2 May 2021 - 7:51 p. m.

Empresarios y economistas respaldan que la reforma tributaria sea consensuada

Si bien celebran el retiro del proyecto de ley del Congreso, insisten en la necesidad de una reforma tributaria construida por consensos que permita financiar los proyectos sociales. Algunos proponen vender activos del Estado.

Redacción Economía

Redacción Economía - Negocios

Los gremios empresariales y economistas reaccionaron a la noticia del presidente Duque de retirar del Congreso la reforma tributaria (con la que esperaba recaudar $23 billones), argumentando que el Gobierno buscará consensos para construir un nuevo proyecto de ley que permita financiar los programas sociales (Como Ingreso Solidario y el subsidio a la nómica) y estabilizar las finanzas de la nación (que presenta un déficit de más de $90 billones).

El presidente del Consejo Gremial Nacional, Julián Domínguez, indicó que “el equilibrio fiscal, evitar perder la calificación de la deuda colombiana, y al mismo tiempo procurar el beneficio de quienes más lo necesitan, son los objetivos de las propuestas que el sector empresarial está haciendo para contribuir a que logremos atravesar las dificultades de esta crisis”.

Por su parte, el presidente de la Asociación Nacional de Empresarios (Andi), Bruce Mac Master, indicó por medio de su cuenta de Twitter que " la decisión de retirar la reforma tributaria es la correcta. Con responsabilidad debemos ahora tramitar con celeridad una solución que minimice traumas y nos permita avanzar. Es tiempo de pensar con generosidad y eficacia”.

La Andi también insiste en su propuesta de reforma tributaria: “se recaudarían $13 billones a través del aplazamiento de la reducción del impuesto de renta, puede ser una sobretasa, el aplazamiento del descuento de ICA, del impuesto de renta y un impuesto al patrimonio del 1% para personas naturales con patrimonios superiores a $5.000 millones; aunque acompañaremos una propuesta que contemple los principios de no afectar a los hogares, que asegure la sostenibilidad fiscal y la financiación de programas sociales de emergencia”.

También te puede interesar: Más allá del déficit fiscal: de la tributaria a los verdaderos problemas económicos de la pandemia

Asimismo, el presidente de Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), Jorge Enrique Bedoya, indicó que celebran “la decisión del presidente Duque de retirar la reforma y de construir una nueva a partir de los consensos. Este es el camino correcto. Destacamos también el compromiso del Gobierno de no incrementar el IVA para los bienes y servicios y de mantener las reglas de juego existentes para los productos. Sin duda alguna, este es un gran anuncio tanto para los consumidores de alimentos de nuestro país como para los productores. De esta manera, estamos listos desde la SAC y sus afiliados para contribuir con nuestras propuestas para construir una nueva reforma que le permita a Colombia extenderle toda la solidaridad a los colombianos en mayor condición de vulnerabilidad, a sanear nuestros problemas fiscales, a generar empleo formal y a mantener el grado de inversión”.

María Claudia Lacouture, presidenta de la Cámara de Comercio Colombo Americana (Amcha), indicó por medio de su cuenta de Twitter que “retirado el texto de la reforma tributaria urge que el Congreso asuma este tema con prioridad y evitar la incertidumbre financiera. El nuevo texto debe buscar el bien de los colombianos, sanear las finanzas públicas sin populismo y el apoyo para los más vulnerables”.

Las reacciones también han venido acompañada de propuestas de empresarios para el nuevo texto de la reforma tributaria: hacen especial énfasis en proteger y generar empleo, pero incluso hay sugerencias de vender activos del Estado.

Por ejemplo, el presidente de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), Jaime Alberto Cabal, propuso por medio de Twitter que el nuevo proyecto de ley “debe estar orientado a la reactivación económica y generación de empleo. Construyamos consensos entre Gobierno, partidos y sectores económicos del país. Impulsemos una reducción del tamaño del Estado y fuerte austeridad en el manejo de las finanzas públicas. Una estrategia coherente orientada a vender total o parcialmente activos del Estado, cobra fuerza en las actuales circunstancias de crisis fiscal”.

Por su parte, Camilo Rodríguez, presidente de la Cámara Colombiana de la Confección y Afines (CCCYA), indicó que “lo que necesitamos en este momento es construir un consenso nacional en el que se tengan en cuenta los diferentes actores, los partidos, los gremios, los colaboradores y los empresarios. La reforma tiene que estar enfocada en una verdadera reactivación económica a través de la generación de empleo”.

Asimismo, diferentes economistas se han pronunciado sobre el retiro de la reforma: si bien reconocen la necesidad de construir un nuevo proyecto por medio de consensos, también alertan que está en juego la estabilidad fiscal de la economía colombiana.

También te puede interesar: Si no hay reforma tributaria, no va a ser posible obtener el Ingreso Solidario, dicen más de 30 expertos

Por ejemplo, el director de Fedesarrollo, Luis Fernando Mejía, señaló: “La decisión de retirar la reforma tributaria reconoce la realidad política y social de los últimos días, en los que no había ambiente para discutir tal y como está planteado este proyecto de ley. Sin embargo, también se reconoce la necesidad de discutir un nuevo texto. Por un lado, ante la importancia de mantener los programas sociales para los hogares más pobres, y por la necesidad de estabilizar las finanzas públicas de la Nación”.

Mejía agrega que “hay tres elementos fundamentales que se deben discutir en el contexto de esta construcción de un nuevo texto de reforma tributaria. Primero, naturalmente, la búsqueda de nuevos recursos, eliminando algunas de las deducciones y exenciones que se introdujeron en la reforma de 2019 para las empresas: la sobretasa de renta temporal puede ser un elemento importante; y también discutiendo aumentos de impuestos para las personas de más altos ingresos, sin tocar a quienes no están declarando renta actualmente”.

El otro componente tiene que ver con algo más ambicioso y es la reducción en el gasto: es una señal política fundamental que construye confianza y que envía el mensaje de que no sólo se está pidiendo mayor solidaridad por parte de empresas y hogares de altos ingresos, sino que también el Estado está poniendo de su parte apretándose el cinturón.

Y el tercer elemento tiene que ver con medidas muy concretas para combatir la evasión y la elusión tributaria, que sigue siendo rampante en el país. A pesar de los avances en los últimos años, sigue siendo una fuente importante de recursos potenciales que hay que empezar a recaudar”.

Por su parte, Hernando José Gómez, excodirector del Banco de la República y presidente de Asobancaria, dijo por medio de su cuenta de Twitter que “tras la decisión del presidente Iván Duque, es el momento de las propuestas y no de los oportunismos. Tenemos que generar consensos a través del diálogo democrático. El país necesita una reforma fiscal equitativa, que financie los programas sociales y contribuya a la reactivación”.

Además, Luis Carlos Reyes, director del Observatorio Fiscal de la Universidad Javeriana, alerta que “el Presidente anunció que el consenso entre partidos y lobby empresarial incluye impuestos temporales al patrimonio, los dividendos y las empresas. Posterga (pero no renuncia a) el traslado a trabajadores y consumidores de los impuestos recortados al capital en 2018”.

De hecho, Wilson Tovar, gerente de investigaciones económicas de la comisionista Acciones & Valores, advierte que “las calificadoras de riesgo están vigilando muy de cerca la reforma con la que el Gobierno espera sanear sus finanzas. Por lo que es una muy mala señal que se haya retirado, aunque esto no significa que los inversionistas vayan a dejar de creer en Colombia. Sin embargo, claramente genera ansiedad y nerviosismo, por esto, no descarto que mañana se de un alza de al menos $50 en la tasa de cambio y pérdidas en los bonos de deuda colombiana”.

Comparte: