Publicidad
En Vivo03 de abril de 2024 - 03:32 a. m.

Reforma pensional: se destraba el debate

En la plenaria del martes, la senadora Lorena Ríos dio su ponencia negativa con solicitud de archivo. Se espera que el debate se retome el miércoles, con las otras ponencias negativas.

03 de abril de 2024 - 03:32 a. m.
La ministra de Trabajo, Gloria Inés Ramírez, ha hecho presencia en el senado para redponder a las dudas de los congresistas.
La ministra de Trabajo, Gloria Inés Ramírez, ha hecho presencia en el senado para redponder a las dudas de los congresistas.
Foto: Mauricio Alvarado Lozada

La reforma pensional propuesta por el Gobierno de Gustavo Petro ha encontrado un estancado trámite en el Congreso de la República. En las pasadas sesiones, la discusión no ha logrado avanzar por la cantidad de impedimentos, constancias y demás recursos presentados.

No obstante, en la plenaria del martes se logró destrabar el debate, adelantando la discusión con la presentación de la ponencia negativa adelantada por la senadora Lorena Ríos.

El grueso de los analistas coincide en que las pensiones sí necesitan una reforma, pues el actual sistema se ha caracterizado por carecer de una amplia cobertura, otorgar subsidios a personas de altos ingresos y representar gastos fiscales para el Estado, entre otras problemáticas.

Sin embargo, la nuez del debate es el cómo se debe reformar el sistema. En el Congreso, la oposición argumenta que la propuesta presentada por el Gobierno no responde a los problemas de fondo (financieros) que plantean las pensiones, además de calificarla como económicamente insostenible a largo plazo.

Para quienes defienden la iniciativa, la misma sí está acorde a lo que necesita el país, pues brinda una cobertura total (mediante el pilar solidario) a los adultos mayores del país, además de brindar lo que califican como una mejor distribución de los recursos al dejar el grueso de los cotizantes en el fondo público de pensiones, Colpensiones.

Actualización clave02 de abril de 2024 - 10:30 p. m.

Se levanta la sesión

Tras las intervenciones de los senadores, se propuso a la presidencia de la plenaria organizar las ponencias negativas pues, además de la presentada por la senadora Lorena Ríos hay dos más. Desde la oposición se pidió dejar que estas se presentaran en un horario “decente” para que los colombianos las escucharan, razón por la cual la plenaria fue citada, nuevamente, para mañana al medio día.

Actualización clave02 de abril de 2024 - 10:07 p. m.

Senadores piden no votar el archivo

Diversos senadores han solicitado intervenciones para pedir que no se vote la propuesta de archivo adelantada por la senadora Lorena Ríos. El grueso la ha felicitado por su exposición e investigación presentada, así como la coincidencia en varios aspectos alertados por ella, como las banderas de presuntas inconstitucionalidades presentes en la propuesta del Gobierno Petro.

Sin embargo, señalan la importancia de que el Congreso le dé la oportunidad a la reforma para que sea debatida, puliendo en las discusiones aquellos elementos que se tienen que eliminar o mejorar.

Otro grupo de congresistas también ha respaldado los postulados de Ríos, señalando que, si bien Colombia necesita una reforma pensional, la misma debe rediseñarse de fondo, incluyendo estudios técnicos que garanticen su viabilidad financiera a largo plazo, así como la resolución de los problemas latentes con el modelo actual.

Actualización clave02 de abril de 2024 - 08:50 p. m.

La senadora Martha Peralta defiende la reforma

La senadora invitó al congreso a desestimar la petición de archivar la reforma y ver las bondades que tiene la presentada por el Gobierno Petro.

Para argumentar su posición recordó que, en Colombia, solo uno de cada cuatro colombianos tiene acceso al sistema pensional y solo el 12 % de las mujeres se están pensionando. También que hay un déficit de más de $18 billones en Colpensiones, y más de 3 millones de adultos mayores no tienen ninguna protección.

“Es nuestra responsabilidad, como legisladores, actuar bajo esta realidad y en consecuencia. No abordar esta discusión sería incidir en el statu quo de mantener un sistema inequitativo, que no es sostenible y que no ha solucionado el problema que tenemos de cobertura y que es desigual”, manifestó, al añadir que no es un capricho de Gustavo Petro, sino una respuesta a la situación de un número importante de adultos mayores que hoy están en la mendicidad y “condenados a tener una vejez indigna”.

Para ella, la reforma no solo propone crear una pensión, sino más bien un sistema de protección integral a la vejez, cumpliendo las recomendaciones que han hecho organismos internacionales como la OCDE y la ONU, resaltando que esta sí es una reforma que soluciona el problema de la baja cobertura.

Sumado a lo anterior, negó que con la reforma se aumente la edad para pensionarse, y que sí elimina los subsidios a personas de ingresos altos.

Actualización clave02 de abril de 2024 - 08:25 p. m.

La plenaria entra en sesión permanente

Los congresistas votaron declarar la plenaria en sesión permanente, transcurridas más de cinco horas de haber iniciado. Esto significa que seguirán debatiendo hasta que lo consideren necesario. En los últimos minutos senadores de diferentes bancadas han expuesto sus argumentos (mayoritariamente respaldando lo manifestado por la senadora Lorena Ríos).

Actualización clave02 de abril de 2024 - 08:03 p. m.

Ponencia de archivo

Luego de intervenciones de académicos y analistas, con argumentos alrededor de la reforma, la plenaria del Senado declaró sesión formal y se empezó la discusión alrededor de la ponencia de archivo de la iniciativa.

Este es el paso más significativo para este segundo debate de la iniciativa, que ha tenido al menos cinco oportunidades de discusión en la plenaria del Senado en donde no ha habido mayores avances, más allá de la negación de una avalancha de impedimentos.

Lea también: Debate reforma pensional: los argumentos a favor y en contra de la iniciativa

La ponencia negativa y solicitud de archivo fue presentada por la senadora Lorena Ríos, quien argumentó que la propuesta presentada por el Gobierno de Gustavo Petro es “inconstitucional”. Dice que implica una posible regresividad en los beneficios de los trabajadores, especialmente en lo contemplado en los artículos 48 y 169 de la Constitución Política del 91.

También sostuvo que esta no cuenta con un estudio técnico que sustente, con cifras, que la reforma puede llegar a ser sostenible fiscalmente a largo plazo.

Dijo que el ingreso que se promete para la población de adultos mayores en condición de vulnerabilidad, en el pilar solidario, es más un subsidio que una pensión. “Le estamos diciendo mentiras a la ciudadanía, y esto también genera confusión creyendo que estamos hablando de pensiones cuando en realidad se trata de un subsidio”, manifestó.

Para la senadora, el Congreso actualmente tiene la “responsabilidad histórica” de reformar el sistema pensional, pero generando soluciones reales, ya que la actual iniciativa, a su juicio, no ataca la vulnerabilidad de los más de 3 millones de adultos mayores vulnerables que habrá en 2050.

En su denuncias de inconstitucionalidad, que fueron calificadas por el senador De la Calle como “tarjetas amarillas”, alerta que lo que el Gobierno propone es un subsidio y que los mismos no pueden ser vitalicios.

También manifestó que “el ahorro de los trabajadores, tanto dependientes como independientes es sagrado, por lo que no pueden terminar convirtiéndose en un gasto público”.

Sobre el pilar semicontributivo, resaltó los altos niveles de informalidad presentes en Colombia (que según el DANE superan a la mitad de la población ocupada), y que para los mismos la propuesta de reforma plantea una regresividad, pues implica una desmejora frente a los beneficios que hoy ya se tienen con el sistema de los Beneficios Económicos Periódicos (BEPS)

Señala que una reforma acertada debería brindar soluciones al grueso de los cotizantes que, según las cifras que logró recabar, se estanca cuando completa las 800 semanas cotizadas. Frente a las expectativas que genera la actual reforma, dice, muchos preferirán dejar de esforzarse por cotizar a cambio de esperar a que cumplan con la edad para comenzar a recibir los beneficios que brinda el programa de Colombia Mayor.

También señala que se subirá la edad para jubilarse, ya que sin reforma los hombres se pueden pensionar a los 65 años, mientras que las mujeres a los 60 años. Con la reforma, dice, la edad de pensión pasará a los 71 años y 66 años, respectivamente.

Finalmente, frente al pilar contributivo, la senadora Ríos advierte que, para el año 2070, Colombia habrá perdido el 100 % de su ahorro, mientras que para el año 2052 se pensionarían 382.000 colombianos menos que los que se pensionan con el sistema actual.

“Para el año 2100, tendremos un pasivo en Colpensiones del 146 % del PIB; se triplicará en el año 2052 el gasto de la nación, pasando del 32 % del PIB al 95 % y, finalmente, se agotarán los recursos de ahorro al año 2070″, expuso.

Echando mano de cifras que asegura haber obtenido del Ministerio del Trabajo, la senadora dice que para el año 2050 habrá 400.000 pensionados menos con la reforma, 4 millones de personas no tendrán ninguna protección y 2,7 millones estarán condenados a la pobreza.

Para ella, Colombia sí necesita una reforma pensional, y la mejor es una buena reforma laboral, pues la clave, argumenta, está en el aumento de la cotización, para lo cual se necesitaría combatir la informalidad.

Sus cálculos también le permiten vaticinar que, a largo plazo, el costo para el Estado de mantener a flote lo que propone esta reforma alcanzará los US$500.000 millones, por lo que se necesitarían por lo menos tres reformas tributarias.

Coincide, finalmente, en que el sistema de pilares es la ruta correcta, y que el aval de una reforma pensional debe contar con el consenso de todos los actores en el país y, con esta propuesta, no se logró eso.

02 de abril de 2024 - 07:30 p. m.

Analistas y académicos intervienen

En la sesión informal, Angélica González, de Asobolsa, destacó la importancia que tiene el ahorro pensional manejado por las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) para el mercado de capitales del país, en especial en esta coyuntura, y aseguró que “cualquier ajuste que se realice a la estructura de administración de recursos pensionales debe hacerse de manera responsable y cuidadosa”.

“Este mercado, donde se canaliza el ahorro del público hacia la inversión de nuestro país, incluye el ahorro pensional. Las AFP son vehículos que participan activamente generando dinamismo y liquidez, para el caso de la renta variable los fondos de pensiones ocupan el tercer lugar, después de inversionistas extranjeros y comisionistas de bolsa y para e caso de renta fija, han negociado un aproximado de $357 billones, representando el 14 % de operaciones en este mercado”.

Por su parte, José Ignacio López, presidente de ANIF, aseguró que la iniciativa actual tiene varios problemas, por ejemplo, que no considera la transición demográfica y que mantiene en buena parte la regresividad por los subsidios que entrega Colpensiones a personas que no son pobres. Agregó que el pasivo pensional del país aumentaría en 84 % del PIB, en valor presente sería $1.321 billones, equivalente a construir 38 veces la segunda línea del Metro de Bogotá.

Andrés Velasco, director técnico del Comité Autónomo de la Regla Fiscal, señaló que la reforma tiene efectos fiscales y a largo plazo costará más, porque el Gobierno será responsable de más personas, porque parte de las cotizaciones no se podrán ahorrar, el sistema público pagará pensión a más adultos mayores, bajará la semana para las mujeres y la Nación cubrirá las mesadas que antes se cubrían con aportes al Fondo de Garantía de Pensión Mínima.

La recomendación del Comité es garantizar que la rentabilidad del fondo sea alta, también aconseja bajar el umbral de cotización en Colpensiones y reducir los beneficios de prestación anticipada, repensar el esquema de beneficios para las mujeres y plantear cambios paramétricos.

Lo que propone la reforma

Con la iniciativa, el gobierno Petro busca acabar con la competencia entre los dos regímenes: uno en cabeza de Colpensiones y el otro en manos de las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), con un sistema de pilares.

Teniendo en cuenta lo establecido en la ponencia para segundo debate, en el sistema que propone el Gobierno las personas mayores en condición de pobreza que no logren tener una pensión (a los 65 años los hombres y a los 60 años las mujeres) entrarán al pilar solidario y se les entregará una renta básica que corresponderá, como mínimo, a la línea de pobreza extrema (inicialmente se calculó que serían $223.000).

Del pilar semicontributivo se beneficiarían quienes (en los mismos rangos de edad del solidario) cotizaron entre 300 y 1.000 semanas. Hoy, a quienes no cumplen el requisito de semanas se les devuelve lo que cotizaron (en Colpensiones, sin intereses), pero con la reforma ese dinero se convertiría en una renta vitalicia, el cálculo varía dependiendo de si la persona es elegible o no para el pilar solidario.

En el pilar contributivo, todos los afiliados al sistema cotizarán entre uno y tres salarios mínimos en Colpensiones y de ahí en adelante en las administradoras de fondos de pensiones (AFP). Quienes ganen cuatro salarios mínimos, por ejemplo, cotizarán tres en Colpensiones y uno en las AFP, y quienes ganen uno, dos o tres solo cotizarán en Colpensiones. El último pilar es de ahorro voluntario.

El punto más álgido del debate es el umbral de cotización en Colpensiones, que según los expertos debe bajarse para que la reforma sea sostenible.

💰📈💱 ¿Ya te enteraste de las últimas noticias económicas? Te invitamos a verlas en El Espectador.

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar