2004 con un primo hermano, ingeniero electrónico, creamos formalmente a CAV INGENIEROS, para dar servicio a los usuarios de estas tecnologías.

Fue muy fácil para nosotros entender que debíamos hacer el proceso de creación formal de la empresa, (notarias, actas, cámara de comercio, rut, impuestos etc); porque venimos de una familia de emprendedores formales, mi familia paterna junto con mi padre crearon una empresa de helados que duró más de 30 años y mi madre creo (entre muchos) un negocio complementario a los helados que duró otros 25.

A diferencia de mis compañeros de la universidad que tenían afán y presión familiar por lograr ubicarse en una empresa, mis padres me abrieron espacio y me acompañaron para crear algo desde cero sin presiones. Tiempo después conocimos otras marcas mundialmente importantes en visión artificial , robótica y manejo de materiales como COGNEX, ROBOTS KUKA e INTERROLL, entre otras, levantamos la mano, viajamos a Suramérica, Europa y Estados Unidos para capacitarnos y demostrarles a ellos que podían confiar en nosotros, en nuestra ingeniería y fabricación complementaria, para que estos equipos (que son nuestra materia prima) sean correctamente dimensionados, configurados, programados y montados en nuestro país, y que su marca la íbamos a cuidar como a la nuestra, a la que transformamos en CAV ROBOTICS.

Si está buscando más historias de emprendimientos, sus creadores y creadoras están aquí, en Emprendimiento y liderazgo de El Espectador.

4. ¿De dónde saqué la plata para ponerla a andar y cómo la pagué?

Iniciamos formalmente con muy poco capital, por lo que vendimos integraciones y fabricaciones pequeñas atendiendo proyectos que las universidades vendían a clientes finales, ellas fueron nuestros primeros clientes (porque nuestro producto es difícil de adquirir por las pymes). Nuestros primeros clientes fueron los departamentos de proyectos y negocios de universidades reconocidas que querían re vender equipos y necesitaban de nuestra integración. Sin mucho capital, logramos manejar el flujo de caja proyecto a proyecto con el capital del mismo cliente y en los momentos claves de los proyectos préstamos de familiares y la banca formal, incluido Bancoldex. Año a año desde el 2004 hemos crecido en el valor individual de los proyectos, llegando a manejar hoy proyectos de casi 1′500.000 de USD directamente a las principales empresas de alimentos y bienes de consumo de nuestra región.

5. ¿Qué estoy logrando con mi emprendimiento? ¿Qué estoy cambiando con mi idea?

Con mi emprendimiento hemos logrado diseñar celdas robóticas e implementar más de 50 robots industriales de los 250 existentes en las fábricas colombianas, alcanzando a instalar más del 60% de los robots integrados localmente. Somos los primeros y única empresa que vende celdas robóticas a países vecinos y centroamérica fabricadas en Colombia.

Todo lo anterior lo hemos hecho con más de 180 colaboradores que hemos tenido a través de estos 18 años, donde más de la mitad han tenido su primer empleo formal y profesional en CAV, ofreciéndoles un trabajo donde técnicamente puedan demostrar su pasión por estas tecnologías en los diferentes departamentos internos como mecánico, eléctrico, automatización, programación, administración, postventa, entre otros.

Con este recurso humano hemos solventado problemas de salud ocupacional y ergonomía en puestos de trabajo de empresas de manufactura, hemos aumentado la producción en los finales de línea, mientras logramos tecnificar los procesos de producción y de logística interna de nuestros clientes

6. ¿Soy feliz?

El emprendimiento sostenible tiene muchos escalones y lograr cada uno de ellos indiscutiblemente produce felicidad. Alcanzar pequeñas metas, que en el fondo producen crecimiento para CAV, darse cuenta que lo que un día planeaste (por no decir soñaste) se convierte en realidad y el reconocimiento de las personas, produce una enorme satisfacción. Sin embargo, los periodos donde se logra esta felicidad son periodos donde se ha requerido mucho trabajo, logrando equilibrar un buen rendimiento de CAV , estabilidad personal y la armonía familiar, vital para seguir adelante.

7. ¿Vendería mi emprendimiento, mi empresa?

No.

8. ¿Qué tan duro fue para mí emprender?

