Publicidad
13 May 2022 - 2:49 a. m.

El futuro de Justo & Bueno se torna aún más incierto

Aunque la Superintendencia de Sociedades había ordenado la liquidación de Justo & Bueno, durante la audiencia que se realizó este jueves para definir qué pasa con la empresa se presentó un salvamento que extiende el proceso y deja en entredicho la liquidación.
El 29 de marzo se firmó un acuerdo de venta de HD Colombia S.A., matriz de Mercadería S.A.S. con la compañía JF Capital International Ltd.
El 29 de marzo se firmó un acuerdo de venta de HD Colombia S.A., matriz de Mercadería S.A.S. con la compañía JF Capital International Ltd.
Foto: Prostock-Studio

La decisión de la Superintendencia de Sociedades de liquidar la sociedad Mercadería S.A.S., dueña de la cadena de almacenes Justo & Bueno, quedó en entredicho durante la audiencia que se realizaba este jueves 12 de mayo para definir el futuro inmediato de la empresa.

En principio, la misma empresa fue la que solicitó la liquidación luego que anunciara que no recibió el dinero del nuevo inversionista (JF Capital) para saldar sus deudas, cuyo plazo límite se cumplió este martes.

“Nos duele que JF Capital International no haya logrado cumplir con el plazo del 10 de mayo para la inyección de capital dirigida al pago de deudas y fortalecimiento de la operación”, lamentó Michel Olmi, fundador de la compañía.

Lea: Sura: tentación irresistible para los Gilinski.

Como la empresa no tenía forma de cumplir con sus obligaciones, le pidió a la Supersociedades que comenzara el proceso de liquidación. Hasta ahí todo estaba dicho: la entidad nombró como liquidador a Darío Laguado Monsalve, y se dejó constancia de que el proceso comienza con un activo reportado de $869.000 millones.

Sin embargo, durante la audiencia de este jueves varios abogados pidieron la nulidad de la decisión tomada por el juez, a la vez que se presentó una solicitud de salvamento. Que fue rechazada y apelada casi con espacio de minutos.

Así las cosas, queda “abierta la posibilidad de que en los próximos 30 días se presenten nuevas ofertas para salvar la empresa, hecho sin precedentes dentro de este tipo de procesos en Colombia”, expresó Justo & Bueno en un comunicado.

Fuentes cercanas al proceso le dijeron a El Espectador que es la primera vez que se apela después de que el juez ya había nombrado al liquidador (Darío Laguado Monsalve para este caso).

Estos recursos terminan por enredar todo el panorama, aunque, de fondo, pueden ofrecer una luz de esperanza para la compañía, sus empleados y acreedores, todos pendientes de esa línea de salvamento.

Se espera que en un mes se reanude la audiencia para que la Supersociedades evalúe las posibles opciones de salvamento.

También le puede interesar: Sociedad de mercadería Justo & Bueno pide proceso de liquidación

¿Qué va a pasar con Justo & Bueno?

El futuro de Justo & Bueno sigue siendo incierto. Hasta que no finalice la audiencia y quede en firme, o no, la decisión de la liquidación.

Mientras se espera que Supersociedades finalice la audiencia, se podrían abrir las tiendas, en teoría. Aunque no se sabe si habrá personal que las atienda o productos y surtido para ofrecer a los clientes.

De lo que sí hay certeza es de que “a partir de mañana comenzará el empalme del liquidador con el equipo administrativo de Mercadería”, aseguró Justo & Bueno.

Otra posibilidad que deja abierta la decisión es la de “una nueva oportunidad al rescate de la empresa, así como al salvamento de empleos, micro, pequeñas y medianas empresas que hacen parte de la cadena”, afirmó la compañía.

Puede leer: Ordenan liquidación de Justo & Bueno: ¿qué significa y qué viene ahora?

De quedar totalmente en firme la liquidación, las tiendas deben cerrar totalmente porque iniciaría el proceso mediante un trámite judicial. El liquidador deberá “llamar a los acreedores que se habían presentado previamente al concurso para aclarar sus derechos de acreencia y concederles un orden para el pago de los mismos”, explicó Édgar Iván León, profesor de la Universidad Sergio Arboleda y socio de KMJ Legal, explica que con la apertura de la liquidación.

León añadió que el liquidador debe realizar un inventario de bienes con el cual se pagarán los pasivos de los acreedores que hagan parte del trámite, respetando los órdenes de pago, en el cual se tendrá primero a la administración de impuestos y a los trabajadores y posteriormente siguiendo el orden de quienes tengan garantías para la adjudicación.

Sobre la solicitud de liquidación que hizo Justo & Bueno a la Supersociedades, la empresa dijo que lo había hecho “de manera responsable y transparente” porque “la última opción de salvamento no se cumplió en el plazo pactado con el nuevo inversor”.

💰📈💱 ¿Ya te enteraste de las últimas noticias económicas? Te invitamos a verlas en El Espectador.

Síguenos en Google Noticias