Publicidad

Un emprendimiento gastronómico que resalta los sabores naturales de Colombia

Merengues, fresas con crema y brochetas de fresas con chocolate, son algunas de las propuestas que ofrece este negocio. Sus productos son naturales y no tienen conservantes ni colorantes.

Tatiana Gómez Fuentes
13 de septiembre de 2023 - 11:00 a. m.
Ellos son Julián Andrés Hernández Muñoz , Norma Milena Rodríguez Sua y Rodrigo Alberto Pazos Muñoz, los emprendedores detrás de Suspiros, barra de merengones y caprichos.
Ellos son Julián Andrés Hernández Muñoz , Norma Milena Rodríguez Sua y Rodrigo Alberto Pazos Muñoz, los emprendedores detrás de Suspiros, barra de merengones y caprichos.
Foto: Suspiros, barra de merengones y caprichos / Cortesía

“Ofrecemos una experiencia que permite personalizar o crear merengones al gusto de nuestros comensales. En nuestra barra de sabores se encuentran productos completamente naturales y hechos en casa. Horneamos los suspiros que son la base de nuestro merengón, batimos nuestra deliciosa chantilly y todas nuestras salsas y mermeladas las elaboramos con fruta natural, nuestros productos no tienen conservantes ni colorantes.

El proyecto nació hace poco, pero siempre fue pensado en grande, por lo tanto, encontrar la perfección en cada detalle si conlleva una gran dedicación y dificultades que con el tiempo hemos superado, pero afortunadamente, encontramos un grupo de trabajo muy profesional que permitió que la idea y el producto que queríamos desarrollar se materializara, lo cual también implica una gran responsabilidad en mantener la calidad que caracteriza nuestros productos″.

Julián Andrés Hernández, Norma Milena Rodríguez y Rodrigo Alberto Pazos, los emprendedores detrás de este negocio, pasaron por nuestra sección de 23 preguntas para emprendedores y sus emprendimientos, y aquí está su historia:.

1. ¿Cuántos años tengo? ¿Qué estudié?

Somos tres emprendedores entre los 35 y 40 años. Uno es chef y los otros dos son abogados. Julián Andrés Hernández Muñoz , Norma Milena Rodríguez Sua y Rodrigo Alberto Pazos Muñoz.

2. ¿Cuál fue mi idea y cuándo nació? ¿Qué fue lo que creé?

Nuestro emprendimiento nace a partir del gusto por un postre representativo de la gastronomía colombiana, el merengón. La idea surgió en diciembre de 2022 pero la materializamos en febrero de 2023 creando una barra de merengones que brinda la posibilidad de escoger la cantidad de frutas, salsas y diferentes toppings que deseen los comensales. Dentro de nuestra oferta también buscamos conquistar paladares con obleas, fresas con crema, fresas con crema y chocolate, bocados de merengón y brochetas de fresas con chocolate convirtiendo esta experiencia de sabores en una marca que se llama Suspiros, barra de merengones y caprichos.

3. ¿Cómo logré hacerla realidad y llevarla a los hechos?

De manera conjunta con nuestros socios, reunimos un equipo de profesionales quienes diseñaron un lugar espectacular donde podemos ver representado nuestro sueño, además de contar con el apoyo invaluable de un gran equipo de trabajo de expertos pasteleros quienes materializaron nuestras ideas de producto dando como resultado nuestra barra de merengones y caprichos.

Si está buscando más historias de emprendimientos, sus creadores y creadoras están aquí, en Emprendimiento y liderazgo de El Espectador.

4. ¿De dónde saqué la plata para ponerla a andar y cómo la pagué?

Somos muy afortunados de poder contar con nuestras profesiones, por lo tanto, tenemos ahorros de nuestros años de trabajo, nos apoyamos también de préstamos bancarios y del invaluable apoyo de nuestros familiares, quienes permitieron que este sueño se hiciera realidad.

5. ¿Qué estoy logrando con mi emprendimiento? ¿Qué estoy cambiando con mi idea?

Estamos logrando que las personas disfruten de un delicioso merengón personalizado sin necesidad de salir de la ciudad. Realmente nuestra idea ha sido muy clara desde el principio, lo que buscamos es que el cliente cree a su gusto esta propuesta y pueda disfrutar de otros productos que deleiten su paladar.

6. ¿Soy feliz?

Somos muy felices porque materializamos la idea de negocio. Todo partió de un sueño de emprender y de poder compartir con nuestros clientes la experiencia de disfrute a través del paladar.

7. ¿Vendería mi emprendimiento, mi empresa?

Nuestro proyecto es crear nuevos puntos en todo Bogotá y en Colombia, así que por ahora no hemos pensado en vender nuestro proyecto.

8. ¿Qué tan duro fue para mí emprender?

El proyecto siempre fue pensado en grande, por lo tanto, encontrar la perfección en cada detalle si conlleva una gran dedicación y dificultades que con el tiempo hemos superado, pero afortunadamente, encontramos un grupo de trabajo muy profesional que permitió que la idea y el producto que queríamos desarrollar se materializara, lo cual también implica una gran responsabilidad en mantener la calidad que caracteriza nuestros productos.

9. ¿Cumplí mi sueño? ¿Qué me hace falta?

Sí, en este momento consideramos que cumplimos la primera parte del sueño que fue empezar el proyecto con nuestros productos, nos hace falta crecer y podernos expandirnos de tal forma que nuestra marca sea reconocida en todo el país.

Puede interesarle: Un negocio de moda inspirado en el amor hacia las mascotas

10. ¿Y ahora qué? ¿Qué sigue?

En nuestros planes inmediatos está abrir más puntos de Suspiros, barra de merengones y caprichos.

1. ¿Mi emprendimiento es escalable?

Completamente, con la acogida de nuestra clientela a nuestra barra de merengones y caprichos, tenemos la plena convicción de que podremos expandirnos a nivel nacional y cautivar a más personas a las que les encanta disfrutar del sabor del dulce.

12. Para crecer, ¿recibiría inversión de un desconocido? ¿Le cedería parte de mi empresa?

Nuestro proyecto es familiar, por ahora no hemos contemplado recibir inversionistas externos.

13. ¿Qué no volvería a hacer?

No volveríamos a buscar financiación externa.

14. ¿Quién me inspiró? ¿A quién me gustaría seguir?

La idea de este proyecto es propia, por lo tanto, queremos seguir consolidando nuestra marca y posicionarla como una de las mejores en el sector gastronómico.

15. ¿Fracasé en algún momento? ¿Pensé en tirar la toalla?

Al iniciar el proyecto se presentaron muchos retos, no obstante, jamás pensamos en desistir. Ahora vemos los resultados del esfuerzo que implica emprender.

Visite la sección de Emprendimiento y Liderazgo de El Espectador

16. ¿Hago parte de algún tipo de comunidad que me ayuda en este camino de emprender?

No, de ninguna.

17. ¿Lo que estoy haciendo trasciende? ¿Podrá impactar a nuevas generaciones?

Trasciende como modelo de negocio.

18. ¿Cómo me veo en 10 años y cómo veo a futuro mi emprendimiento, mi empresa?

Proyectamos ser una marca reconocida y con establecimientos ubicados a nivel nacional e internacional, donde se resalten los sabores de nuestros productos.

19. ¿Qué papel han jugado mi familia y mis amigos?

Nuestra familia ha sido el pilar y apoyo número uno para que este sueño sea una realidad, y nuestros amigos han sido grandes apoyos para nuestro emprendimiento.

Continúe leyendo: Crearon un emprendimiento con moda para mujeres de tallas grandes en Colombia

20. Yo lo logré. ¿Ayudaría a otros emprendedores a que lo logren?

Estamos muy jóvenes como empresa y seguimos aprendiendo, sin embargo, tenemos total disposición para compartir nuestra experiencia con los nuevos emprendedores.

21. ¿Qué papel jugó mi equipo? ¿Quién es?

Nuestro equipo de trabajo es invaluable y su apoyo ha sido fundamental para conseguir nuestros objetivos. En este momento tenemos un jefe de pastelería y dos asistentes.

22. ¿Cuál es mi sello personal? ¿Qué me diferencia del resto?

Nuestro mayor diferenciador es la posibilidad de personalizar el merengón desde el tamaño y la cantidad de frutas que se deseen. También, las mermeladas que hacemos son con las mismas frutas que ofrecemos, y le damos la posibilidad a nuestros clientes de probar productos como las obleas, donde también tienen la posibilidad de personalizarla con la cantidad de sabores y salsas que más les gusten, junto a otras propuestas que se roban todos los suspiros.

23. ¿Qué he aprendido de todo esto?

Lo que hemos aprendido es que para materializar un sueño, se necesita dedicación, mucho esfuerzo y sobre todo mucho corazón.

Si conoce historias de emprendedores y sus emprendimientos, escríbanos al correo de Edwin Bohórquez Aya (ebohorquez@elespectador.com) o al de Tatiana Gómez Fuentes (tgomez@elespectador.com). 👨🏻‍💻 🤓📚

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar