EPM responde dudas sobre Hidroituango

La Pulla consultó a la empresa para conocer su punto de vista sobre la emergencia. Fallas en el terreno, posibles daños en la estructura y choques con la comunidad son las principales inquietudes.

El proyecto hidroeléctrico es el más grande que se ha planeado hasta ahora en Colombia y a futuro daría el 17% de la energía del país. / AFP

La emergencia en Hidroituango ha abierto numerosas polémicas sobre el trabajo de las Empresas Públicas de Medellín (EPM) y el consorcio CCC, encargados de llevar a cabo la obra. En resumen: el único túnel activo de la represa, que servía para desviar las aguas del río Cauca, se taponó hace casi un mes. La represa, que todavía no estaba preparada para ello, se llenó hasta puntos imprevisibles y amenaza aún con una emergencia mayor.

Por eso, el programa de opinión La Pulla dedicó su video de esta semana a los diversos debates que ha generado esa obra desde que se comenzó a pensar a finales de los años sesenta. Durante la grabación del capítulo, EPM le respondió algunas preguntas al equipo de trabajo de esa columna de opinión. Algunas respuestas fueron editadas, sin afectar el fondo de los argumentos ni de la información, para facilitar la lectura. Estas fueron sus respuestas:

¿En qué etapa de construcción se encuentra Hidroituango y cuánto tiempo más tardarán en terminarla?

Al momento de la contingencia ocurrida la noche del sábado 28 de abril, el proyecto se encontraba en un 85% de avance de sus obras principales. A la fecha lo que tenemos son estimados de las posibles duraciones. Creemos que en la temporada seca que esta comenzado, que se prevé durará hasta comienzos de septiembre, tendremos controladas las filtraciones de lleno prioritario y deberíamos haber comenzado la terminación de la presa de manera definitiva. Para esa época, si las condiciones hidrológicas lo permiten, esperaríamos poder cerrar las compuertas de casa de máquinas y haber comenzado su vaciado. Solamente en ese momento, cuando tengamos acceso a la casa de máquinas y tengamos una evaluación de los daños, tendríamos cierta certeza de cuánto tiempo le queda al proyecto para su recuperación.

Consulte también: Con botes se suple la operación del ferri en Hidroituango

¿Qué planes de contingencia se encuentran activos en caso de que el nivel del río vuelva a subir o se presente actividad en las montañas contiguas?

La Unidad Nacional de Gestión del Riesgo del Desastre (UNGRD), que lidera la atención de la emergencia con todos sus organismos adscritos, tienen desplegado todos los planes preventivos para atender los impactos aguas abajo de las obras, especialmente los incrementos de caudal que puedan presentarse en el río Cauca, en cualquier momento. Dada la condición de riesgo decretada por el gobierno nacional, actualmente se mantiene la alerta roja para el corregimiento de Puerto Valdivia y los municipios de Cáceres y Tarazá, con orden de evacuación para sus habitantes. Para los municipios de Caucasia y Nechí, la alerta es naranja.

¿Hay riesgo de avalancha en Hidroituango? Si no, ¿cuáles son las razones para asegurarlo?

Como se ha informado en repetidas ocasiones por los voceros de la empresa y en los distintos comunicados oficiales, el riesgo en el proyecto hidroeléctrico Ituango se mantiene alto y se deben atender las indicaciones de las autoridades competentes. En este momento se destacan tres: riesgo de caudales, riesgo de movimientos de tierra en el macizo y riesgo de estabilidad en la presa.

El flujo de agua por la casa de máquinas es constante, sin presentar novedades en la última semana, con un promedio que fluctúa entre 1.100 metros cúbicos de agua por segundo (m3/s) y 1.200 m3/s. De acuerdo con el comportamiento climático en la zona del proyecto y la cantidad de lluvias que caen por estos días, el caudal de agua que llega al embalse oscila entre 1.500 m3/s y 1.600 m3/s. La cota del embalse está en 393,34 msnm, de continuar con la tasa de crecimiento actual del embalse, se calcula que este llegaría a la cota 401 msnm a mediados de junio, donde pasaría de manera natural el agua por el vertedero.

Hoy los movimientos de tierra se focalizan en dos puntos: sector de túneles de desviación y la parte alta del pozo de compuertas. Geólogos expertos monitorean de manera permanente con alta tecnología los movimientos que se presentan en la montaña, cuyos desprendimientos, indica el radar, no superan todavía los 10 milímetros por hora. La tecnología empleada da señales con la debida anticipación que permita realizar evacuaciones preventivas del personal y si es necesario de las comunidades ubicadas aguas abajo.

En la última semana se evidencia que en las partes altas de ambos derrumbes hay tendencia, como había anunciado EPM, a desprendimientos de tierra y hoy sigue cayendo tierra en una cantidad no significativa. El monitoreo geológico es constante y precisa que el macizo se encuentra en proceso de reacomodación. Es importante anotar que el llenado del embalse, la evacuación de agua por casa de máquinas y las fuertes lluvias que caen en la zona del proyecto aumentan la presión sobre la montaña.

El túnel vial del proyecto que había tenido afectaciones en uno de los derrumbes, ya fue rehabilitado y se abrió de nuevo a operación para el paso de vehículos que transportan víveres para los habitantes del municipio de Ituango. A su vez, el ferri para el transporte de carga, personas y vehículos ya fue ensamblado y se encuentra en pruebas para su funcionamiento.

¿En qué estado se encuentra la represa? ¿De qué se tratan las filtraciones de que han hablado en varias ocasiones?

La presión del embalse sobre la presa está en los rangos esperados y el monitoreo no revela que se muevan por fuera de lo previsto para la situación actual del proyecto. Por otro lado, las filtraciones hoy en la presa son de dos tipos: por un lado, las naturales que tiene y que iba a tener aun cuando el proyecto hubiera operado en condiciones normales, a través de las galerías de filtración derecha e izquierda para evacuar agua, y por otro, el lleno prioritario para subir la presa hasta la cota 410 msnm, como era previsible tiene filtraciones que se monitorean hora a hora. Estas filtraciones se tratan de controlar con el depósito de material fino para ayudar a impermeabilizar y taponarlas. Esta medida se implementó desde el domingo 3 de junio en la mañana y se continuará haciendo. También se adelantan 30 perforaciones por las que se aplicará bentonita, una arcilla que se expande y mejora la impermeabilidad de la presa. La empresa labora sin descanso con sus especialistas, contratistas y panel de expertos nacionales e internacionales en recuperar el control del proyecto con acciones que incluyen: el lleno prioritario de la presa, subiendo hasta la cota 415 msnm; tapar el túnel de desviación derecho y tapar el sistema auxiliar de desvío.

Consulte también: ¿Qué sucedería si Hidroituango se rompe?

Una pregunta que haría una persona del común, ajena al proyecto: ¿Las fallas geológicas, lo que ocurrió con la montaña, no debía haberse previsto?

Para la construcción del proyecto se han llevado a cabo todos los estudios necesarios, con el concurso de expertos altamente calificados en el ámbito nacional e internacional. Esta situación se originó por una obstrucción en el túnel de desviación del río Cauca, que ocasionó el represamiento del agua, producto de un evento inesperado.  A la fecha no se conocen las causas que originaron el taponamiento de la galería. Hay hipótesis, pero ninguna de ellas ha sido probada. Esta obstrucción fue la génesis de toda esta situación. La empresa, sus contratistas y asesores están adelantando la investigación para esclarecer la situación.  

¿Por qué se solicitó la creación de un tercer túnel y cuál ha sido su uso durante la problemática actual?

El Sistema Auxiliar de Desviación (que es el tercer túnel) se construyó con el objeto de permitir la desviación de las aguas del río Cauca, mientras se taponaban los túneles 1 y 2 que sirvieron de sistema de desviación durante toda la construcción de las obras principales. Esta tarea de taponamiento de los túneles 1 y 2 se venía realizando en el momento de la obstrucción parcial del sistema auxiliar ocurrida la noche del 28 de abril y estaba muy avanzada, pues se tenía contemplado iniciar el llenado del embalse el 1 de julio. O sea, cuando se presenta la obstrucción, el proyecto se encontraba a dos meses de iniciar la operación de llenado del embalse y era necesario tener debidamente taponados los túneles originales. El sistema auxiliar se ha mantenido obstruido naturalmente desde el comienzo de la contingencia.

Consulte también: EPM responde a críticas por túnel auxiliar

Ha habido al menos 7 procesos de investigación por el proyecto. ¿En qué punto están esas investigaciones?

Un proyecto de esta magnitud, con impactos en el territorio donde se construye y que además adelanta una empresa pública, está sometido a la vigilancia y control de todos los organismos de investigación tanto en lo local como en lo regional y en la esfera nacional, así como a la demanda de cualquier ciudadano. El proyecto ha estado sometido a demandas de todo tipo, de cuyo trámite la empresa ha obtenido resultados favorables. Como parte de los recursos para la ejecución del proyecto provienen de empréstitos internacionales, la empresa también ha estado sometida al control que ejerce la banca multilateral, que como el BID han respaldado financieramente el proyecto.

¿Por qué fue modificada la licencia ambiental en 16 ocasiones durante ocho años?

En primera instancia es preciso mencionar que el Proyecto Hidroeléctrico Ituango cuenta con licencia ambiental otorgada por el entonces Ministerio de Ambiente Vivienda y Desarrollo Territorial, mediante la Resolución 0155 de 2009, en la cual se aprueba la construcción, llenado y operación de la central hidroeléctrica, la desviación temporal del río Cauca y la construcción de vías definitivas e industriales (tanto para el proceso constructivo como para la etapa de operación). Adicionalmente, el Decreto 1076 de 2015 establece los casos en los cuales cualquier proyecto, obra o actividad objeto de licenciamiento ambiental debe surtir el trámite de modificación de la misma. En este sentido, el proyecto hidroeléctrico Ituango ha acudido a este trámite en varias ocasiones debido a la dinámica propia de este tipo de proyectos y teniendo en cuenta la necesidad de legalizar el uso o aprovechamiento de recursos naturales adicionales a los que habían sido previstos en la licencia inicial.

En conclusión, no es posible la definición exacta del uso y aprovechamiento de todos los recursos naturales necesarios desde las etapas tempranas de este tipo de proyectos como lo plantea la legislación colombiana. Además, la Autoridad Ambiental ha modificado la licencia ambiental de oficio en varias ocasiones, producto de las actividades de seguimiento y control.

Consulte también: Consejo de Estado deja en firme licencia ambiental de Hidroituango

¿A qué tratos han llegado con las comunidades aledañas con respecto al desalojo? ¿Existirá compensación económica por parte de EPM, reubicación o en qué términos se dará dicho desalojo?

En caso de referirse a las personas que con ocasión del riesgo por la contingencia debieron salir de sus lugares de residencia, se trata de personas evacuadas por una situación de riesgo, no de personas desalojadas. Desde EPM se están evaluando las medidas a implementar para la atención de estas familias. Ahora bien, de referirse a las personas que han sido reasentadas involuntariamente en el marco de la construcción del proyecto Ituango, se tiene lo siguiente. En el Plan de Manejo Ambiental, componente Social, se contempla el manejo al impacto por traslado involuntario de población y para su manejo el programa de restitución integral de condiciones de vida, según el real impacto.

¿De qué se trata ese programa?

Se trata de la restitución integral de condiciones de vida, se materializa en la restitución de la base económica, la restitución del hábitat, de redes sociales y culturales, de infraestructura comunitaria y de asesoría y acompañamiento integral por no menos de cinco años en el nuevo proyecto de vida, en la inserción en el territorio y en el acceso a los servicios institucionales. A la fecha el proyecto tiene el 90% en el manejo al impacto, con contratos firmados, reubicación de las familias en la modalidad de predio sugerido, con asesoría y acompañamiento integral en su nuevo proyecto de vida. Así mismo, la población que por decisión propia o por tener menos de 3 años a la declaratoria de utilidad pública e interés social en la zona del proyecto tienen como medida la compra directa, han tenido la asesoría a la inversión y se hace un monitoreo anual.

Para quienes llegarán después de la declaratoria se les ha indemnizado, se orientó a la inversión y es así como actualmente se registra un avance en la concertación. Las comunidades como Orobajo y Barbacoas, ubicadas en la zona del proyecto, están a la fecha restituidas integralmente. En Orobajo son 35 familias restituidas y en Barbacoas son 30. Esas familias cuentan de manera sistemática con asesoría y acompañamiento en el desarrollo de su nuevo proyecto de vida, con un grupo interdisciplinario de profesionales. Un equipo de 67 profesionales de la Fundación SOCYA – Operador social y de 23 de EPM ejecutamos la gestión social.

 

Cuántas audiencias públicas se han hecho con las comunidades? ¿Cuáles fueron sus peticiones y cuáles de ellas fueron incluidas en el plan de construcción?

El Ministerio de Ambiente ordenó en 2008 la celebración de una audiencia pública, que tuvo lugar el 19 de diciembre de ese año en el municipio de Liborina. En dicha audiencia, se presentaron inquietudes de algunos funcionarios de las administraciones municipales, así como de algunas personas de las comunidades, relacionadas con las altas expectativas de mejorar el nivel de vida de los municipios y sus ciudadanos a través del proyecto hidroeléctrico, la necesidad de establecer un mecanismo de interlocución para las comunidades y el desconocimiento de las autoridades y de las comunidades locales sobre los impactos identificados sobre los municipios y sus correspondientes planes de manejo. También se habló sobre la dependencia del río por actividades mineras, agrícolas y de pesca, de las comunidades que se verán afectadas por modificación negativa de su base económica, y la expectativa de empleo y la falta de oportunidades para la obtención de recursos en todos los municipios influenciados. 

Otros temas que se tocaron fueron el aislamiento de los municipios y su imposibilidad para acceder a la oferta de productos, la necesidad de garantizar la protección de la población asentada en el territorio, del desplazamiento involuntario por las diferentes presiones que se originan con la presencia del proyecto, la presión que pueda presentarse para la venta de terrenos por parte de compradores foráneos y empresarios y las propuestas y expectativas de las comunidades sobre la viabilidad turística que se generará con la presencia del embalse. Dichas inquietudes fueron tomadas en cuenta para ser abordadas en los diferentes programas establecidos en el plan de manejo ambiental, según la necesidad y componente de cada una.

El 25 de enero de 2018 se llevó a cabo una segunda audiencia pública ambiental para el proyecto hidroeléctrico Ituango, solicitada por un grupo significativo de personas dentro de la evaluación de la “Solicitud de modificación de licencia para la reducción de la obligación de remoción de la cobertura vegetal del vaso del embalse” del proyecto Ituango. Esta audiencia se llevó a cabo en el municipio de Santa Fe de Antioquia y fue liderada por la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA).

Consulte también: Comunidades de Hidroituango presentan queja ante el BID

¿Es cierto o no que batallones del Ejército prestan seguridad al proyecto hidroeléctrico?

En la zona de influencia del proyecto hidroeléctrico Ituango hacen presencia batallones y brigadas del Ejército Nacional de Colombia que cumplen con su misión constitucional en el territorio en general, y no en relación al proyecto hidroeléctrico Ituango en particular. Teniendo en cuenta la complejidad de la zona en que el proyecto en cuestión se inserta, y que la obra es de interés nacional, este y EPM mantienen una coordinación constante con la Fuerza Pública en la zona. No obstante, es importante aclarar que ni EPM ni el proyecto dan lineamientos ni instrucciones a estos organismos, son las autoridades civiles y militares las que lo hacen.

¿Cuál es la posición de la empresa de cara al asesinato de dos líderes sociales que iban en contra del proyecto hidroeléctrico?

Desde EPM y el proyecto Ituango expresamos profunda condolencia y preocupación por los asesinatos cometidos en contra de los señores Hugo Albeiro George Pérez, Dimar Egidio Zapata George, Luis Alberto Torres Montoya y Duvian Andrés Correa. Para la empresa y el proyecto resulta de gran preocupación los hechos que conculcan vulneraciones de derechos de las comunidades y lamentamos lo ocurrido. Consideramos que cualquier situación que implica un riesgo de vulneración de derechos de la población es de absoluto rechazo y, por lo anterior, luego de conocer los hechos, la empresa elevó ante el Fiscal General de la Nación, el Procurador General de la Nación y el Defensor Nacional del Pueblo, dos solicitudes de investigación y activación de acciones pertinentes por parte del Estado, con el fin de esclarecer los hechos acaecidos, hallar a los responsables y, en cualquier caso, proteger los derechos de la población.

¿Cómo reciben las críticas sobre su supuesto bloqueo a las protestas sociales en la zona?

EPM y el proyecto hidroeléctrico Ituango son respetuosos del derecho de las comunidades a expresar su oposición e inconformismo y rechazamos cualquier pronunciamiento o accionar que pretenda coaccionar este derecho.

Algunos grupos sociales de la zona han dicho que la empresa ha enviado personas para amenazarlos. ¿Qué responden ante eso?

Se han vinculado afectaciones e insatisfacciones con el proyecto a los hechos de amenaza y actos fuera de la ley en la zona, lo cual preocupa de enorme manera a la empresa y el proyecto, más aún cuando dichas situaciones se presentan en contextos de complejidad y contingencia. EPM y el proyecto hidroeléctrico Ituango son respetuosos y promueven el respeto por los derechos humanos y consideramos que cualquier situación que implica un riesgo de vulneración de derechos de la población es de absoluto rechazo. Por lo anterior, solicitamos al Ministerio Público que se adelanten las investigaciones necesarias para dar claridad sobre los hechos, se identifique y juzgue a los responsables, y se salvaguarden los derechos de las comunidades.

Consulte también: Así se vive aguas arriba de Hidroituango

De acuerdo con el Centro de Memoria Histórica, más de 3.700 personas han sido reportadas como desaparecidas a causa del conflicto que ocurría en la zona en que se monta el proyecto. Con la creación de la presa, será casi imposible encontrar a esos desaparecidos, que es posible que se encuentren enterrados allí. ¿Cuál es la posición de la empresa frente a dicho escenario? ¿Existe un plan respecto a ello? 

En efecto y con ocasión del conflicto interno que ha padecido Colombia, muchas zonas han resultado afectadas por los impactos propios de la conflictividad armada. Los 12 municipios de influencia del proyecto hidroeléctrico Ituango también han sentido sus efectos y es de hecho por esta razón, que la llegada de un proyecto de inversión pública se considera también un motor de impulso y desarrollo en la búsqueda de la superación del conflicto. Conscientes de la referida problemática, la empresa ejecutora del proyecto, en el marco de la debida diligencia y el respeto por los derechos humanos, desde 2013 hizo un llamado a la Fiscalía General de la Nación (FGN) con el propósito de agilizar los procesos pendientes que se reportaran ante el ente investigador en la zona donde se construiría la presa y la zona de embalse.

La FGN a mediados de 2014 delegó al Grupo de Búsqueda, Identificación y Entrega de Personas Desaparecidas la tarea de realizar diligencias de Exhumación de los cuerpos que se encontraban inhumados de manera ilegal en las zonas rurales de los 12 municipios de Antioquia comprometidos en el proyecto, especialmente en los sectores que serían inundados por la represa. El grupo designado de la FGN elaboró un proyecto consistente en la Recopilación de Información sobre personas reportadas como desaparecidas y según la Fiscalía, se han exhumado 159 restos óseos humanos en la zona de influencia del proyecto. Es preciso aclarar que los procesos de investigación y exhumación se dan en aquellos sitios de los que se cuente con indicios o información de posible presencia de cuerpos humanos afectados por el conflicto y conforme ha informado Fiscalía General de la Nación en los sectores que serían inundados con ocasión del embalse, la información disponible por el ente investigativo fue agotada.

Se conoce de dudas e insatisfacciones generadas en la comunidad a partir del llenado involuntario del embalse y por la presunta imposibilidad que ello implicaría para la búsqueda de personas. Sin embargo, las autoridades competentes del Estado y el proyecto han actuado con debida diligencia al respecto, por lo que el parte frente al asunto es de total tranquilidad. Además, tanto la Fiscalía como el Ministerio Público han aclarado que sus labores en la zona, conforme a sus mandatos legales y constitucionales, continúan.

Consulte también: Parlamento Europeo aboga por víctimas enterradas en zona de Hidroituango

En el 2016 EPM inició la tala de 4.500 hectáreas de bosque seco tropical para llevar a cabo el proyecto. Sin embargo, de este bosque solo queda el 8% de las 9 millones de hectáreas que existían en Colombia. EPM dijo que compensaría 17.500 hectáreas, pero como empresa no son claros sobre cómo se hará esa compensación y qué va a pasar con las comunidades ribereñas que viven del ecosistema. ¿Cómo piensan mitigar ese daño medio ambiental?

El BST es uno de los ecosistemas más amenazados en Colombia. Esta situación no es ajena a la zona del área de influencia directa del proyecto, la cual comprende aproximadamente 2.372 hectáreas, de lass cuales sólo el 24% (564) tiene aun zonas boscosas poco intervenidas, las demás han sido impactadas principalmente por actividades humanas (ganadería, agricultura y minería).

De acuerdo con la licencia ambiental y sus modificaciones, el proyecto debe compensar aproximadamente 14.000 hectáreas en esta zona de vida, sin embargo, es claro que no todas las áreas corresponden a coberturas boscosas por lo que se implementarán algunas estrategias de restauración asistida. De igual manera, la empresa ha elaborado un Plan de compensación que comprende tres ejes fundamentales (Conservación, Restauración y Uso sostenible), los cuales se encuentran enmarcados en la estrategia nacional de compensaciones vigente.

En cada uno de estos tres ejes, la participación comunitaria es vital para desarrollarlos y continuarlos en el tiempo, por lo que a partir del Modelo de Integración Territorial del Proyecto Hidroeléctrico Ituango, nace la estrategia de los Centros Sociales de Biodiversidad (CSB), la cual se articula al Plan de Compensación del proyecto y que pretende fortalecer las capacidades colectivas, apropiar conocimientos técnicos y consolidar saberes para la restauración de condiciones ambientales y sociales en las comunidades de la cuenca de interés y generar en ellos empoderamiento de su territorio y con ello, el desarrollo de la región. La implementación de las estrategias de compensación se ha materializado a través de la adquisición predial de las áreas requeridas y la ejecución de pilotos y contratos para la restauración ecológica con entidades como el Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT), el Instituto Alexander Von Humboldt (IAvH) y la Universidad Nacional de Colombia.

 

 

últimas noticias