Ha sido desde siempre un trabajo duro, exigente, de largas jornadas y sacrificios en tiempo personal y familiar, pero realmente sin mayor dificultad para realizar. Desde épocas donde mi día a día era mas técnico, pasando por la responsabilidad comercial y ahora en la dirección estratégica, he sentido siempre la exigencia de horarios y sobretodo de resultados, pero al ser algo que hago con pasión (uno de los 5 valores corporativos de CAV), no se sienten que las tareas sean imposibles de lograr, ni una carga de cansancio más allá de lo normal.

9. ¿Cumplí mi sueño? ¿Qué me hace falta?

He cumplido muchos sueños para CAV y CAV me ha ayudado a cumplir muchos sueños personales. Uno de los principales sueños que tuve y sigo teniendo para CAV es lograr una estructura sólida, con capital humano especializado que logre ser más eficiente para cumplir con cada máquina, con cada integración y solución, superando las expectativas de los clientes e incluso las expectativas individuales, que se logran con las sinergias logradas por el trabajo en equipo de las diferentes áreas de CAV. He logrado el sueño de exportar nuestras soluciones a Centroamérica y de ser la empresa de robótica industrial con mayor participación en el mercado Colombiano, sin olvidar el sueño técnico básico que es ver cada robot ejecutar su tarea en sincronía con su ambiente, logrando perfección en sus movimientos para lograr lo prometido al cliente.

Asimismo, con CAV he podido conocer diferentes lugares del mundo, la mayoría de ellos donde se exponen nuevas tecnologías de empaque (en ferias como ExpoPack en Chicago, México y las Vegas), tecnologías robóticas (en las ferias de AUTOMATE en Chicago, Hannover Messe de Alemania y AUTOMATICA en Munich) o de intralogística (en PROMAT y MODEX en Atlanta), conociendo Proveedores y Aliados excepcionales que me ayudan a generar nuevas oportunidades para nuestra región. Al igual una de las últimas satisfacciones me la entregó la Cámara de Comercio de Bogotá, junto con más de 1.000 emprendedores de la ciudad, en una ceremonia muy emotiva a finales de 2021 donde reconocieron nuestros logros y avances en cada una de las empresas.

Continúe leyendo: La marca colombiana de sombrerería y moda artesanal inspirada en los territorios

10. ¿Y ahora qué? ¿Qué sigue?

Desde hace 3 años tenemos los ojos puestos en soluciones para la INTRALOGÍSTICA, la pandemia frenó de alguna manera y aceleró de otra este tipo de soluciones en nuestra región. Si bien esta apuesta (que incluyen paletizado y despaletizado robótico, alistamiento de pedidos con robótica móvil o picking robotizado) se han desarrollado con urgencia por el crecimiento del e-commerce desde 2020, las inversiones en nuestra región aún son temerosas por todo el ambiente mundial, regional e interno que se respira tenso.

Es por esto, que estamos seguros que las aplicaciones robóticas en este tipo de centros de distribución se desarrollaran, pero aún está por madurar y esperamos que esto sea en el lapso de los próximos 3 años no solo en Colombia, sino en la región Andina y Centroamérica, donde debemos lograr vender más del 50% de nuestro ingreso anual. Incluso con los aliados adecuados sabemos que a mediano plazo vender nuestras aplicaciones en México y Estados Unidos no es imposible con el camino que estamos recorriendo y allí estarán enfocados nuestros esfuerzos en muy poco tiempo.

11. ¿Mi emprendimiento es escalable?

Si, totalmente. Mi emprendimiento está creciendo tanto en oferta de productos como en demanda de mercado. Las tecnologías robóticas cambian constantemente y esto nos da la posibilidad de crecer en nuestro portafolio, ofreciendo al mercado maquinaria más actualizada y soluciones específicas para ciertas operaciones industriales. Igual, hablando de mercado, CAV crece a medida que crece la industria colombiana, pero estamos trabajando para que este crecimiento sea exponencial, de que podamos acceder a mercados más inexplorados como Guatemala y acceder también a mercados más grandes y desarrollados como México.

12. Para crecer, ¿recibiría inversión de un desconocido? ¿Le cedería parte de mi empresa?

Si. Si bien ver nacer una idea de negocio, consolidarla es emocionante y encierra un propósito de vida, no se debe olvidar que esto es un negocio y como cualquier negocio tiene ciclos de vida. Mi esfuerzo y dedicación han logrado cosas muy interesantes, pero existen otros niveles organizacionales, otros mercados, otros productos, otros aliados que podrían hacer crecer aún más a CAV, los cuales necesitan otro nivel de capital que seguramente será accesible si se vende una parte de la empresa. No solo estoy dispuesto a vender, sino a hacer parte de ese proceso y transformación.

13. ¿Qué no volvería a hacer?

Definitivamente faltar a las clases de negocios en el pregrado cuando estudié mi Ingeniería. Si bien el concepto técnico es importante, como emprendedores vamos a enfrentarnos a muchos retos donde de poco vale el conocimiento técnico. Entender de contabilidad, finanzas, procesos administrativos, calidad, servicio al cliente; es algo que cualquier emprendedor debería capacitarse. Asimismo, creo que hubiera valido la pena trabajar en una empresa estructurada, con procesos, calidad, departamentos, etc para entender el dinamismo de una organización. En mi caso, casi que pase directo de la universidad al emprendimiento y creo que una experiencia laboral previa al emprendimiento me hubiera enriquecido.

14. ¿Quién me inspiró? ¿A quién me gustaría seguir?

Creo que mi inspiración para crear a CAV llegó por mis padres. De niño siempre vi a mis padres emprendiendo con éxitos y fracasos, pero logrando cosas que a otras personas les costaba alcanzar y no solo estoy hablando de la posición económica sino de manejo de tiempo, liderazgo frente a otras personas y proyección a largo plazo, etc. Mi padre con su ejemplo me enseñó a sentirme responsable de cada detalle del negocio, al buen trato hacia los colaboradores y servirles a ellos para lograr que ellos le sirvieran al negocio, y mi madre me enseñó la fuerza, y toma de decisiones rápidas sin temerle al cambio necesarios para continuar. Ahora, después de lograr cierta madurez en CAV, sigo algunos principios de personas que lograron mucho con muy poco, con el común de ser apasionadas con su empresa o producto como Nikolas Tesla o Steve Jobs y también empresarios de medianas empresas que voy conociendo en el camino.

15. ¿Fracasé en algún momento? ¿Pensé en tirar la toalla?

Se fracasa en objetivos específicos constantemente como emprendedor o empresario. Lo importante aquí es encontrar la manera de cambiar de objetivo específico, sin cambiar el objetivo estratégico y volverlo a intentar las veces que sean necesarias. Durante ese constante proceso hay momentos de cansancio y quiebre, como cuando en el 2015, mi socio se retiró de CAV y continúe sin él, ya que nunca pensé en abandonar mi emprendimiento, sino en transformarlo.

Visite la sección de Emprendimiento y Liderazgo de El Espectador

16. ¿Hago parte de algún tipo de comunidad que me ayuda en este camino de emprender?

Pertenecer a programas de Integradores ofrecidos por las marcas (nuestros proveedores), siempre ha sido importante para CAV. Inicialmente con NI, luego con el grupo de Integradores para Sudamérica de Robots KUKA y ahora pertenecer al programa mundial para integradores Rolling ON de Interroll, no solo imprime un sello de calidad al trabajo que hacemos, sino que genera impulso para el crecimiento que buscamos como empresa. En el ámbito local, pertenecer y hacer uso de los diferentes programas de la Cámara de Comercio de Bogotá nos ha aportado significativamente. Asesorados por ellos, hicimos nuestro primer plan estratégico de ventas y mercadeo hace varios años atrás y hoy nos acompañan en programas como fábricas productivas donde constantemente retamos el equipo de ventas y mercadeo. Hoy ya nos acompañan en nuestro plan de internacionalización con asesores internos y externos.

17. ¿Lo que estoy haciendo trasciende? ¿Podrá impactar a nuevas generaciones?

Nosotros estamos ubicados en las tecnologías de la cuarta revolución industrial, por lo que todo lo que hacemos impacta en la manera en como las futuras generaciones contemplan y visualizan el trabajo. Cada revolución industrial trae cambios de mentalidad y formas de trabajo, y esta no es la excepción. La mano de obra en esta cuarta revolución deja de percibir trabajos repetitivos o pesados como trabajos aptos para los humanos, esto se lo dejan a las máquinas, con el fin de dar paso a más trabajos de creación y decisión a los humanos. Las nuevas generaciones buscan soluciones a los puestos de trabajo que generan problemas de salud, el trabajo ya no para cuando la fábrica lo decide, sino cuando los trabajadores no están de acuerdo con los riesgos asociados. Ahí entramos nosotros, para dar tranquilidad al empresario de poder producir y tranquilidad a los trabajadores de trabajar en un ambiente seguro.

18. ¿Cómo me veo en 10 años y cómo veo a futuro mi emprendimiento, mi empresa?

Veo a CAV Robotics implementando celdas robóticas en toda Latinoamérica e incluso con presencia en Estados Unidos, con personal capaz para hacerla crecer, con gobierno corporativo y siempre trabajando con tecnologías de punta. Yo seguramente, como asesor de las personas a cargo de ella y buscando alianzas para su constante crecimiento.

19. ¿Qué papel han jugado mi familia y mis amigos?

Mi familia ha jugado un papel vital en este emprendimiento en sus diferentes fases. Inicialmente mis padres y hermanos con su apoyo, ejemplo y admiración por lo que CAV fue logrando la generación de impulso para crecer.

Hoy por hoy, mi padre, quien siempre fue responsable de las contabilidades de varios emprendimientos familiares, llevo la contabilidad de CAV en sus inicios y hoy es mi asesor en temas tributarios y contables. Delegar esta importante tarea en un inicio, me dio la oportunidad de concentrarme en aspectos técnicos de CAV, con total confianza de estar en buenas manos que solo querían lo mejor para el negocio. Más adelante mi esposa e hijos, sin haber estado nunca en la operación, son la estabilidad en momentos de crisis, el ancla en momentos de alto riesgo y el motor en momentos de dificultades.

Puede leer también: Mujeres excombatientes le apuestan a la paz con la producción de achiras

20. Yo lo logré. ¿Ayudaría a otros emprendedores a que lo logren?

Ayudar a nuevos emprendedores, es una tarea que tengo pendiente para iniciar a hacer regularmente. Las personas que logramos pasar de emprendimientos a formalización de empresas tenemos muchos aprendizajes que compartir y para el camino más corto de los nuevos emprendedores.

Un estudio de la Red de Cámaras de Comercio de Colombia, Confecámaras, indicó que 70,3% de las nuevas pymes no logran cumplir cinco años en el mercado. CAV Robotics lleva en el mercado desde 2004 (18 años), esta es la razón por la cual puedo afirmar que logre un emprendimiento y además convertirlo en una empresa.

21. ¿Qué papel jugó mi equipo? ¿Quién es?

El equipo de trabajo es vital para lograr un emprendimiento, incluso creo que el error más común de los emprendedores es creer que pueden hacer todo, no contratar apoyo y basan su estructura de costos en la ausencia de colaboradores. Realmente creo que a mi me pasa todo lo contrario, siento constantemente la necesidad de apoyo de más y mejores colaboradores. Los primeros más que empleados, fueron personas que compartían la pasión por el emprendimiento y con el tiempo se volvieron amigos e incluso socios minoritarios. Con la maduración de la empresa, se comenzó a trabajar con personas especializadas en procesos desconocidos para mí, pero necesarios para el crecimiento de CAV.

Hoy por hoy, tenemos una estructura muy organizada por especialidades técnicas con líderes muy jóvenes, que hicimos crecer en semillenos dentro de la empresa porque apostamos por ingenieros recién egresados, personas que llegaron muy jóvenes y han formado equipos de trabajo con nuevos colaboradores creando las profesiones del futuro.

22. ¿Cuál es mi sello personal? ¿Qué me diferencia del resto?

Hay 2 cosas que me gusta pensar que como persona he aportado a CAV:

He podido mantener una buena relación personal con muchos de los colaboradores de CAV, esto se impregna en la organización y se comienza a generar un excelente clima organizacional, para lograr un gran lugar para trabajar. Por otro lado, la responsabilidad personal que tengo frente a los clientes por lograr un excelente resultado, se transforma en la calidad que CAV entrega en sus productos y servicios.

23. ¿Qué he aprendido de todo esto?

He aprendido que el emprendimiento debe crecer para no desaparecer. Debemos buscar la manera de pasar de ser emprendedores a empresarios muy rápidamente, no solo para tener nuevos retos sino para que perdure la idea de negocio rentable y seguir tocando a las vidas de los colaboradores, mientras aportamos con la economía de nuestro país.

Si conoce historias de emprendedores y sus emprendimientos, escríbanos al correo de Edwin Bohórquez Aya (ebohorquez@elespectador.com) o al de Tatiana Gómez Fuentes (tgomez@elespectador.com). 👨🏻‍💻 🤓📚

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar