Publicidad
16 Dec 2021 - 8:00 p. m.

Una marca de ropa femenina con legado familiar

Catalina Castro combinó su pasión por la moda y el mercadeo para mantener vivo el negocio de su familia. Se hizo cargo del emprendimiento de sus padres, dándole un giro total al concepto, que se había convertido en tradición y ahora habla desde las tendencias, los diseños atrevidos y la moda fresca.
Catalina Castro es una emprendedora y diseñadora colombiana que tomó las riendas de la empresa de sus padres para convertirla en una marca de reconocimiento nacional e internacional.
Catalina Castro es una emprendedora y diseñadora colombiana que tomó las riendas de la empresa de sus padres para convertirla en una marca de reconocimiento nacional e internacional.
Foto: Cortesía Catalina Castro

“Estoy logrando que las mujeres se vean y se sientan hermosas, que se atrevan a vestirse diferente, a conocer su cuerpo y que se pongan lo que les favorezca, a que su autoestima y personalidad propia se revele a través de un gran atuendo. Además de eso, genero empleo y una comunidad cada vez más grande de colaboradores que forman parte de mi empresa, así como también una red amplia de clientes que creen y confían en nuestro trabajo” estas son las palabra de Catalina Castro, una emprendedora colombiana que le apuntó al negocio de la moda rescatando tradiciones y transformándolas en una idea de negocio con proyección al éxito.

En 23 preguntas para emprendedores y sus emprendimientos, Castro nos cuenta cómo sus conocimientos han ido transformando la empresa que le encomendaron sus padres y cuáles son las estrategias para adentrarse en las grandes pasarelas del mundo.

1. ¿Cuántos años tengo? ¿Qué estudié?

Tengo 23 años, estudié Mercadeo y Comunicación de la Moda.

2. ¿Cuál fue mi idea y cuándo nació? ¿Qué fue lo que creé?

Mi idea fue reformar y crear una marca de ropa femenina, que tuviera alto contenido en moda, tendencias y diseño, con excelente calidad y a un precio asequible, con el fin de llegar a gran escala a clientes mayoristas y que sea reconocida también en clientes minoristas.

La marca nació hace 14 años y llevo 6 años siendo directora creativa de la misma.

3. ¿Cómo logré hacerla realidad y llevarla a los hechos?

Tenía bases sólidas de la marca existente, así que reformé la idea principal a lo que estaba buscando, a lo que realmente pedía el cliente actual. Puse mis estudios y gusto por la moda como eje principal, y le di un giro 360 a la marca West Kat Rose.

Si está buscando más historias de emprendimientos, sus creadores y creadoras están aquí, en Emprendimiento y liderazgo de El Espectador.

4. ¿De dónde saqué la plata para ponerla a andar y cómo la pagué?

Realmente el dinero que quedo fue gracias a un declive muy bajo que tuvo la marca respecto a las ventas, lo que hacíamos no funcionaba, la gente pedía algo diferente, era momento de cambiar drásticamente, así que en un momento donde teníamos muchas dudas, surgió la idea y utilizamos ese dinero en pro de generar ese cambio que tanto buscábamos.

5. ¿Qué estoy logrando con mi emprendimiento? ¿Qué estoy cambiando con mi idea?

Estoy logrando que las mujeres se vean y se sientan hermosas, que se atrevan a vestirse diferente, a conocer su cuerpo y lo que mejor les favorece, a que su autoestima y personalidad propia se revele a través de un gran atuendo.

A parte de eso, genero empleo y una comunidad cada vez más grande de colaboradores que forman parte de la empresa, como a su vez una red amplia de clientes que creen y confían en nuestro trabajo.

6. ¿Soy feliz?

Sí, soy feliz. Tuve la oportunidad de estudiar y trabajar en algo que me apasiona y que amo, me alegra tener el don de asesorar a alguien o de crear y desarrollar ideas de prendas exclusivas. Tengo una gran familia, pilares fundamentales en este sueño y la oportunidad de aprender algo nuevo cada día.

7. ¿Vendería mi emprendimiento, mi empresa?

Vendo y distribuyo mis productos. Me gustaría algún día llegar a vender franquicias, sería un sueño. Pero no vendería mi idea o empresa como tal, es algo por lo cual siempre he luchado.

8. ¿Qué tan duro fue para mí emprender?

Muy duro, en Colombia es difícil hacer empresa, que te apoyen o te crean. Hay momentos de sube y baja, pero siempre tuve la constancia para persistir en mi idea y consolidarla más cada día.

9. ¿Cumplí mi sueño? ¿Qué me hace falta?

Se puede decir que sí he cumplido parte de mi sueño, pero sueño cada vez más alto, me gustaría que fuera una marca mundialmente reconocida, que fuera aclamada por las personas, que nos eligieran a ojo cerrado porque saben realmente lo que están adquiriendo. Llegarles a grandes personalidades, a las grandes pasarelas y generar un gran apoyo social mediante mi emprendimiento. Realmente sueño con que sea una marca muy grande globalmente.

10. ¿Y ahora qué? ¿Qué sigue?

Planeo empezar a hacerme conocer cada vez más, buscar la forma en que las personas conecten y conozcan mas de fondo la historia y trayectoria. Estar a la vanguardia en el tema de redes sociales y llegarle a un público mucho mas global.

Puede interesarle este emprendimiento: Una plataforma que integra generadores, gestores y transformadores de residuos

11. ¿Mi emprendimiento es escalable?

Claro que sí. En este mundo de la moda son pasos que se dan para llegar a la gran meta, y cada acción es un paso para avanzar a ese sueño final.

12. Para crecer, ¿recibiría inversión de un desconocido? ¿Le cedería parte de mi empresa?

Recibiría inversión de un desconocido, porque podría hacer que crea en mi proyecto y en el avance que este promete.

No cedería parte de mi empresa en estos momentos, porque considero que los ideales que tengo nadie los va a ejercer como yo y como lo tengo planeado.

13. ¿Qué no volvería a hacer?

No volver darle importancia a cada una de las prendas y todo lo que esto conlleva (diseño, terminación, tendencia, viabilidad, exclusividad) solo por el afán de generar mayor numero de prendas en menos tiempo.

14. ¿Quién me inspiró? ¿A quién me gustaría seguir?

Siempre me han inspirado grandes historias de diseñadores como Coco Chanel o Gianni Versace, me parece admirable lo que hicieron, como escucharon a las personas, como lucharon por su ideal y como finalmente lo consiguieron. Y me gustaría seguir una idea de negocio como la de Amancio Ortega, el dueño de Inditex. Es increíble el proceso de creación y distribución de sus prendas, como logra generar moda alcanzable y comercializarla de una forma tan organizada e impecable.

15. ¿Fracasé en algún momento? ¿Pensé en tirar la toalla?

Claro, no siempre lo que se piensa que va a gustar es lo que vende, también me pasaba que me adelantaba en tendencias sin tener muy en cuenta lo que los clientes pedían o necesitaban, llegó un momento en el que pensé en tirar la toalla, pero gracias a Dios siempre llegaba un comentario feliz o un testimonio de un cliente contento.

Visite la sección de Emprendimiento y Liderazgo de El Espectador

16. ¿Hago parte de algún tipo de comunidad que me ayuda en este camino de emprender?

No hago parte de ninguna comunidad, pero me gusta la idea, no la descarto.

17. ¿Lo que estoy haciendo trasciende? ¿Podrá impactar a nuevas generaciones?

Claro que trasciende y sueño con que lo haga. Mi idea es que las personas conozcan mi marca, sepan de moda, aprendan a conocer su cuerpo y cómo la ropa puede ser un lenguaje universal, así que considero que eso también le ayudaría a futuras generaciones.

18. ¿Cómo me veo en 10 años y cómo veo a futuro mi emprendimiento, mi empresa?

Me veo como una persona mucho más profesional en el mundo de la moda, con más conocimientos, realmente se aprende algo nuevo todos los días. Mucho más humana, madura y fuerte frente al mundo. Y a mi empresa la veo mundialmente reconocida, con un gran énfasis y aporte en el mundo de la moda colombiana, en grandes pasarelas y distribuida nacional e internacionalmente.

19. ¿Qué papel han jugado mi familia y mis amigos?

Mis papás son los creadores de la marca. Ellos realmente son los que le han apostado a mi idea y capacidades, me han soltado las riendas de la empresa y son los que han creído ciegamente en mí. Soy de pocos amigos, pero realmente los que tengo son fans de mi emprendimiento, han apoyado mi proceso y han recomendado y comprado mi producto, he sido muy afortunada en este aspecto de mi vida.

No deje de leer: Ella creó un lienzo a través de la moda para empoderar a las mujeres

20. Yo lo logré. ¿Ayudaría a otros emprendedores a que lo logren?

Claro que sí, si todos crecemos como personas y como empresas, crecemos como país. Si sé algo, me gusta compartirlo y enseñarlo, así como muchas personas han hecho los mismo conmigo en este camino.

21. ¿Qué papel jugó mi equipo? ¿Quién es?

Mi equipo son mis papás que son el eje fundamental, son los que apoyaron mi idea. También lo son todas y cada una de las personas que trabajan en mi equipo como lo es diseño de modas, diseño grafico, colaboradores de bodega y vendedores que creen en esta empresa y forman parte de esta gran familia. Y finalmente las satélites madres de familia, que trabajan con nosotros y hacen prendas con mucho amor. Sin ninguno de esta gran familia, no seria posible este sueño.

22. ¿Cuál es mi sello personal? ¿Qué me diferencia del resto?

Mi sello personal es vender tendencias y moda a un precio razonable, es llevar las ideas de las grandes pasarelas a algo real y que todas podamos usar, es empoderar y enseñar a la mujer a conocerse y a amarse, y como el poder de un gran vestuario, es el poder de una gran historia y autoestima en su vida personal.

23. ¿Qué he aprendido de todo esto?

Todos los días aprendo algo nuevo, es un mundo de posibilidades. Pero considero que lo más importante ha sido creer en mi, en mis potenciales y en mis ideas, en ser constante, ya que sin constancia no es posible nada en la vida.

Si conoce historias de emprendedores y sus emprendimientos, escríbanos al correo de Edwin Bohórquez Aya (ebohorquez@elespectador.com) o al de Tatiana Gómez Fuentes (tgomez@elespectador.com).

Síguenos en Google Noticias